Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento de la espondilosis cervical depende de la gravedad de los signos y síntomas. El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor, ayudarte a mantener tus actividades habituales tanto como sea posible y evitar lesiones permanentes a la médula espinal y los nervios.

Medicamentos

Si los analgésicos de venta libre no ayudan, el médico puede recetarte:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Es posible que necesites ibuprofeno (Ibuprofen) o naproxeno sódico (Anaprox, Anaprox DS) con concentración bajo prescripción médica para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Corticoesteroides. Los medicamentos orales, como la prednisona, pueden ayudar a aliviar el dolor. Si el dolor es intenso, el médico puede sugerir inyecciones de esteroides.
  • Relajantes musculares. Determinados medicamentos, como la ciclobenzaprina (Amrix, Fexmid) y el metocarbamol (Robaxin), pueden ayudar a aliviar los espasmos musculares en el cuello.
  • Medicamentos anticonvulsivos. Algunos tipos de medicamentos para la epilepsia, como la gabapentina (Neurontin) y la pregabalina (Lyrica), pueden atenuar el dolor de los nervios dañados.
  • Antidepresivos. Se ha demostrado que determinados medicamentos antidepresivos ayudan a aliviar el dolor de cuello de la espondilosis cervical.
  • Analgésicos recetados. El médico puede recetarte oxicodona (Percocet, Roxicet).

Terapia

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para ayudar a elongar y fortalecer los músculos del cuello y los hombros. Algunas personas con espondilosis cervical se benefician de la tracción, que puede ayudar a proporcionar más espacio dentro de la columna vertebral si las raíces nerviosas tienen pinzamientos.

Acupuntura

El médico podría recomendarte que pruebes la acupuntura para disminuir el dolor. La acupuntura debe ser realizada por un profesional de acupuntura con licencia.

Cirugía

Si el tratamiento conservador falla o si los signos y síntomas neurológicos (como debilidad en los brazos o las piernas) empeoran, es posible que necesites cirugía para crear más espacio para la médula espinal y las raíces nerviosas.

La cirugía puede comprender:

  • Quitar una hernia de disco u osteofitos
  • Quitar parte de una vértebra
  • Fusionar un segmento del cuello mediante injerto óseo y dispositivos prostéticos
Nov. 18, 2015