Una fractura del fémur —el hueso más fuerte del cuerpo— por lo general es evidente porque requiere de mucha fuerza para quebrarse. Pero las fracturas de la tibia —el hueso que más peso soporta en la parte inferior de la pierna— y del hueso que se encuentra a lo largo de la tibia, debajo de la rodilla (peroné) pueden ser más sutiles.

Los signos y síntomas de una fractura en la pierna pueden comprender los siguientes:

  • Dolor intenso, que puede empeorar con el movimiento
  • Hinchazón
  • Sensibilidad
  • Hematomas
  • Deformidad evidente o acortamiento de la pierna afectada
  • Incapacidad de caminar

Los niños o los niños pequeños que empiezan a andar que se fracturan una pierna simplemente podrían dejar de caminar, aunque no puedan explicar por qué lo hacen. El llanto sin causa aparente puede ser un síntoma de que el niño pequeño tiene una fractura.

Cuándo consultar al médico

Solicita una consulta con un médico de inmediato si tú o tu hijo presentan algún signo o síntoma de una fractura en la pierna. Un retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede provocar problemas más adelante, como una mala curación.

Busca atención médica de emergencia en caso de una fractura en la pierna provocada por un traumatismo de alto impacto, como un accidente de automóvil o motocicleta. Las fracturas del fémur son lesiones graves que pueden poner en riesgo la vida y requieren servicios médicos de emergencia para ayudar a proteger la zona contra mayores daños así como para transferirte de forma segura a tu hospital local.

May 30, 2014