Los análisis de sangre oncológicos y otros análisis de laboratorio pueden ayudar al médico a diagnosticar el cáncer. Baja tu nivel de ansiedad informándote sobre los análisis de sangre oncológicos y cómo se usan.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si se sospecha que podrías tener cáncer, el médico puede indicarte determinados análisis de sangre oncológicos u otros análisis de laboratorio, como un análisis de orina o una biopsia de una zona sospechosa, a fin de ayudar a guiar el diagnóstico.

A excepción de los tipos de cáncer de la sangre, en general, los análisis de sangre no pueden determinar por completo si tienes cáncer o alguna otra enfermedad no cancerosa, pero le pueden dar indicios al médico acerca de lo que te está sucediendo en el cuerpo.

El hecho de que el médico te haya indicado análisis de sangre oncológicos para buscar signos de cáncer no quiere decir que se haya efectuado un diagnóstico de cáncer ni que tengas cáncer. Descubre qué podría buscar el médico cuando se realizan análisis de sangre oncológicos.

Se analizan las muestras recogidas para los análisis de sangre a fin de detectar signos de cáncer. Las muestras pueden presentar células cancerosas, proteínas y otras sustancias producidas por el cáncer. Los análisis de sangre también pueden permitir que el médico sepa cómo están funcionando tus órganos y si se han visto afectados por el cáncer.

Algunos ejemplos de análisis de sangre para diagnosticar el cáncer son:

  • Hemograma completo. Este análisis de sangre frecuente mide la cantidad de diversos tipos de células sanguíneas en una muestra de sangre. Los casos de cáncer en la sangre pueden detectarse con este análisis si se encuentran demasiadas o demasiado pocas células sanguíneas, o si se encuentran células anormales. Una biopsia de médula ósea puede ayudar a confirmar un diagnóstico de cáncer de sangre.
  • Análisis de proteínas en sangre. Un análisis (electroforesis) que sirve para analizar las diversas proteínas presentes en sangre puede ayudar a detectar determinadas proteínas anormales del sistema inmunitario (inmunoglobulinas) que a veces aparecen en un nivel elevado en personas con mieloma múltiple. Para confirmar un diagnóstico sospechado se utilizan otras pruebas, como la biopsia de médula ósea.
  • Pruebas de marcadores tumorales. Los marcadores tumorales son sustancias químicas sintetizadas por las células tumorales que pueden detectarse en la sangre.

    Sin embargo, los marcadores tumorales también son producidos por algunas células normales del cuerpo, y los niveles pueden estar notablemente elevados en trastornos no cancerosos. Esto limita el potencial de las pruebas de marcadores tumorales para ayudar a diagnosticar el cáncer. Solo en casos sumamente raros dicha prueba se consideraría suficiente para diagnosticar cáncer.

    Aún no se ha determinado la mejor manera de usar los marcadores tumorales para diagnosticar el cáncer. Además, el uso de algunas pruebas de marcadores tumorales es controvertido.

    Algunos ejemplos de marcadores tumorales son el antígeno prostático específico para el cáncer de próstata, el antígeno cancerígeno 125 para el cáncer de ovario, la calcitonina para el cáncer medular de tiroides, la alfafetoproteína para el cáncer de hígado y la coriogonadotropina humana para los tumores de células germinativas, como el cáncer testicular y el cáncer de ovario.

  • Análisis de células tumorales en circulación. Para detectar células que se han desprendido del sitio original de un cáncer y que circulan por el torrente sanguíneo se utilizan análisis de sangre recientemente desarrollados. La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) ha aprobado un análisis de células tumorales en circulación para controlar a las personas con cáncer de mama, cáncer colorrectal o cáncer de próstata. Este análisis no se suele utilizar en entornos clínicos.
  • Los resultados de los análisis deben interpretarse con cuidado, ya que varios factores pueden influir en estos, como por ejemplo, las variaciones que tienen lugar en el cuerpo, o incluso lo que comes.

    Además, recuerda que las enfermedades no cancerosas a veces pueden dar resultados anormales. En otros casos, el cáncer puede estar presente a pesar de que los resultados del análisis de sangre sean normales.

    El médico revisa los resultados del análisis para determinar si los niveles bajaron dentro de los valores normales. También puede comparar tus resultados con otros anteriores.

    Si bien los análisis de sangre y orina pueden ayudar a darle pistas al médico, por lo general, se necesitan otras pruebas para llegar al diagnóstico. Para la mayoría de las formas de cáncer, suele ser necesario realizar una biopsia (un procedimiento con el que se obtiene una muestra de células sospechosas para su análisis) para llegar a un diagnóstico definitivo.

    En algunos casos, se controlan los índices de marcadores tumorales a través del tiempo. Es posible que el médico programe la realización de análisis de seguimiento en unos meses. Los marcadores tumorales muy a menudo son útiles después de recibir un diagnóstico de cáncer. El médico puede utilizar estas pruebas para determinar si el cáncer responde al tratamiento o si está aumentando de tamaño.

    En la mayoría de los casos, tras finalizar el tratamiento oncológico, el uso de análisis de sangre no es útil para descubrir si regresa el cáncer. Analiza los aspectos específicos del tipo de cáncer que tienes con el médico.

    Nov. 22, 2016