Descripción general

En el asma infantil, los pulmones y las vías respiratorias se inflaman fácilmente al estar expuestos a ciertos detonantes, como inhalar el polen del aire o tener un resfrío u otra infección respiratoria. El asma infantil puede causar molestos síntomas diarios que interfieren con los juegos, la práctica de deportes, la escuela y el descanso del niño. En algunos niños, el asma incontrolable puede causar peligrosos ataques de asma.

El asma infantil no es una enfermedad diferente al asma en los adultos, pero los niños enfrentan desafíos especiales. El asma en los niños es la principal causa de visitas al Departamento de Emergencia, hospitalizaciones y ausencia escolar. Desafortunadamente, el asma infantil no se puede curar y los síntomas pueden continuar hasta la adultez. Pero, con el tratamiento adecuado, tú y tu hijo pueden controlar los síntomas y evitar el daño a los pulmones en crecimiento.

Síntomas

Entre los signos y síntomas frecuentes del asma infantil se incluyen:

  • Tos frecuente e intermitente
  • Un sonido similar a un silbido al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Congestión u opresión en el pecho
  • Dolor de pecho, en particular en los niños más pequeños

Entre otros signos y síntomas del asma infantil se incluyen:

  • Trastornos del sueño provocados por dificultad para respirar, tos o silbido al respirar
  • Episodios de tos o silbido al respirar que empeoran con una infección respiratoria, como un resfrío o gripe
  • Retraso en la recuperación o desarrollo de bronquitis luego de una infección respiratoria
  • Problemas para respirar que pueden significar limitaciones en los juegos y ejercicios
  • Fatiga, que puede provocar falta de descanso

El primer signo de asma en los niños pequeños puede ser un silbido al respirar recurrente que es provocado por un virus respiratorio. A medida que los niños crecen, el asma asociado con las alergias respiratorias es más frecuente

Los signos y síntomas del asma varían de un niño a otro, y pueden empeorar o mejorar con el paso del tiempo. Es posible que tu hijo solo tenga uno de los signos o síntomas, por ejemplo una tos persistente o congestión en el pecho.

Puede ser difícil saber si los síntomas del niño son provocados por el asma u otra causa. El silbido al respirar periódico o persistente y otros síntomas similares al asma pueden ser provocados por una bronquitis infecciosa u otro problema respiratorio.

Cuándo consultar con el médico

Lleva al niño a un médico lo antes posible si sospechas que podría tener asma. Un tratamiento temprano no solo ayudará a controlar los síntomas diarios del asma, sino que también ayudará a evitar ataques de asma.

Pide una consulta con el médico del niño si observas:

  • Una tos constante, intermitente o que parece estar relacionada con la actividad física
  • Sonidos similares a un silbido cuando el niño exhala
  • Dificultad para respirar o respiración rápida
  • Quejas por una opresión en el pecho
  • Episodios repetidos de posible bronquitis o neumonía

Si el niño tiene asma, es posible que diga cosas como «siento algo raro en el pecho» o «siempre toso». Presta atención mientras el niño duerme para detectar episodios de tos. Esta tos puede o no despertar al niño. Los llantos, risas, gritos, reacciones emocionales fuertes y estrés también pueden desencadenar la tos o el silbido al respirar.

Si al niño se le diagnostica asma, la creación de un plan de acción para el asma puede ayudarte a ti y las demás personas responsables del cuidado a supervisar los síntomas y saber qué hacer si se produce un ataque de asma.

Cuándo buscar un tratamiento de emergencia

En casos graves, es posible que veas cómo el pecho y los costados del niño se meten hacia adentro mientras es esfuerza por respirar. El niño puede sufrir un aumento en los latidos del corazón, sudoración y dolor en el pecho. Busca atención de urgencia si el niño:

  • Debe detenerse a la mitad de una oración para recuperar el aliento
  • Utiliza los músculos abdominales para respirar
  • Dilata las fosas nasales cuando inhala
  • Debe hacer tanto esfuerzo para respirar que el abdomen se inserta debajo de las costillas cuando inhala

Incluso si al niño se le diagnosticó asma, busca atención médica inmediata si tiene problemas para respirar. Si bien los episodios de asma tienen diversas gravedades, los ataques de asma comienzan por una tos y luego generan un silbido al respirar y dificultades para respirar.

Causas

Las causas no diagnosticadas del asma infantil no se entienden claramente. Tener un sistema inmunitario demasiado sensible generalmente tiene que ver. Estos pueden ser algunos de los factores involucrados:

  • Rasgos heredados
  • Algunos tipos de infecciones en las vías respiratorias ocurridas a muy corta edad
  • Exposición a factores ambientales, como el humo del cigarrillo u otros contaminantes del aire

La mayor sensibilidad del sistema inmunitario produce inflamación de los pulmones y las vías respiratorias, y produce mucosidad al estar expuesto a ciertos detonantes. La reacción a los detonantes puede retrasarse, lo que dificulta su identificación. Estos detonantes varían de un niño a otro y pueden incluir:

  • Infecciones virales, como el resfrío común
  • Exposición a los contaminantes del aire, como el humo del tabaco
  • Alergias a los ácaros del polvo, la caspa de las mascotas, el polen o el moho
  • Actividad física
  • Cambios del clima o aire frío

A veces, los síntomas del asma ocurren sin ningún detonante aparente.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar la probabilidad de que los niños desarrollen asma se incluyen:

  • Exposición al humo de tabaco
  • Reacciones alérgicas anteriores, incluidas reacciones cutáneas, alergias a alimentos o rinitis alérgica (fiebre del heno)
  • Antecedentes familiares de asma, rinitis alérgica, urticaria o eccema
  • Vivir en un área urbana con mayor exposición a la polución del aire
  • Obesidad
  • Afecciones respiratorias, como nariz congestionada crónica (rinitis), senos paranasales inflamados (sinusitis) o neumonía
  • Acidez estomacal (enfermedad de reflujo gastroesofágico)
  • Ser de sexo masculino
  • Ser afroamericano

Complicaciones

El asma puede provocar diversas complicaciones, tales como las siguientes:

  • Ataques graves de asma que requieren tratamiento o atención médica de urgencia
  • Estrechamiento permanente de las vías respiratorias (bronquios)
  • Días de escuela perdidos y atraso en los contenidos de la escuela
  • Poco sueño y fatiga
  • Síntomas que interfieren con los juegos, deportes y demás actividades

Prevención

La planificación cuidadosa y las medidas para evitar los factores desencadenantes del asma son las mejores maneras para prevenir los ataques de asma.

  • Limita la exposición a los factores desencadenantes del asma. Actúa de manera proactiva para ayudar a tu hijo a evitar los alérgenos e irritantes que desencadenan los síntomas de asma.
  • No permitas que fumen cerca de tu hijo. La exposición al humo del tabaco durante la infancia es un factor de riesgo potente para el asma infantil, así como un desencadenante frecuente de los ataques de asma.
  • Alienta a tu hijo a ser activo. Siempre que el asma de tu hijo esté bien controlada, la actividad física regular puede acondicionar los pulmones para que funcionen de manera más eficiente.
  • Consulta con el médico cuando sea necesario. Consulta con el médico de manera regular. No ignores los signos de que el asma de tu hijo tal vez no esté bajo control, por ejemplo, si necesita usar un inhalador de acción rápida con demasiada frecuencia. El asma cambia con el tiempo. Consultar con el médico de tu hijo puede ayudarte a ajustar el tratamiento según sea necesario para mantener los síntomas bajo control.
  • Ayuda a tu hijo a mantener un peso saludable. El sobrepeso puede empeorar los síntomas del asma y pone a tu hijo en riesgo de tener otros problemas de salud.
  • Mantén controlada la acidez estomacal. El reflujo de ácido estomacal o la acidez estomacal grave (enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE) puede empeorar los síntomas de asma de tu hijo. Es posible que tu hijo necesite medicamentos recetados o de venta libre para controlar el reflujo de ácido estomacal.
Aug. 19, 2017
References
  1. Huffaker MF, et al. Pediatric asthma: Guidelines-based care, omalizumab, and other potential biologic agents (Asma pediátrico: atención basada en pautas, omalizumab y otros posibles agentes biológicos). Immunology Allergy Clinics of North America (Clínicas de Alergia e Inmunología de Norteamérica). 2015;35:129.
  2. Link HW. Pediatric asthma in a nutshell (Asma pediátrico en síntesis). Pediatrics in Review. 2014;35:287.
  3. Asthma and physical activity in the school: Making a difference (Asma y actividad física en la escuela: marcar la diferencia). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/resources/lung/asthma-physical-activity-html. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  4. So you have asthma (Entonces tienes asma). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/resources/lung/asthma-guide. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  5. Childhood asthma (Asma infantil). American Academy of Allergy, Asthma & Immunology (Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología). ttp://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/at-a-glance/allergy-shots.aspx. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  6. Hay WW, et al. Allergic disorders (Trastornos alérgicos). En: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics (Diagnóstico actual y tratamiento: pediatría). 22.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2014. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  7. VanGarsse A, et al. Pediatric asthma for the primary care practitioner (Asma pediátrico para el profesional de atención médica primaria). Primary Care: Clinics in Office Practice (Atención primaria: clínica en el ejercicio privado de la medicina). 2015;42:129.
  8. Expert panel report 3 (EPR-3): Guidelines for the diagnosis and management of asthma (Informe del panel de expertos 3: pautas para el diagnóstico y tratamiento del asma). Bethesda (MD): National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud). http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/asthma/06_sec3_comp3.pdf. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  9. Updated information on leukotriene inhibitors: Montelukast (marketed as Singulair), zafirlukast (marketed as Accolate), and zileuton (marketed as Zyflo and Zyflo CR) (Información actualizada sobre los inhibidores de leucotrienos: montelukast [comercializado como Singulair], zafirlukast [comercializado como Accolate] y zileutón [comercializado como Zyflo y Zyflo CR]). U.S. Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.) http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/PostmarketDrugSafetyInformationforPatientsandProviders/DrugSafetyInformationforHeathcareProfessionals/ucm165489.htm. Último acceso: 9 de diciembre de 2015.
  10. Asma. Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 15 de diciembre de 2015.
  11. Martin RJ. Complementary, alternative, and integrative therapies for asthma (Terapias complementarias, alternativas e integradoras para el asma). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de diciembre de 2015.
  12. Li JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 29 de diciembre de 2015.
  13. Albertson TE, et al. The combination of fluticasone furoate and vilanterol trifenatate in the management of asthma: Clinical trial evidence and experience (La combinación de furoato de fluticasona y trifenatato de vilanterol para el tratamiento de asma: evidencia y experiencia del ensayo clínico). Avances terapéuticos de la enfermedad respiratoria. 2015;1.