Diagnóstico

El dolor de cabeza en brotes tiene un tipo de dolor característico y patrón de ataques. Un diagnóstico depende de tu descripción de los ataques, como el dolor, la ubicación y la gravedad de los dolores de cabeza, y los síntomas asociados.

La frecuencia con la que ocurren los dolores de cabeza y la duración son factores importantes.

Tu médico probablemente trate de identificar el tipo y la causa del dolor de cabeza utilizando ciertos métodos.

Examen neurológico

El médico podría indicar un examen neurológico para detectar signos físicos de la cefalea en racimos. En ese caso, realizará una serie de procedimientos destinados a evaluar tus funciones cerebrales: entre ellos, evaluará tus sentidos, reflejos y nervios.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Si tienes dolores de cabeza atípicos o complicados, o se detectan anomalías en un examen neurológico, el médico podría recomendarte otras pruebas para descartar las causas más graves de las cefaleas, como tumores o aneurismas. Las pruebas de diagnóstico por imágenes más frecuentes en relación con el cerebro son las siguientes:

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Se utiliza una serie de rayos X para crear imágenes transversales detalladas del cerebro.
  • Resonancia magnética (RM). Se utiliza un campo magnético potente y ondas de radio para producir imágenes detalladas del cerebro y de los vasos sanguíneos.

Tratamiento

Las cefaleas en brotes por tienen cura. El objetivo del tratamiento es disminuir la intensidad del dolor, acortar el período del dolor de cabeza y prevenir las crisis.

Debido a que el dolor provocado por las cefaleas en brotes aparece repentinamente y puede disminuir en poco tiempo, las cefaleas en brotes pueden ser difíciles de evaluar y tratar, ya que se requieren medicamentos de rápida acción.

Algunos tipos de medicamentos agudos pueden aliviar rápidamente el dolor. Los siguientes tratamientos han demostrado ser eficaces como tratamiento agudo y preventivo de las cefaleas en brotes.

Tratamientos para casos agudos

El médico puede proporcionarte tratamientos de acción rápida, que incluyen:

  • Oxígeno. Inhalar brevemente oxígeno al 100 % a través de una mascarilla, a una velocidad mínima de por lo menos 12 litros por minuto, proporciona un gran alivio a los usuarios. Los efectos de este procedimiento seguro y económico pueden sentirse en menos de 15 minutos.

    El oxígeno generalmente es seguro y no tiene efectos secundarios. La principal desventaja del tratamiento con oxígeno es la necesidad de llevar un tanque de oxígeno y un regulador a todas partes, por lo que, a veces, puede resultar inaccesible, incómodo y poco práctico. Existen unidades pequeñas y portátiles, pero para algunas personas igual son poco prácticas.

  • Triptanes. La forma inyectable del sumatriptán (Imitrex), que comúnmente se utiliza para tratar la migraña, también es un tratamiento eficaz para la cefalea aguda en racimos.

    La primera inyección puede administrarse mientras el paciente se encuentra en observación. Algunas personas pueden beneficiarse con el uso del sumatriptán en forma de aerosol nasal, pero para la mayoría de las personas, no resulta tan eficaz como una inyección y es posible que tarde más en hacer efecto. El sumatriptán no es recomendable si tienes problemas para controlar la presión arterial alta o si padeces alguna enfermedad cardíaca.

    Otro medicamento del grupo de los triptanes, el zolmitriptán (Zomig), puede utilizarse en forma de aerosol nasal o en comprimidos para aliviar la cefalea en racimos. Este medicamento puede ser una opción si no puedes tolerar otras formas de tratamientos de acción rápida.

  • Octreótido. El octreótido (Sandostatin), una versión sintética inyectable de la hormona cerebral somatostatina, es un tratamiento eficaz para algunos casos de cefalea en racimos.
  • Anestesia local. El efecto adormecedor de ciertos anestésicos locales, como la lidocaína (Xylocaine), puede resultar eficaz contra el dolor de la cefalea en racimos en algunos casos, cuando se administra por la nariz (vía nasal).
  • Dihidroergotamina. La forma inyectable de la dihidroergotamina (D.H.E. 45) puede resultar eficaz como analgésico (calmante para el dolor) para algunas personas con cefalea en racimos. Este medicamento también se encuentra disponible en forma inhalada (vía nasal), llamada Migranal, pero no se ha comprobado que esta variante sea eficaz para la cefalea en racimos.

Tratamientos preventivos

El tratamiento preventivo comienza ante la aparición del episodio en brotes con el fin de suprimir las crisis.

Determinar el medicamento que debes usar a veces depende de la duración y la regularidad de los episodios. Según las indicaciones del médico, los medicamentos pueden retirarse en forma gradual una vez finalizada la duración esperada del episodio en brotes.

  • Antagonistas del calcio. El antagonista del calcio llamado verapamilo (Calan, Verelan, entre otros) generalmente es la primera opción para prevenir las cefaleas en brotes. El verapamilo puede usarse con otros medicamentos. A veces, el uso a largo plazo es necesario para controlar las cefaleas en brotes que se han vuelto crónicas.

    Los efectos secundarios pueden incluir estreñimiento, náuseas, fatiga, inflamación de los tobillos y presión arterial baja.

  • Corticoesteroides. Los medicamentos que reducen la inflamación llamados corticoesteroides, como la prednisona, son medicamentos preventivos de rápida acción que pueden ser eficaces para muchas de las personas que sufren cefaleas en brotes.

    El médico puede recetarte corticoesteroides si las cefaleas en brotes han comenzado hace poco o si tienes un patrón de breves períodos en brotes y largas remisiones.

    Si bien los corticoesteroides podrían ser una buena opción para usar durante varios días, no son adecuados para un uso prolongado porque tienen graves efectos secundarios, como diabetes, hipertensión y cataratas.

  • Carbonato de litio. El carbonato de litio, que se utiliza para tratar el trastorno bipolar, puede ser eficaz para prevenir las cefaleas crónicas en brotes si otros medicamentos no las han podido prevenir.

    Los efectos secundarios incluyen temblores, aumento de la sed y diarrea. El médico puede ajustar la dosis para minimizar los efectos secundarios.

    Mientras estés tomando este medicamento, se te analizará regularmente la sangre para detectar la aparición de efectos secundarios más graves, como la insuficiencia renal.

  • Bloqueo nervioso. La inyección de un agente anestésico y un corticoesteroide en la zona que rodea el nervio occipital, situado en la parte posterior del cráneo, podría aliviar las cefaleas crónicas en brotes.

    El bloqueo del nervio occipital puede ser útil para lograr un alivio temporal hasta que los medicamentos preventivos a largo plazo surtan efecto.

  • Melatonina. Estudios realizados en poblaciones pequeñas de pacientes sugieren que 10 miligramos de melatonina cada noche podrían reducir la frecuencia de las cefaleas en brotes.

Otros medicamentos preventivos empleados contra las cefaleas en brotes incluyen anticonvulsivos como el topiramato (Topamax, Qudexy XR).

Cirugía

Muy rara vez, los médicos pueden recomendar una cirugía para las personas con dolores de cabeza en brotes crónicos que no encuentran alivio con un tratamiento agresivo, o que no pueden tolerar los medicamentos o sus efectos secundarios.

En varios estudios cortos, se halló que la estimulación del nervio occipital en un lado o ambos lados puede ser beneficiosa. Este procedimiento incluye implantar un electrodo junto a uno o ambos nervios occipitales.

La estimulación cerebral profunda es un tratamiento prometedor, pero aún no comprobado, para las personas con dolores de cabeza en brotes que no responden a otros tratamientos. Dado que este procedimiento implica colocar un electrodo en la parte más profunda del cerebro, existen riesgos importantes, como infección o hemorragia.

Algunos procedimientos quirúrgicos que tratan de dañar las vías del nervio en los casos de dolor de cabeza en brotes se consideraron responsables del dolor, más comúnmente el nervio trigémino, que cumple una función en el área que está detrás y alrededor de los ojos.

Sin embargo, aún se debaten los beneficios a largo plazo de los procedimientos destructivos. Además, debido a las posibles complicaciones, que incluyen el debilitamiento de los músculos del maxilar o la pérdida sensorial en ciertas áreas de la cara y la cabeza, rara vez se considera este procedimiento.

Posibles tratamientos futuros

Los investigadores están estudiando un posible tratamiento llamado estimulación del nervio occipital. En este procedimiento, el cirujano te implanta electrodos en la parte posterior de la cabeza y los conecta a un pequeño dispositivo similar a un marcapasos (generador). Los electrodos envían impulsos para estimular el área del nervio occipital, que puede bloquear o aliviar las señales de dolor.

Varios estudios pequeños sobre estimulación del nervio occipital descubrieron que el procedimiento alivió el dolor en algunas personas con cefaleas crónicas en racimos.

Se están llevando a cabo investigaciones similares sobre estimulación cerebral profunda. En este procedimiento, los médicos implantan un electrodo en el hipotálamo, la zona del cerebro asociada al ritmo de los períodos de cefaleas en racimos. El cirujano conecta el electrodo a un generador que cambia los impulsos eléctricos del cerebro y puede ayudar a aliviar el dolor.

La estimulación cerebral profunda del hipotálamo puede proporcionar alivio para personas con cefaleas en racimos crónicas y graves, que no han podido tratarse satisfactoriamente con medicamentos.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Lifestyle and home remedies

Las medidas a continuación pueden ayudarte a evitar un ataque en racimos durante un ciclo de cefalea en racimos:

  • Mantén un horario de sueño regular. Los períodos de cefalea en racimos pueden comenzar cuando hay cambios en tu horario de sueño normal. Durante un período de cefalea en racimos, sigue tu rutina de sueño normal.
  • Evita el alcohol. El consumo de alcohol, como cerveza y vino, puede desencadenar rápidamente un ataque durante un período de cefalea en racimos.

Medicina alternativa

Los dolores de cabeza en brotes causan mucho dolor; por eso, es recomendable que pruebes terapias alternativas o complementarias para obtener alivio.

La melatonina ha demostrado una eficacia aceptable en el tratamiento de los ataques nocturnos. También hay evidencia que indica que la capsaicina, cuando se utiliza en el interior de la nariz (administración intranasal), podría reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques de dolores de cabeza en brotes.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Convivir con el dolor de cabeza en brotes puede ser molesto y difícil. Las crisis pueden parecer insoportables y hacerte sentir ansioso y deprimido. En última instancia, pueden influir sobre tus relaciones, tu trabajo y tu calidad de vida.

Hablar con un psicoterapeuta podría ayudarte a lidiar con los efectos de los dolores de cabeza en brotes. Como alternativa, unirte a un grupo de apoyo para pacientes con dolores de cabeza puede conectarte con otras personas con experiencias similares y brindarte información. El médico podría recomendarte un psicoterapeuta o un grupo de apoyo en tu zona.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar a tu médico de cabecera. Sin embargo, pueden derivarte a un médico especialista en trastornos del cerebro y el sistema nervioso (neurólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como ayunar antes de determinados análisis.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Tus síntomas tienden a ocurrir a la misma hora del día? ¿Ocurren durante la misma temporada todos los años?
  • ¿Puede el alcohol ser la causa de tus síntomas?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
Aug. 24, 2017
References
  1. Cluster headache (Cefalea en racimos). National Headache Foundation (Fundación Nacional contra la Cefalea). http://www.headaches.org/2007/10/25/cluster-headaches/. Último acceso: 8 de enero de 2016.
  2. Headache: Hope through research (Cefalea: las investigaciones dan esperanza). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/headache/detail_headache.htm. Último acceso: 8 de enero de 2016.
  3. May A. Cluster headache: Epidemiology, clinical features and diagnosis (Cefalea en racimos: epidemiología, características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de enero de 2016.
  4. May A. Cluster headache: Epidemiology, clinical features and diagnosis (Cefalea en racimos: tratamiento agudo y preventivo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de enero de 2016.
  5. Neurological exam (Examen neurológico). American Brain Tumor Association (Asociación Estadounidense para la Investigación de Tumores Cerebrales). http://www.abta.org/brain-tumor-information/diagnosis/neurological-exam.html. Último acceso: 8 de enero de 2016.
  6. Capsicum. Natural Medicines Comprehensive Database (Base de datos exhaustiva de medicamentos naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 9 de enero de 2016.
  7. Swanson JW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 13 de enero de 2016.