La mayoría de las personas sienten dolor de cabeza de vez en cuando. No obstante, si sientes dolor de cabeza casi todos los días, es posible que padezcas dolor de cabeza crónico diario.

La naturaleza constante del dolor de cabeza crónico diario hace que sea uno de los dolores de cabeza más incapacitantes. La administración del tratamiento inicial activo, constante y a largo plazo pueden disminuir el dolor, así como hacer que padezcas menos dolores de cabeza.

Por definición, los dolores de cabeza crónicos diarios aparecen 15 días o más por mes, durante al menos tres meses. Los dolores de cabeza crónicos diarios verdaderos (primarios) no son provocados por otro trastorno.

Hay dolores de cabeza crónicos diarios de corta duración y de larga duración. Los de larga duración duran más de cuatro horas. Algunos de ellos son:

  • Migraña crónica
  • Dolor de cabeza crónico de tipo tensional
  • Dolor de cabeza crónico diario
  • Hemicránea continua

Migraña crónica

Este tipo de migraña ocurre habitualmente en personas con antecedentes de migrañas episódicas. Las migrañas crónicas ocurren ocho o más días por mes, durante al menos tres meses y suelen tener las siguientes características:

  • Afectan uno o ambos lados de la cabeza
  • Producen una sensación pulsátil
  • Causan dolor moderado a intenso
  • Se agravan con la actividad física de rutina

Y provocan al menos uno de los siguientes síntomas:

  • Náuseas, vómitos o ambos
  • Sensibilidad a la luz y al sonido

Dolor de cabeza crónico de tipo tensional

Estos dolores de cabeza suelen tener las siguientes características:

  • Afectan a ambos lados de la cabeza
  • Causan dolor leve a moderado
  • Causan dolor que se siente como una presión o tensión, pero no es pulsátil
  • No se agravan con la actividad física de rutina

Algunas personas pueden presentar sensibilidad en el cráneo.

Dolor de cabeza crónico diario

Estos dolores de cabeza aparecen de manera súbita y, por lo general, se presentan en personas sin antecedentes de dolor de cabeza. A partir del tercer día del primer dolor de cabeza, se vuelven constantes. Tienen al menos dos de las siguientes características:

  • Suelen afectar a ambos lados de la cabeza
  • Causan dolor que se siente como una presión o tensión, pero no son pulsátiles
  • Causan dolor leve a moderado
  • No se agravan con la actividad física de rutina

Hemicránea continua

Características de estos dolores de cabeza:

  • Afectan un solo lado de la cabeza
  • Son diarios y continuos, sin períodos sin dolor
  • Causan dolor moderado con aumentos súbitos de dolor intenso
  • Responden al analgésico de venta bajo receta indometacina (Indocin)
  • A veces se vuelven intensos, con presencia de síntomas parecidos a la migraña

Además, la hemicránea continua se relaciona con al menos una de las siguientes características:

  • Ojos enrojecidos y llorosos del lado afectado
  • Congestión nasal o moqueo
  • Caída del párpado o estrechamiento de la pupila
  • Sensación de inquietud

Cuándo consultar al médico

Los dolores de cabeza ocasionales son frecuentes y, por lo general, no requieren atención médica. Sin embargo, consulta con el médico en los siguientes casos:

  • Habitualmente tienes dos o más dolores de cabeza por semana
  • Tomas un analgésico para los dolores de cabeza la mayoría de los días
  • Para aliviar los dolores de cabeza, necesitas una dosis mayor de analgésicos de venta libre que la dosis recomendada
  • El patrón del dolor de cabeza cambia o los dolores de cabeza empeoran
  • Los dolores de cabeza son incapacitantes

Busca atención médica si el dolor de cabeza tiene las siguientes características:

  • Es repentino e intenso
  • Está acompañado de fiebre, rigidez en el cuello, desorientación, convulsiones, visión doble, debilidad, entumecimiento o dificultad para hablar
  • Aparece después de una lesión en la cabeza
  • Empeora a pesar de descansar y tomar analgésicos

Las causas de muchos dolores de cabeza crónicos diarios no se entienden bien. El dolor de cabeza crónico diario verdadero (primario) no tiene una causa de fondo detectable.

Algunos de los trastornos que pueden causar el dolor de cabeza crónico diario no primario son los siguientes:

  • Inflamación u otros problemas de los vasos sanguíneos del cerebro y alrededor del este, como el accidente cerebrovascular
  • Infecciones, como la meningitis
  • Presión intracraneal demasiado alta o demasiado baja
  • Tumor cerebral
  • Lesión cerebral traumática

Dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos

Por lo general, este tipo de dolor de cabeza se presenta en personas que padecen un trastorno de dolor de cabeza episódico, normalmente migraña o dolor de cabeza tensional, y que toman demasiados analgésicos. Si tomas analgésicos —incluso los que se venden sin receta— más de dos veces por semana (o nueve días por mes), tienes riesgo de padecer dolor de cabeza de rebote.

Los factores asociados con el desarrollo de dolores de cabeza frecuentes son:

  • Ser de sexo femenino
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Alteraciones del sueño
  • Obesidad
  • Ronquidos
  • Consumo excesivo de cafeína
  • Consumo excesivo de medicamentos para el dolor de cabeza
  • Otros trastornos de dolor crónico

Si tienes dolores de cabeza crónicos diarios, también tienes más probabilidades de tener depresión, ansiedad, trastornos del sueño y otros problemas físicos y psicológicos.

Es probable que comiences por ver a tu médico de cabecera o a un médico clínico. Sin embargo, es posible que te deriven a un especialista en dolores de cabeza.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Lleva un registro de los dolores de cabeza, que debería comprender cuándo comenzó cada dolor de cabeza, cuánto duró, cuán intenso fue, qué estabas haciendo segundos antes de que comience y cualquier dato relevante sobre el dolor de cabeza.
  • Anota los síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que estés tomando, además de las dosis y la frecuencia con que los tomas. Incluye los medicamentos que hayas tomado con anterioridad.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar la información que te proporcione el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Para los dolores de cabeza crónicos, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa probable de mis dolores de cabeza?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los dolores de cabeza?
  • ¿Los dolores de cabeza han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los dolores de cabeza?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los dolores de cabeza?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los dolores de cabeza?

Qué puedes hacer mientras tanto

Para aliviar el dolor de cabeza hasta que veas al médico, puedes hacer lo siguiente:

  • Evita las actividades que empeoran los dolores de cabeza.
  • Toma analgésicos de venta libre, como naproxeno sódico (Aleve) e ibuprofeno (Advil, Motrin IB, y otros). Para evitar los dolores de cabeza por efecto rebote, no tomes estos medicamentos más de tres veces por semana.

Es posible que el médico te examine para detectar signos de enfermedad, infección o problemas neurológicos. Te preguntará sobre tus antecedentes de dolores de cabeza.

Si la causa de los dolores de cabeza sigue siendo incierta, el médico puede indicar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada o resonancia magnética para buscar una afección oculta.

El tratamiento de un trastorno preexistente suele detener los dolores de cabeza frecuentes. Cuando no hay otras afecciones a la vista, el tratamiento comprende la prevención del dolor.

Las estrategias de prevención varían, según el tipo de dolor de cabeza que tengas y si el uso excesivo de medicamentos contribuye con los dolores de cabeza. Si tomas analgésicos más de tres veces por semana, el primer paso puede ser dejar esos medicamentos bajo la orientación de tu médico.

Cuando estés listo para comenzar una terapia preventiva, es posible que tu médico te recomiende lo siguiente:

  • Antidepresivos. Los antidepresivos tricíclicos, como la nortriptilina (Pamelor), se pueden usar para tratar los dolores de cabeza crónicos. Esos medicamentos también pueden ayudar a tratar la depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño que, por lo general, se presentan con los dolores de cabeza crónicos diarios.

    Otros antidepresivos, como el inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina fluoxetina (Prozac, Sarafem y otros) pueden ayudar a tratar la depresión y la ansiedad, pero no se ha demostrado que sean más eficaces que un placebo para los dolores de cabeza.

  • Betabloqueantes. Estos medicamentos, que normalmente se usan para tratar la presión arterial alta, también son una ayuda para prevenir las migrañas episódicas. Algunos de los betabloqueantes son el atenolol (Tenormin), el metoprolol (Lopressor, Toprol-XL) y el propranolol (Inderal, Innopran XL).
  • Medicamentos anticonvulsivos. Al parecer, algunos medicamentos anticonvulsivos previenen las migrañas y también pueden usarse para evitar el dolor de cabeza crónico diario. Algunas de las opciones son el topiramato (Topamax, Qudexy XR, otros), el divalproato sódico (Depakote) y la gabapentina (Neurontin, Gralise).
  • AINE. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides que se venden con receta —como el naproxeno sódico (Anaprox, Naprelan)— pueden ser útiles, en particular, si estás dejando otros analgésicos. También se pueden usar de forma periódica cuando el dolor de cabeza es más intenso.
  • Toxina botulínica. Las inyecciones de onabotulinumtoxina (bótox) les dan alivio a algunas personas y pueden ser una opción factible para quienes no toleran bien la medicación diaria.

Lamentablemente, algunos dolores de cabeza crónicos diarios continúan siendo resistentes a todos los medicamentos.

Para muchas personas, las terapias alternativas o complementarias alivian los dolores de cabeza. Sin embargo, hay que tener cautela. No todas las terapias alternativas o complementarias han sido estudiadas como tratamientos para los dolores de cabeza, y otras deben investigarse en mayor profundidad.

  • Acupuntura. Esta técnica ancestral utiliza agujas delgadas como un cabello que se colocan en determinados puntos de diferentes zonas de la piel. Si bien los resultados son variados, algunos estudios demostraron que la acupuntura ayuda a disminuir la frecuencia y la intensidad de los dolores de cabeza crónicos.
  • Biorretroalimentación. Podrías controlar los dolores de cabeza si tomas más conciencia de ciertas respuestas del cuerpo (como la tensión muscular, la frecuencia cardíaca y la temperatura de la piel) y luego las modificas.
  • Masajes. El masaje puede disminuir el estrés, aliviar el dolor y producir relajación. Aunque no se ha determinado su utilidad como tratamiento para el dolor de cabeza, el masaje puede ser especialmente útil si tienes tensión en los músculos de la espalda, la cabeza, el cuello y los hombros.
  • Hierbas, vitaminas y minerales. Hay algunas pruebas de que hierbas como la matricaria y la uña de caballo podrían prevenir las migrañas o disminuir su intensidad. Una dosis alta de riboflavina (vitamina B-2) también podría disminuir las migrañas.

    Los suplementos de coenzima Q10 pueden ser útiles para algunas personas. Y los suplementos orales de sulfato de magnesio pueden disminuir la frecuencia de los dolores de cabeza en ciertas personas, aunque no todos los estudios están de acuerdo. Pregúntale al médico si estos tratamientos son adecuados para ti. No consumas riboflavina (vitamina B-2), matricaria y uña de caballo si estás embarazada.

  • Estimulación eléctrica del nervio occipital. Se realiza una cirugía para implantar un pequeño electrodo a batería cerca del nervio occipital, que se encuentra en la base del cuello. El electrodo envía impulsos eléctricos continuos al nervio para aliviar el dolor. Este abordaje se considera en etapa de investigación.

Antes de probar una terapia complementaria o alternativa, habla con el médico sobre los riesgos y los beneficios.

Los dolores de cabeza crónicos diarios pueden afectar el trabajo, las relaciones y la calidad de vida. A continuación, te ofrecemos ayuda para afrontar los desafíos.

  • Toma el control. Comprométete a vivir una vida plena y satisfactoria. Trabaja con tu médico para desarrollar un plan de tratamiento que sea adecuado para ti. Cuida bien de ti mismo. Haz cosas que te levanten el ánimo.
  • Busca comprensión. No esperes que los amigos y los seres queridos sepan de manera instintiva qué es lo mejor para ti. Pide lo que necesitas, ya sea un momento a solas o que no le den tanta atención a los dolores de cabeza.
  • Averigua sobre grupos de apoyo. Tal vez te resulte útil hablar con otras personas que tienen dolores de cabeza intensos.
  • Considera la terapia psicológica. Un consejero o terapeuta brinda apoyo y puede ayudarte a controlar el estrés. El terapeuta también pude ayudarte a comprender los efectos psicológicos del dolor de cabeza. Además, hay pruebas de que la terapia cognitiva conductual puede disminuir la frecuencia y la intensidad de los dolores de cabeza.

Cuidarte puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza crónicos diarios.

  • Evita los desencadenantes de los dolores de cabeza. Llevar un diario del dolor de cabeza puede ayudarte a determinar qué desencadena los dolores de cabeza para poder evitar los desencadenantes. Incluye detalles de cada dolor de cabeza, como cuándo comenzó, qué estabas haciendo en ese momento y cuándo duró.
  • Evita el uso excesivo de medicamentos. Tomar medicamentos para el dolor de cabeza, incluso medicamentos de venta libre, más de dos veces a la semana puede aumentar la intensidad y frecuencia de los dolores de cabeza. Consulta con tu médico sobre cómo dejar los medicamentos porque puede haber efectos secundarios graves si se hace inadecuadamente.
  • Duerme lo suficiente. El adulto promedio necesita de siete a ocho horas de sueño por noche. También es mejor irse a la cama y despertarse a horas regulares.
  • No te saltees comidas. Come alimentos saludables a aproximadamente la misma hora todos los días. Evita los alimentos o las bebidas, como las que contienen cafeína, que parecen desencadenar los dolores de cabeza. Baja de peso si tienes obesidad.
  • Haz ejercicio regularmente. La actividad física aeróbica regular puede mejorar el bienestar físico y mental, y reducir el estrés. Con la aprobación del médico, elige actividades que disfrutes, como caminar, nadar o andar en bicicleta. Para evitar las lesiones, comienza lentamente.
  • Reduce el estrés. El estrés es un desencadenante frecuente del dolor de cabeza crónico. Organízate. Simplifica tu agenda. Planifica con anticipación. Mantente positivo. Intenta con técnicas de reducción del estrés, como yoga, taichí o meditación.
  • Reduce la cafeína. Si bien algunos medicamentos para el dolor de cabeza tienen cafeína porque puede ser beneficiosa para reducir el dolor, también lo puede agravar. Intenta minimizar o eliminar la cafeína de tu dieta.
March 10, 2015