Existen dos tipos de síndrome de dolor regional complejo, con signos y síntomas parecidos, pero con diferentes causas:

  • Tipo 1. También conocido como «síndrome de distrofia simpática refleja», este tipo se manifiesta después de una enfermedad o lesión que no dañó directamente los nervios del miembro afectado. Cerca del 90 por ciento de las personas con síndrome de dolor regional complejo padece el tipo 1.
  • Tipo 2. Este tipo (que solía denominarse «causalgia») es producto de una lesión nerviosa distinta.

Muchos casos de síndrome de dolor regional complejo suceden después de un traumatismo violento en un brazo o una pierna, como una lesión por aplastamiento, una fractura o una amputación. Otros traumatismos importantes y menores, como una cirugía, ataques cardíacos, infecciones e incluso un esguince de tobillo, también pueden dar lugar al síndrome de dolor regional complejo. El estrés emocional también podría ser un factor precipitante.

No se entiende bien por qué estas lesiones pueden desencadenar el síndrome de dolor regional complejo, pero podría deberse a una interacción disfuncional entre el sistema nervioso central y el periférico, y a respuestas inflamatorias deficientes.

April 12, 2014