Descripción general

La varicela es una infección viral que provoca una erupción cutánea con picazón y ampollas pequeñas y llenas de líquido. La varicela es altamente contagiosa para las personas que no padecieron la enfermedad o no se vacunaron contra la misma. Antes de la vacunación de rutina contra la varicela, virtualmente todas las personas se infectaban antes de llegar a la adultez, en ocasiones con complicaciones graves. En la actualidad, la cantidad de casos y hospitalizaciones se redujeron drásticamente.

En la mayoría de los casos, la varicela es una enfermedad leve. No obstante, es mejor vacunarse. La vacuna de la varicela es una forma segura y eficaz de evitar la enfermedad y sus posibles complicaciones.

Síntomas

La infección de viruela suele manifestarte entre 10 y 21 días luego de la exposición al virus y suele durar entre 5 y 10 días. La erupción cutánea es el indicio más claro de la viruela. Entre los signos y síntomas, que pueden aparecer entre uno y dos días después de la erupción cutánea, se incluyen:

  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga y un malestar general (decaimiento)

Una vez que aparece la erupción cutánea de la viruela, pasa por tres fases:

  • Bultos rojos o rosados (pápulas) que aparecen durante varios días
  • Pequeñas ampollas (vesículas) llenas de líquido que se forman sobre los bultos alrededor de un día antes de romperse y drenar
  • Costras que cubren las ampollas rotas y tardan varios días en curarse

Bultos nuevos que continúan apareciendo durante varios días Como resultado, puedes pasar por las tres etapas de la erupción cutánea (bultos, ampollas y costras) al mismo tiempo durante el segundo día de la afección. Una vez que estás infectado, puedes transmitir el virus hasta por 48 horas antes de la aparición de la erupción cutánea, y puedes contagiar la enfermedad hasta que se formen costras en todas las lesiones.

La enfermedad suele ser leve en los niños saludables. En los casos graves, la erupción cutánea se extiende hasta cubrir todo el cuerpo y se pueden formar lesiones en la garganta, los ojos y las membranas mucosas de la uretra, el ano y la vagina. Continúan apareciendo lesiones nuevas durante varios días.

Cuándo consultar al médico

Si sospechas que tú o tu hijo tienen viruela, consulta con un médico. Por lo general, el médico puede diagnosticar la viruela al examinar la erupción cutánea y observar la presencia de los síntomas concomitantes. El médico también puede recetar medicamentos para aliviar la gravedad de la viruela y tratar las complicaciones, en caso de ser necesario. Asegúrate de pedir por adelantado una consulta y mencionar que crees que tú o tu hijo tienen viruela, para evitar las esperas, donde se podrían infectar las personas presentes en la sala de espera.

Asimismo, asegúrate de indicar al médico si se presentan algunas de estas complicaciones:

  • La erupción cutánea se extiende a los ojos.
  • La erupción cutánea se torna muy roja, caliente o sensible, lo que es un indicio de una posible infección cutánea bacteriana secundaria.
  • La erupción cutánea está acompañada por mareos, desorientación, palpitaciones, dificultad para respirar, temblores, pérdida de coordinación muscular, tos que empeora, vómitos, rigidez de nuca o una fiebre que supera los 102 ºF (38,9 ºC).
  • En el hogar hay personas tienen inmunodeficiencia o son menores de seis meses.

Factores de riesgo

La varicela, que está causada por el virus varicela zóster, es muy contagiosa y puede propagarse rápidamente. El virus se transmite por el contacto directo con la erupción cutánea o por el contacto con gotas que quedan en el aire al toser o estornudar.

El riesgo de contraer varicela es más alto en los siguientes casos:

  • No has tenido varicela
  • No has recibido la vacuna contra la varicela
  • Trabajas en o asistes a una escuela o un centro de cuidado de niños
  • Vives con niños

La mayoría de las personas que han tenido varicela o han recibido la vacuna contra esta enfermedad son inmunes a la varicela. Si contraes varicela aunque te hayas vacunado, los síntomas suelen ser más leves, con menos ampollas y sin fiebre o con poca fiebre. Algunas personas pueden contraer varicela más de una vez, pero esto es poco frecuente.

Complicaciones

La varicela suele ser una enfermedad leve. Pero puede ser grave y provocar complicaciones y también la muerte, especialmente en personas de alto riesgo. Entre las complicaciones se incluyen:

  • Infecciones bacterianas de la piel, tejidos blandos, huesos, articulaciones o torrente sanguíneo (septicemia)
  • Deshidratación
  • Neumonía
  • Inflamación del cerebro (encefalitis)
  • Síndrome de choque tóxico
  • Síndrome de Reye en el caso de las personas que toman aspirinas durante la varicela

¿Quiénes están en riesgo?

Entre las personas que tienen alto riesgo de sufrir complicaciones por la varicela se incluyen:

  • Niños recién nacidos y bebés pequeños cuyas madres nunca tuvieron varicela ni se vacunaron contra la varicela
  • Adultos
  • Mujeres embarazadas que no tuvieron varicela
  • Personas cuyos sistemas inmunitarios están afectados por medicamentos, como la quimioterapia, u otra enfermedad, como cáncer o VIH
  • Personas que toman medicamentos esteroides para otra enfermedad o afección, como los niños con asma
  • Personas que toman otros medicamentos que suprimen el sistema inmunitario

La varicela y el embarazo

Otras complicaciones de la varicela afectan a las mujeres embarazadas. La varicela en una etapa temprana del embarazo puede tener como resultado diversos problemas en un niño recién nacido, incluido un bajo peso al nacer y defectos de nacimiento, como anormalidades en las extremidades. El bebé corre más riesgo cuando la madre desarrolla varicela en la semana anterior al parto o en los días posteriores al parto. En este caso, puede tratarse de una infección grave y potencialmente mortal para un niño recién nacido.

Si estás embarazada y no te vacunaste contra la varicela, habla con tu médico sobre los riesgos para ti y tu bebé .

La varicela y el zóster

Si tuviste varicela, corres riesgo de padecer otra enfermedad provocada por el virus varicella-zoster denominada zóster. Luego de la infección de la varicela, parte del virus varicella-zoster puede permanecer en las células nerviosas. Muchos años más tarde, el virus se puede reactivar y resurgir como zóster, un grupo de dolorosas ampollas que desaparecen en poco tiempo. El virus tiene más probabilidades de reaparecer en adultos mayores y personas con sistemas inmunitarios debilitados.

El zóster puede tener sus propias complicaciones: una afección en la que el dolor del zóster persiste durante mucho tiempo luego de que desaparecen las ampollas. Esta complicación, denominada neuralgia posherpética, puede ser grave.

Existe una vacuna contra el zóster (Zostavax) y se recomienda para adultos mayores de 60 años que tuvieron varicela.

Prevención

La vacuna contra la varicela es la mejor manera de prevenir esta enfermedad. Expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) calculan que la vacuna ofrece protección absoluta contra el virus en el 98 por ciento de las personas que reciben ambas dosis recomendadas. Cuando la protección de la vacuna no es absoluta, disminuye significativamente la gravedad de la enfermedad.

La vacuna contra la varicela (Varivax) está recomendada para las siguientes personas:

  • Niños pequeños. En los Estados Unidos, los niños reciben dos dosis de la vacuna contra la varicela (la primera entre los 12 y los 15 meses, y la segunda entre los 4 y los 6 años) como parte del calendario de vacunación infantil de rutina. La vacuna puede combinarse con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola, pero para algunos niños de 12 a 23 meses, la combinación puede aumentar el riesgo de fiebre y convulsiones. Analiza con el médico del niño las ventajas y las desventajas de combinar las vacunas.
  • Niños mayores no vacunados. Los niños de 7 a 12 años que no se han vacunado deben recibir dos dosis de actualización de la vacuna contra la varicela, separadas por un mínimo de tres meses. Los niños de 13 años en adelante que no se han vacunado también deben recibir dos dosis de actualización de la vacuna, separadas por un mínimo de cuatro semanas.
  • Adultos no vacunados que nunca han tenido varicela pero están en alto riesgo de exposición. Esto incluye a personal de cuidado de la salud, maestros, empleados que cuidan a niños, viajeros internacionales, personal militar, adultos que viven con niños pequeños y todas las mujeres en edad fértil. Los adultos que nunca han tenido varicela o nunca se han vacunado suelen recibir dos dosis de la vacuna separadas por cuatro a ocho semanas. Si no recuerdas si has tenido varicela o si has recibido la vacuna, un análisis de sangre puede determinar tu inmunidad.

Si has tenido varicela, no necesitas la vacuna contra esta enfermedad. Si la persona ha tenido varicela, suele ser inmune al virus durante toda su vida. Es posible contraer varicela más de una vez, pero esto es poco frecuente. Sin embargo, si tienes más de 60 años, habla con el médico sobre la vacuna contra la culebrilla.

La vacuna contra la varicela no está aprobada para las siguientes personas:

  • Embarazadas
  • Personas con menor inmunidad, por ejemplo, quienes tienen VIH o toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario
  • Personas alérgicas a la gelatina o al antibiótico neomicina

Habla con el médico si tienes dudas sobre la necesidad de aplicarte la vacuna. Si planificas quedar embarazada, antes de hacerlo consulta al médico para asegurarte de estar al día con las vacunas.

¿Es segura y eficaz?

Habitualmente, los padres se preguntan si las vacunas son seguras. Desde que la vacuna contra la varicela está disponible, los estudios han hallado de forma sistemática que es segura y eficaz. En general, los efectos secundarios son leves e incluyen enrojecimiento, molestias, hinchazón y, en pocas ocasiones, pequeños bultos en el lugar de la inyección.

Aug. 18, 2017
References
  1. Varicela. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/chickenpox/about/overview.html. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  2. Types of chickenpox vaccine (Tipos de vacuna contra la varicela). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/varicella/basic-types-vacc.htm. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  3. Papadakis MA, et al., eds. Viral and rickettsial infections (Infecciones virales y rickettsiosis). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2015 (Diagnósticos y tratamientos médicos actualizados 2015). 54.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  4. Complicaciones en el embarazo. March of Dimes. http://www.marchofdimes.org/complications/chickenpox-during-pregnancy.aspx#. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  5. Longo DL, et al., eds. Varicella-zoster virus infections (Infecciones por el virus varicella-zoster). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de medicina interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com.  Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  6. Varicela. Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales de Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/herpesviruses/chickenpox. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  7. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. CDC Health Information for International Travel (Información sobre la salud en viajes internacionales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades). Nueva York, N.Y.: Oxford University Press; 2016. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/infectious-diseases-related-to-travel/varicella-chickenpox. Último acceso: 23 de diciembre de 2015.
  8. Zostavax (prescribing information) (Zostavax [información de prescripción]). Kenilworth, Nueva Jersey: Merck & Co., Inc.; 2015. https://www.merckvaccines.com/Products/Zostavax/Pages/home. Último acceso: 22 de enero de 2016.
  9. Privigen (prescribing information) (Privigen [información de prescripción]). Kankakee, Illinois: CSL Behring LLC; 2016. http://www.privigen.com/professional/prescribing-information.aspx. Último acceso: 22 de enero de 2016.