Presta atención al riesgo de quemaduras fuera del hogar, en especial si trabajas en lugares con llamas expuestas, sustancias químicas o materiales sobrecalentados.

Para reducir el riesgo de las quemaduras domésticas frecuentes:

  • Nunca dejes alimentos sobre la hornalla encendida sin prestarles atención.
  • Gira las manijas de las sartenes hacia la parte trasera de la cocina.
  • Mantén los líquidos calientes fuera del alcance de niños y mascotas.
  • Mantén los dispositivos eléctricos lejos del agua.
  • Prueba la temperatura de los alimentos antes de servírselos a un niño. No calientes el biberón del bebé en el microondas.
  • Nunca cocines con ropa holgada que podría prenderse fuego en la hornalla.
  • Si hay niños pequeños presentes, bloquea su acceso a fuentes de calor como hornallas, parrillas al aire libre, chimeneas y calefactores.
  • Antes de ubicar a un niño en el asiento del auto, controla los cinturones o hebillas.
  • Desenchufa la plancha y aparatos similares cuando no estén en uso. Guárdalos fuera del alcance de niños pequeños.
  • Cubre los tomacorrientes que no se utilicen con una tapa de seguridad. Mantén los cables eléctricos fuera del camino para que los niños no se los lleven a la boca.
  • Si fumas, evita hacerlo dentro de la casa y, en especial, nunca fumes en la cama.
  • Controla los detectores de humo y cambia las baterías regularmente.
  • Coloca un matafuego en cada piso de tu casa.
  • Mantén las sustancias químicas, los encendedores y los fósforos fuera del alcance de los niños.
  • Coloca el termostato del calentador de agua por debajo de los 120 °F (48,9 °C) para prevenir escaldaduras. Antes de bañar a un niño, prueba el agua del baño.
Aug. 01, 2015