Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico buscará puntos sensibles en el pie y el tobillo. La ubicación precisa del dolor puede ayudar a determinar la causa.

Es posible que el médico mueva tu pie en diferentes posiciones para controlar la amplitud de movimiento. Puede pedirte que camines un trayecto corto para examinar tu marcha.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Si tus signos y síntomas sugieren una rotura o una fractura, el médico puede sugerir que te realices una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes.

  • Radiografías. La mayoría de las fracturas del tobillo y del pie pueden verse con radiografías. Es posible que el técnico tome radiografías desde varios ángulos diferentes para que las imágenes del hueso no se superpongan demasiado. Las fracturas por sobrecarga a menudo no se ven en las radiografías hasta que la rotura comienza efectivamente a curarse.
  • Gammagrafía ósea. Para la gammagrafía ósea, el técnico inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en una vena. Este material radioactivo es atraído hacia los huesos, especialmente a las partes de los huesos que están dañadas. Las zonas dañadas, como las fracturas por sobrecarga, se ven como puntos brillantes en la imagen resultante.
  • Tomografía computarizada (TC). Una tomografía computarizada toma radiografías de varios ángulos diferentes y las combina para crear imágenes transversales de las estructuras internas del cuerpo. Las tomografías computarizadas pueden revelar más detalles sobre los huesos y los tejidos blandos que los rodean, lo cual ayuda al médico a determinar el mejor tratamiento.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para crear imágenes muy detalladas de los ligamentos que ayudan a sostener juntos el pie y el tobillo. Estas imágenes ayudan a mostrar los ligamentos y los huesos y pueden identificar fracturas que no se ven en las radiografías. Estos estudios por imágenes más avanzados se suelen utilizar en personas cuyas ocupaciones requieren que estén activas de pie, como los deportistas.

Tratamiento

Los tratamientos para la fractura de tobillo o de pie varían en función del hueso que se haya fracturado y la gravedad de la lesión.

Medicamentos

El médico puede recomendarte un analgésico de venta libre, como paracetamol (Tylenol u otros).

Terapia

Una vez que el hueso haya sanado, es probable que necesites aflojar la rigidez de los músculos y los ligamentos de los tobillos y los pies. Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para mejorar tu flexibilidad y fuerza.

Cirugías y otros procedimientos

  • Reducción. Si tienes una fractura desplazada (es decir, los dos extremos de la fractura no están alineados), es posible que el médico tenga que manipular los fragmentos para que regresen a sus posiciones correctas; este proceso se denomina «reducción». Según cuánto dolor e hinchazón tengas, es posible que necesites un relajante muscular, un sedante o incluso anestesia general antes de este procedimiento.
  • Inmovilización. Para curarse, el hueso fracturado debe inmovilizarse para que sus extremos puedan unirse nuevamente. En la mayoría de los casos, esto requiere la colocación de un yeso.

    Las fracturas menores en el pie pueden requerir únicamente un dispositivo de inmovilización removible, una bota o un calzado con suela rígida. Un dedo del pie fracturado generalmente se une con cinta al dedo contiguo, con un pedazo de gasa entre ellos.

  • Cirugía. En algunos casos, es posible que el cirujano ortopédico necesite utilizar pernos, placas o tornillos para mantener la posición adecuada de los huesos durante la consolidación. Estos materiales pueden extraerse una vez que la fractura se haya curado si provocan dolor o sobresalen.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

El lugar adonde primero tendrás que ir para tratar la quebradura de tobillo o pie es una sala de urgencias o una clínica de atención inmediata. Si los fragmentos del hueso quebrado no están alineados correctamente para que el hueso se consolide, pueden derivarte a un médico que se especialice en cirugía ortopédica.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido
  • Información sobre problemas de salud de tus padres o hermanos
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes
  • Preguntas que deseas hacerle al médico

En el caso de una quebradura de pie o de tobillo, algunas preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser:

  • ¿Qué pruebas se necesitan?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • Si tengo que usar un yeso, ¿por cuánto tiempo lo tendré que usar?
  • ¿Necesitaré una cirugía?
  • ¿Qué restricciones tendré que seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Qué analgésicos recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas que tengas.

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Tuviste alguna lesión específica que desencadenara los síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecieron de repente?
  • ¿Ya te habías lesionado los tobillos o los pies antes?
  • ¿Has comenzado o has intensificado un programa de ejercicios últimamente?

Qué hacer mientras tanto

Si tu lesión no es muy grave como para dirigirte a una sala de urgencias, a continuación mencionamos algunas cosas que puedes hacer en tu hogar para cuidar la lesión hasta que puedas consultar con un médico:

  • Aplícate compresas de hielo durante 15 a 20 minutos por vez, de tres a cuatro veces por hora, para aliviar la hinchazón.
  • Mantén el pie o el tobillo elevados.
  • No pongas peso sobre el pie o el tobillo lesionados.
  • Envuelve ligeramente la lesión con una venda suave que proporcione una leve compresión.
May 19, 2017
References
  1. Brunicardi FC, et al., eds. Orthopedic surgery (Cirugía ortopédica). En: Schwartz’s Principles of Surgery (Principios de Cirugía Schwartz). 10.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 10 de diciembre de 2016.
  2. Sprains, strains and fractures (Esguinces, distensiones y fracturas). American Podiatric Medical Association (Asociación Médica Estadounidense de Podiatría). http://www.apma.org/Learn/FootHealth.cfm?ItemNumber=982. Último acceso: 17 de diciembre de 2016.
  3. Ankle fractures (broken ankle) (Fracturas de tobillo [tobillo quebrado]). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00391. Último acceso: 10 de diciembre de 2016.
  4. Stress fractures of the foot and ankle (Fracturas por sobrecarga del pie y del tobillo). American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00379. Último acceso: 10 de diciembre de 2016.
  5. Toe and forefoot fractures (Fracturas de los dedos del pie y de la parte anterior del pie). American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00165. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.
  6. Tintinalli JE, et al. Foot injuries (Lesiones en los pies). En: Tintinalli’s Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (Medicina de urgencias de Tintinalli: guía de estudio exhaustiva). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 10 de diciembre de 2016.
  7. Stress fracture (Fractura por sobrecarga). American Orthopedic Foot and Ankle Society (Sociedad Americana de Ortopedia del Pie y del Tobillo). http://www.aofas.org/footcaremd/conditions/ailments-of-the-midfoot/pages/stress-fractures.aspx?PF=1. Último acceso: 17 de diciembre de 2016.
  8. Once is enough: A guide to preventing future fractures (Una vez es suficiente: guía para prevenir futuras fracturas). NIH Osteoporosis and Bone Diseases National Resource Center (Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas de los Institutos Nacionales de Salud). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Bone/Osteoporosis/Fracture/. Último acceso: 10 de diciembre de 2016.