La ciclotimia, también llamada «trastorno ciclotímico», es un trastorno poco frecuente del estado de ánimo. La ciclotimia causa altibajos emocionales, pero no son tan extremos como en el trastorno bipolar I o II.

Con la ciclotimia, tienes períodos en los que el estado de ánimo tiene altibajos notorios desde tu punto de referencia. Puedes sentirte en la cima del mundo por un tiempo, y luego tener un período en el que te sientes algo deprimido. Entre estos altibajos ciclotímicos, puedes sentirte bien y estable.

Si bien los altibajos de la ciclotimia son menos extremos que los del trastorno bipolar, es fundamental buscar ayuda para controlar estos síntomas porque pueden interferir con tu capacidad para funcionar y pueden aumentar el riesgo de trastorno bipolar I o II.

Las opciones de tratamiento para la ciclotimia comprenden la terapia de conversación (psicoterapia), los medicamentos y el seguimiento de cerca y continuo con el médico.

Los síntomas de la ciclotimia son altibajos emocionales. Los altos ciclotímicos comprenden síntomas de un estado de ánimo elevado (síntomas hipomaníacos). Los bajos ciclotímicos consisten en síntomas depresivos leves o moderados.

Los síntomas de la ciclotimia son similares al trastorno bipolar I y II, pero son menos graves. Cuando tienes ciclotimia, por lo general puedes desenvolverte en la vida diaria, aunque no siempre bien. La naturaleza impredecible de los cambios de humor puede alterar significativamente tu vida porque nunca sabes cómo te vas a sentir.

Síntomas hipomaníacos

Los signos y síntomas de los altos ciclotímicos pueden ser:

  • Sensación exagerada de felicidad o bienestar (euforia)
  • Optimismo extremo
  • Autoestima excesiva
  • Hablar más de lo habitual
  • Juicio deficiente que puede causar una conducta de riesgo o elecciones imprudentes
  • Frenesí de ideas
  • Conducta irritable o alterada
  • Actividad física excesiva
  • Mayor deseo para realizar o lograr objetivos (sexuales, sociales o relacionados con el trabajo)
  • Menor necesidad de dormir
  • Tendencia a distraerse fácilmente
  • Incapacidad para concentrarse

Síntomas depresivos

Los signos y síntomas de los bajos ciclotímicos pueden ser:

  • Sentirse triste, desesperanzado o vacío
  • Ganas de llorar
  • Irritabilidad, especialmente en niños y adolescentes
  • Pérdida de interés en actividades que alguna vez se consideraron placenteras
  • Cambios en el peso
  • Sentimientos de inutilidad o culpa
  • Problemas de sueño
  • Inquietud
  • Fatiga o sentirse lento
  • Problemas para concentrarse
  • Pensar en la muerte o el suicidio

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún síntoma de ciclotimia, busca ayuda médica tan pronto como sea posible. Generalmente, la ciclotimia no mejora por sí sola. Si tienes reticencia a buscar tratamiento, reúne coraje para confiar en alguien que pueda ayudarte a dar ese primer paso.

Si un ser querido tiene síntomas de ciclotimia, habla de manera abierta y honesta con esa persona sobre tus preocupaciones. No puedes obligar a alguien a que busque ayuda profesional, pero puedes ofrecer apoyo y ayudar a encontrar a un médico cualificado o un profesional de salud mental.

Pensamientos suicidas

Si bien los pensamientos suicidas pueden ocurrir con la ciclotimia, es más probable que ocurran si padeces trastorno bipolar I o II. Si consideras suicidarte en este momento:

  • Llama al 911 o al número local de servicios de emergencia o ve al Departamento de Emergencia de un hospital.
  • Llama a una línea directa de prevención del suicidio o de un centro de crisis. En los Estados Unidos, puedes llamar a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) para contactarte con un consejero especializado. Usa ese mismo número y presiona «1» para contactarte con la Veterans Crisis Line (Línea de Crisis para Veteranos).

Si simplemente no puedes realizar dicho llamado, comunícate con otra persona —de inmediato— como un médico, un profesional de salud mental, un familiar, un amigo o alguien de tu comunidad religiosa.

Se desconoce la causa específica de la ciclotimia. De la misma manera que con muchos trastornos de salud mentales, la investigación muestra que puede ser el resultado de una combinación de:

  • Factores hereditarios, ya que la ciclotimia tiende a producirse en familias
  • Los procesos bioquímicos de tu cuerpo, como por ejemplo, los cambios en la química del cerebro
  • El entorno, como por ejemplo, experiencias traumáticas o períodos de estrés prolongados

Se cree que la ciclotimia es relativamente poco frecuente. Sin embargo, es difícil precisar las estimaciones ciertas, ya que algunas personas no están diagnosticadas o se les diagnostica erróneamente otro trastorno del estado de ánimo, como depresión.

Por lo general, la ciclotimia comienza durante la adolescencia o la adultez temprana. Afecta casi por igual a hombres y mujeres.

Si tienes ciclotimia, ten en cuenta lo siguiente:

  • Si no se trata, puede provocar problemas emocionales significativos que afectan todas las áreas de tu vida
  • Hay un riesgo alto de desarrollar trastorno bipolar I o II más adelante
  • Es frecuente el abuso de sustancias
  • También puedes tener un trastorno de ansiedad

Si tienes signos y síntomas frecuentes de ciclotimia, llama al médico. Después de la primera consulta, el médico podrá derivarte a un profesional de salud mental, que ayudará a determinar el diagnóstico y crear el plan de tratamiento adecuado para ti.

Es recomendable que le pidas a un familiar o amigo de confianza que te acompañe a la consulta si es posible. Alguien cercano puede brindar otra perspectiva sobre tu enfermedad y puede ayudarte a recordar lo que hablaron durante la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Los síntomas que has experimentado y durante cuánto tiempo.
  • Tu información médica, incluso otros trastornos de salud física o mental que te hayan diagnosticado.
  • Los medicamentos que estás tomando, incluso los medicamentos, vitaminas y suplementos de venta libre y sus dosis.
  • Las preguntas para hacerle al médico o al profesional de salud mental, a fin de aprovechar al máximo el tiempo juntos.

Preguntas para hacer en tu consulta

  • ¿Cuál crees que es la causa de los síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Cómo determinarás el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamientos podrían ayudar en mi caso?
  • ¿Hasta qué punto crees que mis síntomas mejorarán con el tratamiento?
  • ¿Necesitaré recibir tratamiento durante el resto de mi vida?
  • ¿Qué cambios en mi estilo de vida pueden ayudarme a controlar mis síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia debería realizar las consultas de seguimiento?
  • ¿Tengo mayor riesgo de experimentar otros problemas de salud mental?
  • ¿Tienes algún material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

El médico o profesional de salud mental pueden hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo describirías los síntomas?
  • ¿Cómo han descrito los síntomas las personas cercanas a ti?
  • ¿Cuándo fue la primera vez que tú o tus seres queridos notaron estos síntomas?
  • ¿Los síntomas han mejorado o empeorado con el tiempo?
  • Si tienes altibajos, ¿cuánto duran, por lo general?
  • ¿También tienes períodos en los que tu estado de ánimo parece relativamente estable?
  • ¿Cómo describirías tu estado mental y emocional durante los altibajos? ¿Cómo responderían tus seres queridos esta pregunta sobre ti?
  • ¿Cómo dirías que tus elecciones y comportamientos cambian durante los altibajos? ¿Cómo responderían tus seres queridos esta pregunta sobre ti?
  • ¿Cambian tus necesidades físicas durante los altibajos, como la necesidad de dormir, comer o tener relaciones sexuales?
  • ¿Cómo afectan estos ciclos tu vida, incluso tu trabajo, la escuela y las relaciones?
  • ¿Sabes si alguno de tus familiares cercanos ha tenido síntomas similares?
  • ¿Te han diagnosticado alguna enfermedad?
  • ¿Has recibido tratamiento por otros síntomas psiquiátricos o trastornos mentales en el pasado? En caso afirmativo, ¿qué tipo de terapia te ayudó más?
  • ¿Alguna vez pensaste en hacerte daño a ti mismo o lastimar a otras personas?
  • ¿Tomas bebidas alcohólicas o consumes drogas recreativas? Si es así, ¿con qué frecuencia?

Tu médico u otro profesional de salud debe determinar si tienes ciclotimia, trastorno bipolar I o II, depresión u otra enfermedad que pueda causar los síntomas. Para ayudar a detectar el diagnóstico de los síntomas, es probable que debas hacerte varios exámenes y análisis, que suelen consistir en lo siguiente:

  • Exploración física. Se pueden realizar una exploración física y análisis de laboratorio para ayudar a identificar cualquier problema médico que pudiera causar los síntomas.
  • Evaluación psicológica. Un médico o un profesional de salud mental hablarán contigo sobre tus pensamientos, sentimientos y patrones de comportamiento. Es posible que también completes una autoevaluación psicológica o un cuestionario. Con tu permiso, se les puede pedir a tus familiares o a tus amigos cercanos que brinden información sobre tus síntomas, como posibles síntomas hipomaníacos o depresivos.
  • Llevar un registro del estado de ánimo. Para identificar lo que sucede, el médico puede pedirte que lleves un registro diario de tu estado de ánimo, los patrones de sueño u otros factores que podrían ayudar con el diagnóstico y a encontrar el tratamiento correcto.

Criterios de diagnóstico

Para un diagnóstico de ciclotimia, el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), enumera los siguientes puntos:

  • Tuviste muchos períodos de estado de ánimo eufórico (síntomas hipomaníacos) y períodos de síntomas depresivos durante, al menos, dos años (un año para niños y adolescentes) —esos altibajos sucedieron durante, por lo menos, la mitad de ese tiempo—.
  • Por lo general, los períodos de estado de ánimo estable duran menos de dos meses.
  • Tus síntomas afectan, de forma significativa, tu vida social, laboral, escolar u otras áreas importantes.
  • Tus síntomas no coinciden con los criterios del trastorno bipolar, de la depresión mayor o de otro trastorno mental.
  • Tus síntomas no son a causa del consumo de drogas o de una enfermedad.

La ciclotimia requiere tratamiento durante toda la vida (incluso durante los períodos en los que te sientes mejor) generalmente dirigido por un profesional de salud mental capacitado en el tratamiento de la enfermedad. Para tratar la ciclotimia, el médico o profesional de salud mental intenta:

  • Disminuir el riesgo de trastorno bipolar I o II porque la ciclotimia conlleva un riesgo alto de transformarse en trastorno bipolar
  • Reducir la frecuencia y gravedad de los síntomas, lo que te permite tener una vida más equilibrada y amena
  • Prevenir una reincidencia de los síntomas mediante el tratamiento continuo durante los períodos de remisión (tratamiento de mantenimiento)
  • Tratar los problemas de consumo de alcohol u otras sustancias, ya que pueden empeorar los síntomas de la ciclotimia

Los principales tratamientos para la ciclotimia son los medicamentos y la psicoterapia.

Medicamentos

No existen medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) específicamente para la ciclotimia, pero el médico puede recetar medicamentos usados para tratar el trastorno bipolar. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas de la ciclotimia y evitar períodos de síntomas hipomaníacos o depresivos.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada «terapia psicológica» o «terapia de conversación», es una parte vital del tratamiento para la ciclotimia y puede brindarse en contextos individuales, familiares o grupales. Existen varios tipos de terapias que pueden ayudar, como los siguientes:

  • Terapia cognitiva conductual. Como tratamiento frecuente para la ciclotimia, el foco de la terapia cognitiva conductual es identificar comportamientos y creencias negativos y poco saludables, y reemplazarlos por otros positivos y saludables. Puede ayudar a identificar qué desencadena los síntomas. También aprendes estrategias eficaces para controlar el estrés y enfrentar situaciones angustiantes.
  • Terapia interpersonal y de ritmo social. La terapia interpersonal y de ritmo social se centra en la estabilización de los ritmos diarios, como el sueño, el tiempo activo y los horarios para comer. Una rutina regular permite controlar mejor el estado de ánimo. Las personas con trastornos del estado de ánimo pueden beneficiarse si establecen una rutina diaria de sueño, dieta y ejercicio.
  • Otras terapias. Se han estudiado otras terapias con cierta evidencia de éxito. Pregúntale al médico si otras opciones pueden ser adecuadas para ti.

Además del tratamiento profesional, puedes desarrollar tu plan de tratamiento con estas medidas para el estilo de vida y el cuidado personal:

  • Toma los medicamentos según las indicaciones. Incluso si te sientes bien, resiste la tentación de saltear los medicamentos. Si suspendes los medicamentos, pueden regresar los síntomas de la ciclotimia.
  • Presta atención a las señales de advertencia. Puedes haber identificado un patrón de los síntomas de la ciclotimia y qué los desencadena. Sigue tu plan de tratamiento si sientes que estás enfrentando un período de altibajos. Pídeles a tus familiares o amigos que también estén atentos a las señales de advertencia. Tratar los síntomas de forma temprana puede evitar que empeoren.
  • Deja de beber alcohol o usar drogas recreativas. El alcohol y las drogas recreativas pueden desencadenar cambios en el estado de ánimo. Habla con el médico si tienes problemas para dejarlos por tu cuenta.
  • Consulta antes de tomar otros medicamentos. Llama al médico que te está tratando por la ciclotimia antes de tomar medicamentos de venta libre o medicamentos recetados por otro médico. En ocasiones otros medicamentos pueden desencadenar períodos de ciclotimia o pueden interferir con los medicamentos que ya estás tomando.
  • Lleva un registro. Haz un seguimiento de tu estado de ánimo, las rutinas diarias y los eventos significativos en tu vida. Estos registros pueden ayudarles a ti y al profesional de salud mental a comprender el efecto de los tratamientos y a identificar patrones de pensamiento y comportamientos asociados con los síntomas de la ciclotimia.
  • Realiza actividad física y ejercicios con regularidad. La actividad física y los ejercicios moderados y regulares pueden ayudar a estabilizar el estado de ánimo. El ejercicio libera sustancias químicas (endorfinas) en el cerebro que te hacen sentir bien, pueden ayudarte a conciliar el sueño y tienen muchos beneficios más. Consulta con el médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Duerme mucho. No te quedes despierto toda la noche. Por el contrario, duerme mucho. Dormir lo suficiente es importante para controlar el estado de ánimo. Si tienes problemas para dormir, habla con el médico o profesional de salud mental sobre lo que puedes hacer.

Enfrentar la ciclotimia puede ser difícil. Durante los períodos en los que te sientes mejor o durante los síntomas hipomaníacos, puedes sentirte tentado a suspender el tratamiento. A continuación, te damos algunas formas de enfrentar la ciclotimia:

  • Obtén información acerca del trastorno. Aprender sobre la ciclotimia y sus posibles complicaciones pueden darte las herramientas y motivarte para continuar con tu plan de tratamiento. Además, ayuda a educar a tu familia y a tus amigos sobre lo que afrontas.
  • Únete a un grupo de apoyo. Pregúntale a tu médico si existe algún tipo de grupo de apoyo que podría ayudarte a hablar con otras personas que enfrentan desafíos similares.
  • Mantente concentrado en tus objetivos. El control exitoso de la ciclotimia puede tomar tiempo. Mantente motivado pensando en tus objetivos.
  • Encuentra medios saludables. Explora formas saludables de canalizar tu energía, como pasatiempos, ejercicio físico y actividades recreativas.
  • Aprende a relajarte y a controlar el estrés. Prueba métodos de relajación o técnicas de reducción del estrés, como meditación, yoga o taichí.

No existe una manera segura de evitar la ciclotimia. Sin embargo, recibir tratamiento tan pronto se indica un trastorno de salud mental puede ayudar a evitar que la ciclotimia empeore. El tratamiento preventivo a largo plazo también puede ayudar a evitar que los síntomas leves se conviertan en episodios completos de manía, hipomanía o depresión mayor.

June 04, 2015