Infórmate sobre los efectos tardíos y a largo plazo del tratamiento oncológico para que puedas tener más control de tu salud como sobreviviente del cáncer.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento oncológico terminó, pero el tratamiento que podría haber salvado tu vida puede continuar causando efectos secundarios.

A medida que más personas viven más después del tratamiento oncológico, más se conocen los efectos secundarios tardíos del tratamiento oncológico.

Averigua todo lo que puedas sobre los efectos tardíos del tratamiento oncológico y utiliza esta información para que te ayude a controlar tu salud.

Los efectos tardíos son efectos secundarios del tratamiento oncológico que se hacen evidentes una vez que el tratamiento finalizó. Los sobrevivientes del cáncer podrían sufrir efectos tardíos del tratamiento oncológico años más tarde.

Los efectos tardíos de los tratamientos oncológicos pueden producirse por cualquiera de los tres principales tipos de tratamiento oncológico: quimioterapia, radiación y cirugía. A medida que se producen nuevos tipos de tratamientos oncológicos, los médicos podrían descubrir que esos tratamientos también causan efectos tardíos en los sobrevivientes de cáncer.

Tratamiento Efectos secundarios tardíos
Quimioterapia Cataratas
Menopausia temprana
Problemas cardíacos
Mayor riesgo de otros tipos de cáncer
Esterilidad
Problemas hepáticos
Enfermedades pulmonares
Lesión a los nervios
Osteoporosis
Capacidad pulmonar reducida
Radioterapia Cataratas
Caries dentales
Problemas cardíacos y vasculares
Hipotiroidismo
Mayor riesgo de otros tipos de cáncer
Esterilidad
Problemas intestinales
Enfermedades pulmonares
Linfedema
Problemas de memoria
Osteoporosis
Cambios en la piel
Cirugía Linfedema

Ten en cuenta que no todas las personas que reciben tratamiento oncológico manifiestan cada uno de los efectos secundarios tardíos, y que algunas personas podrían no padecer ningún efecto después del tratamiento.

Los diferentes medicamentos de quimioterapia causan diferentes efectos tardíos. Si no tomaste los medicamentos de quimioterapia que producen esterilidad, se cree que no estás en riesgo de padecer ese efecto tardío en particular.

La radiación y la cirugía solo afectan la zona del cuerpo donde se utilizan. Así que, por ejemplo, si recibiste radiación en una parte del cuerpo que no sea la cabeza o el cuello, no corres riesgo de caries dentales por causa de la radioterapia.

Si recibiste tratamiento oncológico en la infancia, podrías tener el riesgo de padecer muchos de los mismos efectos secundarios tardíos que las personas que recibieron tratamiento oncológico en edad adulta.

Sin embargo, también podrías tener el riesgo de otros efectos secundarios tardíos. Eso se debe a que los huesos, tejidos y órganos de los niños crecen más rápido durante el tratamiento, de modo que el tratamiento oncológico puede interferir durante esa etapa crítica de crecimiento.

Como sucede con los efectos secundarios tardíos en los sobrevivientes de cáncer adultos, los efectos secundarios tardíos en los sobrevivientes de cáncer infantil variarán según el tipo de cáncer y el tipo de tratamiento. Además, la edad a la que recibiste tratamiento probablemente pueda determinar qué riesgo de efectos secundarios tardíos, si hubiera alguno, podrías tener.

Estos son algunos de los efectos secundarios tardíos que tienen los sobrevivientes de cáncer infantil:

  • Problemas del corazón, incluso un mayor riesgo de ataques cardíacos
  • Problemas en los vasos sanguíneos, incluso un mayor riesgo de accidente cerebrovascular
  • Problemas pulmonares, que pueden causar dificultad para respirar
  • Problemas hepáticos
  • Problemas renales
  • Problemas óseos, como adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) y dolor articular
  • Baja estatura, causada por el crecimiento lento de los huesos
  • Obesidad
  • Esterilidad
  • Problemas de memoria y discapacidades de aprendizaje
  • Pérdida de la visión
  • Pérdida de la audición
  • Mayor riesgo de tener otros tipos de cáncer
  • Lesión a los nervios

Si recibiste tratamiento oncológico hace muchos años, tal vez supongas que cualquier problema de salud que tengas está relacionado con la edad, y no con tratamientos oncológicos anteriores.

Dile al médico lo que sepas sobre los tratamientos oncológicos que recibiste en la infancia. Si tus padres u otros familiares tienen registros de tu tratamiento, muéstraselos al médico.

Habla con el médico acerca de los efectos tardíos de tu tratamiento particular. En algunos casos, el médico sabrá cuáles son los efectos a los que estás expuesto. Sin embargo, todavía se desconocen los efectos tardíos de muchos tratamientos.

El médico podría ayudarte a comprender qué signos y síntomas son indicios de que tienes determinados efectos tardíos del tratamiento oncológico al que te sometiste. Además, el médico también podría realizarte análisis para detección de efectos tardíos del tratamiento cuando vayas a las consultas de seguimiento después de finalizado el tratamiento oncológico.

Infórmale al médico sobre cualquier signo o síntoma que te preocupe. Lo mejor es realizarte análisis para que, por lo menos, no pases mucho tiempo preocupándote sobre qué puede andar mal.

Si recibiste tratamiento para el cáncer hace muchos años o si ya no consultas con un especialista en cáncer para hacerte controles, habla con tu médico de atención primaria acerca de los efectos tardíos. Si consideras que podrías tener efectos tardíos o si el médico no sabe con seguridad a qué efectos hay que estar atentos, solicita una derivación a un especialista en cáncer.

No se sabe con certeza si los efectos tardíos se pueden prevenir ni tampoco el motivo por el cual algunas personas padecen efectos tardíos y otras no. Esto puede resultar frustrante.

Trata de no sentirte desesperanzado. Toma medidas para sentirte fuerte y sano, como hacer ejercicios y comer una dieta saludable con muchas frutas y vegetales. Esto puede ayudarte a enfrentar mejor los efectos tardíos, en caso de que los tengas.

Oct. 08, 2014