Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

El cuidado de un bebé que tiene cólicos puede ser estresante y agotador, incluso para padres con experiencia. Recuerda también cuidarte a ti mismo. Las siguientes recomendaciones pueden ser útiles:

  • Toma un descanso. Cuando has hecho todo lo que puedes, pide a tu cónyuge, pareja u otro ser querido que te reemplace por un rato. Aprovecha cuando los amigos o los vecinos se ofrecen a cuidar al bebé. Incluso una hora dedicada a ti mismo te ayudará a sentirte renovado.
  • Expresa tus sentimientos. Es normal que los padres en esta situación se sientan impotentes, deprimidos, culpables o enojados. Habla con tu cónyuge, pareja u otra persona que sepa escuchar.
  • Intenta ser positivo. No midas tu éxito como padre o madre según cuánto llora el bebé. Los cólicos no son el resultado de la mala crianza.
  • Cuídate también a ti mismo. Consume alimentos saludables. Hazte un tiempo para hacer ejercicio, como por ejemplo una caminata a paso ligero todos los días. Si puedes, duerme cuando el bebé duerma, incluso durante el día. Evita el alcohol y otras drogas.
  • Recuerda que es algo temporario. Los episodios de cólicos generalmente mejoran hacia los 3 meses de edad.

También es importante que conozcas tus límites. Si el llanto del bebé está haciendo que pierdas el control, ponlo en un lugar seguro (como la cuna) y ve a otra habitación a recomponerte. Si es necesario, llama al médico, a un servicio de intervención en caso de crisis o a una línea de ayuda para la salud mental para buscar asistencia adicional. Nunca sacudas al bebé. Estas sugerencias son válidas no solo para los padres sino también para cualquier persona que cuide del bebé.

May 14, 2014