Descripción general

La leucemia linfocítica crónica es un tipo de cáncer de la sangre y de la médula ósea, el tejido esponjoso que se encuentra dentro de los huesos y donde se producen los glóbulos blancos.

El término «crónica» quiere decir que esta enfermedad por lo general avanza con mayor lentitud que otros tipos de leucemia. El término «linfocítica» hace referencia a las células afectadas por la enfermedad, un grupo de glóbulos blancos llamados linfocitos, que ayudan al cuerpo a combatir infecciones.

La leucemia linfocítica crónica afecta a adultos mayores con mayor frecuencia. Existen tratamientos para ayudar a controlar la enfermedad.

Atención médica en caso de leucemia linfocítica crónica en Mayo Clinic

Síntomas

Muchas personas con leucemia linfocítica crónica no tienen síntomas iniciales. En las personas que presentan signos y síntomas, estos pueden incluir lo siguiente:

  • Ganglios linfáticos agrandados, pero indoloros
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor en la parte superior izquierda del abdomen, que puede estar causado por el aumento de tamaño del bazo
  • Sudoraciones nocturnas
  • Pérdida de peso
  • Infecciones frecuentes

Cuándo consultar con el médico

Pide una consulta con tu médico si te preocupa cualquiera de los signos o síntomas.

Causas

Los médicos no saben con certeza qué es lo que activa el proceso que da lugar a la leucemia linfocítica crónica. Sí saben que sucede algo que provoca una mutación genética en el ADN de las células hematopoyéticas (que producen sangre). Esta mutación hace que las células sanguíneas produzcan linfocitos (un tipo de glóbulo blanco que ayuda al organismo a combatir las infecciones) anormales e ineficaces.

Además de ser ineficaces, los linfocitos anormales continúan viviendo y multiplicándose más tiempo que los linfocitos normales Los linfocitos anormales se acumulan en la sangre y en ciertos órganos, y allí producen complicaciones. Pueden desplazar las células sanas de la médula ósea e interferir en la producción de células sanguíneas normales.

Los médicos e investigadores trabajan para entender el mecanismo exacto que desencadena la leucemia linfocítica crónica.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener leucemia linfocítica crónica incluyen:

  • La edad. La mayoría de las personas con leucemia linfocítica crónica son mayores de 60 años.
  • La raza. Es más probable que los blancos desarrollen la leucemia linfocítica crónica que las personas de otras razas.
  • Antecedentes familiares de cánceres de sangre y médula ósea. Un antecedente familiar de leucemia linfocítica crónica u otro cáncer de la sangre o de la médula espinal puede aumentar el riesgo.
  • Exposición a químicos. Ciertos herbicidas e insecticidas, incluidos Agent Orange que se usó durante la guerra de Vietnam, han sido relacionados con un riesgo aumentado de leucemia linfocítica crónica.

Complicaciones

La leucemia linfocítica crónica puede causar complicaciones, como las siguientes:

  • Infecciones frecuentes. Las personas con leucemia linfocítica crónica pueden experimentar infecciones frecuentes. En la mayoría de los casos, se trata de infecciones frecuentes de las vías respiratorias superiores e inferiores. Sin embargo, a veces las infecciones pueden ser más graves.
  • Una forma más agresiva de cáncer. Una pequeña cantidad de personas con leucemia linfocítica crónica puede sufrir una forma más agresiva de cáncer llamada linfoma difuso de linfocitos B grandes. A veces, los médicos se refieren a esto como síndrome de Richter.
  • Mayor riesgo de otros tipos de cáncer. Las personas con leucemia linfocítica crónica corren mayor riesgo de sufrir otros tipos de cáncer, entre ellos, cáncer de piel (como el melanoma), y cáncer del pulmón y el tubo digestivo.
  • Problemas en el sistema inmunitario. Una pequeña cantidad de personas con leucemia linfocítica crónica puede sufrir un problema en el sistema inmunitario que hace que las células del sistema inmunitario que combaten las enfermedades ataquen por error a las células sanguíneas o a las plaquetas.