Descripción general

El cáncer de mama es un tipo de cáncer que se forma en las células de las mamas.

Después del cáncer de piel, el cáncer de mama es el tipo más común diagnosticado en mujeres en Estados Unidos. El cáncer de mama se puede producir tanto en hombres como en mujeres; sin embargo, es mucho más común en las mujeres.

El considerable apoyo la concientización y el financiamiento de investigaciones sobre cáncer de mama ha ayudado a mejorar los exámenes para la detección, los diagnósticos y los avances en el tratamiento del cáncer de mama. Las tasas de supervivencia del cáncer de mama han aumentado y el número de muertes ha disminuido de manera constante. Esto se debe en gran medida a varios factores, tales como la detección temprana, un nuevo enfoque de tratamiento personalizado y un mejor entendimiento de la enfermedad.

Atención del cáncer de mama en Mayo Clinic

Síntomas

Entre los signos y síntomas del cáncer de mama se pueden incluir los siguientes:

  • Un bulto o engrosamiento en la mama que se siente diferente del tejido que la rodea.
  • Cambio de tamaño, forma o aspecto de una mama.
  • Cambios en la piel que se encuentra sobre la mama, como formación de hoyuelos.
  • Un pezón que se encuentre invertido por primera vez.
  • Desprendimiento o descamación del área pigmentada de la piel que rodea el pezón (aureola) o la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o pequeños orificios en la piel que se encuentra sobre tu mama, como la piel de una naranja.

¿Cuándo debes consultar a un médico?

Si descubres un bulto u otro cambio en tu mama, a pesar de que una mamografía reciente haya salido normal, programa una consulta con tu médico para una evaluación de inmediato.

Causas

Las causas del cáncer de mama no están claras.

Los médicos saben que el cáncer de mama ocurre cuando algunas células de las mamas comienzan a crecer de forma anormal. Estas células se dividen más rápidamente que las células sanas y continúan acumulándose, y de este modo forman un bulto o una masa. Las células pueden esparcirse (metástasis) por toda la mama hasta los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.

El cáncer de mama más a menudo comienza en las células de los conductos que producen leche (carcinoma de conducto invasivo). El cáncer de mama también puede comenzar en el tejido glandular llamado lóbulos (carcinoma lobular invasivo), o en otras células o tejidos dentro de la mama.

Los investigadores han identificado factores hormonales, del estilo de vida y ambientales que pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de mama. Pero no está claro por qué algunas personas que no tienen factores de riesgo desarrollan cáncer, mientras que otras personas con factores de riesgo nunca lo desarrollan. Es probable que el cáncer de mama sea causado por una interacción compleja de la composición genética y el entorno.

Cáncer de mama heredado

Los médicos calculan que del 5 % al 10 % aproximadamente de los tipos de cáncer de mama están relacionados con mutaciones genéticas que se transmiten a través de las generaciones de una familia.

Se ha identificado una cantidad de genes mutados heredados que pueden aumentar la probabilidad de tener cáncer de mama. Los más comunes son el gen de cáncer de mama 1 (BRCA1) y el gen de cáncer de mama 2 (BRCA2), los cuales aumentan considerablemente el riesgo de tener tanto cáncer de mama como cáncer de ovario.

Si tienes importantes antecedentes familiares de cáncer de mama u otros tipos de cáncer, tu médico puede recomendarte un análisis de sangre para poder identificar las mutaciones específicas del BRCA u otros genes que se transmiten de generación en generación.

Considera preguntarle a tu médico si puede recomendarte un asesor genético que pueda revisar los antecedentes de salud de tu familia. Un asesor genético también puede analizar contigo los beneficios, los riesgos y las limitaciones de las pruebas genéticas y guiarte sobre las pruebas genéticas adecuadas.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo de cáncer de mama es cualquier cosa que te hace más propensa a tener cáncer de mama. Pero el hecho de tener uno o incluso varios factores de riesgo de cáncer de mama no necesariamente significa que desarrollarás cáncer de mama. Muchas mujeres que desarrollan cáncer de mama no presentan otros factores de riesgo que el simple hecho de ser mujer.

Los factores asociados a un mayor riesgo de cáncer de mama son los siguientes:

  • Ser mujer. Las mujeres son mucho más propensas que los hombres a desarrollar cáncer de mama.
  • Envejecimiento. El riesgo de cáncer de mama aumenta a medida que envejeces.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama. Si tuviste cáncer en una mama, tu riesgo de presentar cáncer en la otra mama es mayor.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama. Si a tu madre, hermana o hija se le diagnosticó cáncer de mama, particularmente a temprana edad, tu riesgo de tener cáncer de mama es mayor. De todas maneras, la mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer de mama no tienen antecedentes familiares de la enfermedad.
  • Genes heredados que aumentan el riesgo de cáncer. Ciertas mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de cáncer de mama pueden transmitirse de padres a hijos. Las mutaciones genéticas más comunes se denominan BRCA1 y BRCA2. Estos genes pueden aumentar en gran medida tu riesgo de presentar cáncer de mama y otros tipos de cáncer, pero no logran que el cáncer sea inevitable.
  • Exposición a la radiación. Si recibiste tratamientos con radiación en el tórax cuando eras niño o adulto joven, tus probabilidades de desarrollar cáncer de mama son mayores.
  • Obesidad. Ser obeso aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Tener tu primera menstruación a una edad temprana. Tener tu primera menstruación antes de los 12 años aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Comenzar la menopausia a una edad mayor. Si en tu caso la menopausia comenzó a una edad mayor, tienes más probabilidades de desarrollar cáncer de mama.
  • Tener tu primer hijo a una edad mayor. Las mujeres que tienen su primer hijo después de los 30 años pueden correr un riesgo mayor de cáncer de mama.
  • Nunca has estado embarazada. Las mujeres que nunca estuvieron embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que tuvieron uno o más embarazos.
  • Terapia hormonal posmenopáusica. Las mujeres que toman medicamentos de una terapia hormonal que combinan estrógeno y progesterona para tratar los signos y síntomas de la menopausia tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. El riesgo de cáncer de mama disminuye cuando las mujeres dejan de tomar estos medicamentos.
  • Beber alcohol. El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Prevención

Reducción del riesgo de cáncer de mama para mujeres con riesgo promedio

Hacer cambios en tu vida diaria podría ayudarte a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama. Intenta lo siguiente:

  • Pregunta a tu médico sobre el examen para detección de cáncer de mama. Consulta con tu médico cuándo iniciar los exámenes y análisis para detección de cáncer de mama, como exámenes clínicos de mama y mamografías.

    Habla con tu médico sobre los beneficios y riesgos del examen para detección de cáncer de mama. Juntos pueden decidir cuáles son las estrategias más adecuadas para ti con respecto al examen para detección del cáncer de mama.

  • Familiarízate con tus mamas mediante el autoexamen para conocer el estado de tu mama. Las mujeres pueden elegir familiarizarse con sus mamas al inspeccionarlas ocasionalmente durante un autoexamen para conocer el estado de sus mamas. Si hay un nuevo cambio, bulto o signos inusuales en tus mamas, comunícate con tu médico de inmediato.

    Conocer tus mamas no puede prevenir el cáncer de mama, pero te puede ayudar a entender mejor los cambios normales que sufren tus mamas y a identificar cualquier signo y síntoma inusual.

  • Si bebes alcohol, que sea con moderación. Si decides beber alcohol, limita la cantidad de alcohol que ingieres a menos de un vaso por día.
  • Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. Ten como objetivo realizar al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana. Si últimamente no has estado activa, consulta con tu médico si está de acuerdo y comienza despacio.
  • Limita el tratamiento hormonal posmenopáusico. La terapia de combinación hormonal puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama. Habla con tu médico sobre los beneficios y los riesgos de la terapia hormonal.

    Algunas mujeres experimentan signos y síntomas molestos durante la menopausia y, para ellas, el mayor riesgo de cáncer de mama puede ser aceptable a fin de aliviar los signos y síntomas de la menopausia.

    Para reducir el riesgo de cáncer de mama, adminístrate la menor dosis posible de terapia hormonal durante el menor tiempo.

  • Mantén un peso saludable. Si tienes un peso saludable, mantenlo. Si necesitas bajar de peso, pregúntale a tu médico sobre estrategias saludables para lograrlo. Reduce la cantidad de calorías que consumes por día y, poco a poco, aumenta la cantidad de actividad física que realizas.
  • Elige una dieta saludable. Las mujeres que tienen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y una mezcla de frutos secos pueden tener un menor riesgo de cáncer de mama. La dieta mediterránea se centra mayormente en alimentos basados en vegetales, como frutas y verduras, granos integrales, legumbres y frutos secos. Quienes realizan una dieta mediterránea eligen grasas saludables, como aceite de oliva en vez de manteca, y pescado en vez de carne roja.

Reducción del riesgo de cáncer de mama para mujeres con riesgo alto

Si tu médico ha evaluado tus antecedentes familiares y otros factores, y determinó que podrías tener un alto riesgo de cáncer de mama, cuentas con las siguientes opciones para reducir el riesgo:

  • Medicamentos preventivos (quimioprevención). Los medicamentos que bloquean el estrógeno pueden ayudarte a reducir el riesgo de cáncer de mama. Entre las opciones se incluyen tamoxifeno y raloxifeno (Evista). Los inhibidores de aromatasa han demostrado cierto potencial de reducción del riesgo de cáncer de mama en mujeres con alto riesgo.

    Existe el riesgo de que estos medicamentos produzcan efectos secundarios, por lo que los médicos solo los administran a mujeres con alto riesgo de cáncer de mama. Consulta con tu médico sobre los beneficios y los riesgos.

  • Cirugía preventiva. Las mujeres con un alto riesgo de cáncer de mama pueden elegir que se les extraigan las mamas saludables (mastectomía profiláctica). También pueden decidir que les extraigan los ovarios saludables (ooforectomía profiláctica) para reducir el riesgo de cáncer de mama y de ovarios.