Diagnóstico

Examen de detección para cáncer de colon

Los médicos recomiendan ciertas pruebas de detección a personas sanas que no presentan signos ni síntomas para buscar signos tempranos de cáncer de colon. Detectar cáncer de colon en su etapa más temprana tiene mayores probabilidades de curación. El examen de detección ha demostrado reducir tu riesgo de morir de cáncer de colon.

Las personas con un riesgo promedio de cáncer de colon pueden considerar realizarse la prueba al cumplir 50 años de edad. Sin embargo, las personas con un riesgo elevado, como aquellas con antecedentes familiares de cáncer de colon, deberían considerar realizarse la prueba antes de la edad sugerida. Los afroamericanos y amerindios pueden considerar empezar a realizarse la prueba a la edad de 45 años.

Existen varias opciones de exámenes de detección — cada una con beneficios y desventajas propios. Habla con tu médico sobre tus opciones, y juntos podrán decidir cuáles pruebas son adecuadas para ti.

Diagnóstico del cáncer de colon

Si tus signos y síntomas indican que podrías tener cáncer de colon, tu médico podría recomendarte uno o más exámenes y procedimientos, incluyendo:

  • El uso de un endoscopio para examinar el interior de tu colon. La colonoscopia emplea una tubo largo, flexible y delgado unido a una cámara y a un monitor para visualizar todo tu colon y recto. En caso de encontrar áreas sospechosas, tu médico puede pasar instrumentos quirúrgicos a través del tubo para tomar muestras de tejido (biopsias) para analizarlas.
  • Pruebas de sangre. Ninguna prueba de sangre puede decirte si tienes cáncer de colon. Sin embargo, tu médico puede hacerte exámenes de sangre para encontrar pistas sobre tu salud general, como pruebas del funcionamiento de tus riñones e hígado.

    Tu médico también puede analizar tu sangre para detectar un químico que a veces es producido por los tipos de cáncer de colon (antígeno carcinoembrionario o CEA). Con el tiempo, monitorear el nivel de CEA en tu sangre puede ayudar a tu médico a entender tu pronóstico y si tu cáncer está respondiendo o no al tratamiento.

Clasificación del cáncer de colon

Una vez que te diagnosticaron cáncer de colon, tu médico ordenará pruebas para determinar el alcance (etapa) del mismo. Clasificar la etapa ayuda a determinar los tratamientos más adecuados para ti.

Las pruebas para determinar la etapa incluyen procedimientos de exploración por imágenes como una tomografía computarizada (TC) abdominal y del tórax. En muchos casos, la etapa de tu cáncer no se puede determinar hasta después de realizar una cirugía de cáncer de colon.

Las etapas del cáncer de colon son:

  • Etapa I. Tu cáncer ha crecido por toda la capa superficial (mucosa) del colon o recto pero no se ha esparcido más allá de la pared del colon o recto.
  • Etapa II. Tu cáncer ha crecido dentro o a través de la pared del colon o recto pero no se ha esparcido cerca de los ganglios linfáticos.
  • Etapa III. Tu cáncer ha invadido cerca de los ganglios linfáticos pero todavía no está afectando otras partes de tu cuerpo.
  • Etapa IV. Tu cáncer se ha esparcido a lugares lejanos, como otros órganos — por ejemplo, tu hígado o pulmón.

Tratamiento

El tipo de tratamiento que tu médico recomiende dependerá en gran medida de la etapa de tu cáncer. Las tres opciones de tratamiento principales son cirugía, quimioterapia y radiación.

Cirugía para cáncer de colon en etapa temprana

Si tu cáncer de colon es muy pequeño, tu médico puede recomendarte un enfoque mínimamente invasivo para cirugía, como:

  • Retirar los pólipos durante la colonoscopia. Si tu cáncer es pequeño, está localizado en un pólipo y en una etapa muy temprana, tu médico puede retirarlo por completo durante la colonoscopia.
  • Resección mucosa endoscópica. Es posible que retirar los pólipos más grandes requiera también que se extraiga una pequeña cantidad del recubrimiento del colon en un procedimiento conocido como resección mucosa endoscópica.
  • Cirugía mínimamente invasiva. Los pólipos que no se pueden retirar durante la colonoscopia pueden extraerse mediante cirugía laparoscópica. En este procedimiento, tu cirujano realiza la operación a través de varias incisiones pequeñas en tu pared abdominal, insertando instrumentos con cámaras conectadas que proyectan tu colon en un monitor. El cirujano también puede tomar muestras de los ganglios linfáticos de la zona donde se localiza el cáncer.

Cirugía para cáncer invasivo de colon

Si tu cáncer de colon ha crecido dentro o por todo tu colon, tu cirujano puede recomendarte:

  • Una colectomía parcial. Durante este procedimiento, el cirujano retira la parte de tu colon que tiene cáncer, junto con un margen de tejido normal de cada lado del cáncer. Generalmente, tu cirujano es capaz de reconectar las áreas saludables de tu colon o recto.
  • Cirugía para crear una forma de que los desechos salgan de tu cuerpo. Cuando no es posible reconectar las áreas saludables de tu colon o recto, es posible que necesites una colostomía temporal o permanente. Esto implica crear una abertura en la pared de tu abdomen desde un área del intestino restante para eliminar los desechos de tu cuerpo en una bolsa especial.

    Algunas veces la colostomía es temporal y permite a tu colon o recto tiempo para sanar después de la cirugía. Sin embargo, en algunos casos, la colostomía puede ser permanente.

  • Extracción de ganglio linfático. Por lo general, durante una cirugía de cáncer de colon los ganglios linfáticos se extraen y se examinan para la detección de cáncer.

Cirugía para cáncer avanzado

Si tu cáncer está muy avanzado o tu salud general muy reducida, tu cirujano puede recomendar una operación para aliviar la obstrucción de tu colon u otros trastornos para mejorar tus síntomas. Esta cirugía no cura el cáncer pero alivia los signos y síntomas, como la hemorragia o el dolor.

En casos específicos donde el cáncer se ha esparcido únicamente al hígado y, salvo por eso, tu salud general es buena, tu médico puede recomendar la cirugía para retirar la lesión cancerosa de tu hígado. Se puede utilizar quimioterapia antes o después de este tipo de cirugía. Este tratamiento puede mejorar tu pronóstico.

Quimioterapia

La quimioterapia emplea medicamentos para destruir las células cancerígenas. La quimioterapia para cáncer de colon regularmente se administra después de la cirugía en caso de que el cáncer se haya esparcido a los ganglios linfáticos. De esta manera, la quimioterapia puede ayudar a reducir el riesgo de reaparición del cáncer. Se puede utilizar la quimioterapia previamente para reducir el cáncer antes de una cirugía.

La quimioterapia también puede administrarse para aliviar los síntomas del cáncer de colon que se ha esparcido a otras áreas del cuerpo.

En las personas con cáncer rectal, la quimioterapia se administra generalmente junto con radioterapia. Esta combinación a menudo se utiliza antes y después de una cirugía.

Radioterapia

La radioterapia emplea potentes fuentes de energía, como rayos X, para matar las células cancerígenas que pudieran quedar después de la cirugía, para reducir el tamaño de tumores grandes antes de una operación y pueda ser más fácil retirarlos, o para aliviar síntomas del cáncer de colon y recto.

No es común que se emplee la radioterapia en cáncer de colon en etapa temprana; sin embargo, representa una parte de rutina en el tratamiento del cáncer de recto, particularmente si el cáncer ha penetrado la pared del recto o viajado a los ganglios linfáticos cercanos. La radioterapia, generalmente combinada con quimioterapia, puede emplearse antes de la cirugía para facilitar la operación y reducir las oportunidades de necesitar una ostomía. También se puede usar después de la cirugía para reducir el riesgo de que el cáncer reaparezca en la zona del recto donde comenzó.

Medicamentos de terapia dirigida

Los medicamentos de terapia dirigida a defectos específicos que permiten que las células cancerígenas crezcan, están disponibles para personas con cáncer de colon avanzado, incluyendo:

  • Bevacizumab (Avastin)
  • Cetuximab (Erbitux)
  • Panitumumab (Vectibix)
  • Ramucirumab (Cyramza)
  • Regorafenib (Stivarga)
  • Ziv-aflibercept (Zaltrap)

Los medicamentos de terapia dirigida pueden administrarse en combinación con la quimioterapia o solos. Generalmente los medicamentos de terapia dirigida se reservan para personas con cáncer de colon avanzado.

Algunas personas reciben ayuda de estos medicamentos, pero otras no. Los investigadores trabajan para determinar qué personas tienen mayores probabilidades de beneficiarse de ellos. Hasta entonces, cuando es momento de decidir si utilizar estos tratamientos o no, los médicos comparan cuidadosamente el beneficio limitado de los medicamentos de terapia dirigida contra el riesgo de los efectos secundarios y el costo excesivo.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos son los cuidados médicos especializados que se enfocan en aliviar el dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas de cuidados paliativos trabajan contigo, tu familia y tus otros médicos para ofrecerte apoyo extra que complemente tu cuidado actual.

Cuando se dan cuidados paliativos en conjunto con todos los tratamientos adecuados, las personas con cáncer pueden sentirse mejor y vivir por más tiempo.

Un equipo de médicos, enfermeras y otros profesionales especializados ofrecen estos cuidados paliativos. El objetivo de los equipos de cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y de su familia. Esta forma de atención médica se ofrece junto con otros tratamientos curativos que estés recibiendo.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Medicina alternativa

No se han encontrado tratamientos adicionales o alternativos que curen el cáncer de colon.

Los tratamientos alternativos pueden ayudarte a enfrentar el diagnóstico de cáncer de colon. Casi todas las personas con cáncer experimentan un poco de agobio. Los signos y síntomas comunes del agobio causado después del diagnóstico pueden incluir tristeza, enojo, dificultad para concentrarse, dificultad para dormir y pérdida de apetito. Los tratamientos alternativos pueden ayudarte a redireccionar tus pensamientos, al menos temporalmente, para ofrecerte alivio.

Los tratamientos alternativos que pueden ayudarte a aliviar el agobio incluyen:

  • Terapia artística
  • Terapia de baile o movimiento
  • Ejercicio
  • Meditación
  • Terapia musical
  • Ejercicios de relajación

Tu médico puede canalizarte con profesionales que pueden ayudarte a aprender sobre el tema y a intentar estos tratamientos alternativos. Habla con tu médico si te sientes agobiado.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Un diagnóstico de cáncer puede ser .emocionalmente difícil. Con el tiempo, cada persona aprende a enfrentarlo a su propia manera. Hasta que encuentres lo que sea mejor para ti, tal vez quieras intentar:

  • Saber qué esperar. Aprende lo suficiente sobre tu cáncer para sentirte seguro al tomar decisiones de tratamiento.

    Pide a tu médico que te diga el tipo y la etapa de tu cáncer, así como tus opciones de tratamiento y sus efectos secundarios. Mientras más sepas, más seguro te sentirás al tomar decisiones sobre tu propio cuidado. Busca información en tu biblioteca local y en sitios en Internet seguros.

  • Mantén cerca a tus amigos y familiares. Mantener fortalecidas tus relaciones con amigos y familiares te ayudará a lidiar con tu cáncer. Los amigos y familiares pueden brindarte el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu casa en caso de que te encuentres en el hospital. Además, pueden servirte de apoyo emocional cuando te sientas agobiado por tu cáncer.
  • Busca a alguien con quién hablar. Busca a un buen oyente que esté dispuesto a escucharte hablar sobre tus deseos y temores. Puede ser un amigo o familiar. La preocupación y comprensión de un consejero, trabajador social médico, miembro del clero o grupo de apoyo para pacientes con cáncer también puede ser de ayuda.

    Pregunta a tu médico sobre grupos de apoyo en tu zona. O revisa el directorio, la biblioteca o una organización para pacientes con cáncer, como el National Cancer Institute o la American Cancer Society.

Prepárate para tu consulta

Si tu médico sospecha que puedes tener cáncer de colon, es probable que te canalice con especialistas que traten tu cáncer de colon. Probablemente te reúnas con varios especialistas, incluyendo:

  • Médicos que traten enfermedades digestivas (gastroenterólogos)
  • Médicos que traten cáncer (oncólogos)
  • Médicos que retiren cáncer de colon mediante cirugía (cirujanos)
  • Médicos que utilicen radiación para tratar el cáncer (oncólogos de radiación)

Debido a que las consultas pueden ser breves y normalmente siempre hay mucho qué cubrir, es una buena idea estar bien preparado. Aquí tienes información que te ayudará a estar listo para tu cita y saber qué esperar de tu médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción antes de tu consulta. Cuando solicites la consulta, pregunta si hay algo que necesites hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que estés experimentando, incluyendo cualquiera que pareciera no tener relación con la razón por la que programaste la consulta.
  • Anota tu información personal básica, incluyendo cualquier estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que estés tomando.
  • Considera que un amigo o familiar te acompañe. A veces puede ser difícil recordar toda la información proporcionada durante la cita. La persona que te acompañe podría recordar algo que omitiste u olvidaste.
  • Anota las preguntas que le harás a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar el tiempo juntos. Haz una lista de las preguntas de la más a la menos importante en caso de que el tiempo se agote. Para cáncer de colon, algunas preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿En qué parte de mi colon se localiza el cáncer?
  • ¿En qué etapa del cáncer de colon me encuentro?
  • ¿Podría explicarme el informe de mi enfermedad?
  • ¿Podría darme una copia del informe de mi enfermedad?
  • ¿Mi cáncer de colon se ha esparcido a otras partes de mi cuerpo?
  • ¿Necesitaré más pruebas?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para mi cáncer de colon?
  • ¿Alguno de estos tratamientos curará mi cáncer de colon?
  • ¿Qué posibilidades tengo de curarme del cáncer de colon?
  • ¿Cuánto incrementa cada tratamiento mis posibilidades de curarme del cáncer de colon?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios potenciales de cada tratamiento?
  • ¿De qué manera afecta mi vida cotidiana cada tratamiento?
  • ¿Existe algún tratamiento que considere que es el mejor para mí?
  • ¿Qué recomendaría a un miembro de su familia o amigo en mi misma situación?
  • ¿Cuánto tiempo tengo para tomar una decisión sobre el tratamiento?
  • ¿Debería buscar una segunda opinión?
  • ¿Debería ver a un especialista? ¿Cuánto va a costar el tratamiento? ¿Mi seguro lo cubrirá?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios en Internet me recomienda?
  • ¿Mis hermanos o hijos tienen un alto riesgo de tener cáncer de colon?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer las preguntas que quieras durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Tu médico puede realizarte algunas preguntas. Estar preparado para contestarlas te permitirá abarcar otros puntos que quieras mencionar. Tu médico puede preguntar:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Qué parece mejorar tus síntomas?
  • ¿Qué parece empeorar tus síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de cáncer de colon u otro tipo de cáncer?
Aug. 19, 2017
References
  1. Consulta a un experto de Mayo Clinic. Colorectal cancer. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  2. Consulta a un experto de Mayo Clinic. Colon cancer (surgical management). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  3. Niederhuber JE, et al., eds. Colorectal cancer. En: Abeloff's Clinical Oncology. 5a ed. Filadelfia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Consultado el 27 de enero de 2016.
  4. Colon cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Consultado el 27 de enero de 2016.
  5. Distress management. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Consultado el 27 de enero de 2016.
  6. Colon cancer treatment (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/types/colorectal/patient/colon-treatment-pdq. Consultado el 27 de enero de 2016.
  7. Macrae FA. Colorectal cancer: Epidemiology, risk factors and protective factors. http://www.uptodate.com/home. Consultado el 4 de febrero de 2016.
  8. Cook AJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 28 de enero de 2016.
  9. O'Keefe SJD, et al. Fat, fibre and cancer risk in African Americans and rural Africans. Nature Communications. 2015;6:6342.
  10. Moynihan TJ (opinión del experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de febrero de 2016.