Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Quizás el médico del bebé no pueda solucionar los cólicos o hacer que desaparezcan más rápidamente, pero hay muchas maneras en las que puedes tratar de calmar al bebé.

Consejos para alimentar al bebé

Si te parece que el bebé tiene hambre, prueba alimentarlo para calmar su agitación. Estas estrategias de alimentación también pueden servir:

  • Sostén al bebé lo más erguido que puedas mientras lo alimentas. Haz pausas a menudo para hacer que el bebé eructe. A veces es útil alimentarlo más seguido y en menos cantidad. Si estás amamantando, darle un pecho hasta que esté casi vacío antes de cambiarlo al otro puede ser útil. Esto le proporciona al bebé la leche final, suculenta y rica en grasas y potencialmente más sustanciosa que la primera leche, la cual es más liviana y buena para calmar la sed.
  • Si estás amamantando, considera cambiar tu dieta. La dieta de una madre que amamanta seguramente no influye en los síntomas de cólicos del bebé. Sin embargo, en familias con antecedentes de alergias, eliminar de la dieta posibles alérgenos podría servir para descubrir en tu bebé una alergia alimentaria que no conocías. Si amamantas, el médico del bebé puede sugerir que pruebes eliminar las comidas con más probabilidades de causar alergias (como lácteos, maníes, frutos secos, trigo, soja y pescado) por dos semanas para ver si mejoran los síntomas. Sin embargo, habla primero con el médico antes de cambiar tu dieta.
  • Cambia de leche maternizada. Al igual que con la lactancia materna, la leche maternizada seguramente no sea la causa de los síntomas del bebé. Pero, cambiar a un tipo de leche maternizada llamada «leche maternizada hidrolizada para lactantes» (Similac Expert Care Alimentum, Nutramigen, Pregestimil) podría tener un efecto positivo si el bebé es alérgico a la leche de vaca o tiene intolerancia a la leche. En estas leches maternizadas, las proteínas de leche entera ya están descompuestas, lo que las hace más fáciles de digerir. Si la causa de los síntomas del bebé eran una alergia o intolerancia, deberías notar un cambio dentro de los dos días de cambiar de leche maternizada. Si no hay mejoría, puedes volver a la leche maternizada anterior, ya que la leche maternizada hidrolizada es mucho más costosa que la común.
  • Cambia de biberones. Hay una variedad de biberones y tetinas para elegir. Probar un tipo diferente de biberón o tetina podría servir para aliviar algunos de los síntomas del bebé. Los biberones que tienen bolsas plegables desechables pueden reducir la cantidad de aire que traga el bebé.

Consejos para calmar al bebé

Para calmar el llanto del bebé, puedes:

  • Ofrecerle un chupete. Succionar calma a muchos bebés. Aun si estás amamantando, está bien ofrecerle un chupete al bebé para calmarlo.
  • Sostener al bebé. Acurrucarse ayuda a algunos bebés. Otros se calman cuando los sostienes de forma estrecha y los envuelves en una manta liviana. Para darles un descanso a tus brazos, prueba un canguro u otra clase de cargador para bebés. No te preocupes por malcriar al bebé alzándolo demasiado.
  • Mantener al bebé en movimiento. Balancea al bebé suavemente en tus brazos o en una hamaca para bebés. Verifica la guía del fabricante para asegurarte de que la hamaca sea adecuada para la edad del bebé. Recuesta al bebé panza abajo sobre tus rodillas y mécelas suavemente. Sal a caminar con el bebé o llévalo a dar un paseo en el auto, sin olvidar abrocharlo en el asiento infantil. Usa un asiento para bebés o una cuna que vibren.
  • Cantarle al bebé. Una melodía suave puede calmar al bebé. Y aun si las canciones de cuna no hacen que deje de llorar, estas pueden calmarte a ti. También puede servir la música grabada.
  • Aumentar el ruido de fondo. Algunos bebés lloran menos cuando oyen ruido de fondo constante. Cuando sostengas o balancees al bebé, haz un sonido de «shhhh» continuo. Enciende la ventilación de la cocina o del baño o pon una cinta o un CD de sonidos de la naturaleza como olas del mar, cascadas, lluvia suave o latidos del corazón humano. A veces el sonido de un reloj o un metrónomo puede funcionar.
  • Usar calor o tacto suaves. Dale un baño tibio. Frótale suavemente la panza.
  • Darle un tiempo a solas. Si nada parece funcionar, pon al bebé en la cuna por 5 a 10 minutos.

Cuando se te acaban las ideas

A veces no podrás calmar el llanto del bebé. Lo que funciona un día, otro día puede irritar al bebé. Si se te crispan los nervios, recuerda:

  • Nunca sacudas al bebé. Si tu frustración por el llanto del bebé amenaza con desbordarse, dale el bebé a otro adulto de confianza. Si estás solo con él, ponlo en un lugar seguro, como su cuna.
  • Está bien que otra persona te ayude a descansar. Escuchar el llanto del bebé por largos períodos es estresante, así que programa momentos para tomarte un descanso. Haz planes por anticipado para que alguien te ayude con el bebé y puedas tener unos momentos para ti.
May 14, 2014