Escuchar a tu médico decirte que tienes cáncer de mama metastásico puede ser impactante. Una vez que puedas organizar tus pensamientos, hazte tiempo para conversar con tu profesional de salud y tus seres queridos acerca de los pasos a seguir.

Aquí, en Mayo Clinic, el oncólogo Timothy J. Moynihan, M.D., brinda sus consejos acerca de qué temas hablar con tu profesional de salud y tus seres queridos.

Es de suma importancia que hables acerca de tus objetivos de tratamiento con tu profesional de salud y tus seres queridos. Algunas preguntas para iniciar la conversación pueden ser:

  • ¿Cuán agresivo quieres que sea? Dependiendo de cómo te sientas en este momento, tu edad y otros factores, podrías ser capaz de tolerar un tratamiento más agresivo o no.
  • Además del cáncer, ¿cómo te encuentras de salud? ¿Tienes otras enfermedades a considerar?
  • ¿Te preocupa poder tener hijos en el futuro? Habla con tu médico acerca de tus opciones de fecundidad y cómo podrían influir en tus planes de tratamiento. Si tienes preguntas, pídele que te derive a un especialista en fecundidad.
  • ¿Qué cuestiones relativas a la calidad de vida son más importantes para ti en este momento? ¿Estás dispuesto a tolerar los efectos secundarios del tratamiento, como fatiga y náuseas, que podrían tener un impacto negativo en tu vida diaria pero podrían prologar tu vida y tu tiempo con tus seres queridos?
  • ¿Cuán importante es el control del dolor y los síntomas para ti? Habla con el médico acerca de cómo controlarán el dolor y pregúntale si hay métodos de medicina complementaria que pueden ayudarte a afrontarlo.
  • ¿Tienes seguro médico? Si te preocupa el costo del tratamiento, infórmaselo al médico. Podría haber opciones más económicas, como medicamentos genéricos, o asistencia financiera disponibles.

Pregúntale al médico si eres candidato para algún ensayo clínico. La elegibilidad depende de varios factores, entre ellos, dónde vives, los tratamientos oncológicos para tratar el cáncer de mama a los que te hayas sometido y características particulares de tu enfermedad. Puedes acceder a un listado en el que puedes buscar ensayos clínicos en clinicaltrials.gov.

Habla con tu médico acerca de cómo medir el éxito de tu plan de tratamiento y cuándo hablar sobre detener o cambiar un tratamiento.

Si los tratamientos para reducir el crecimiento del cáncer no están funcionando, puede ser hora de discutir un cambio en el enfoque de tu tratamiento para reducir el dolor y otros síntomas mediante cuidados paliativos, terminales o en el hogar.

Habla acerca de tus deseos con tus seres queridos y tu equipo de atención médica con anticipación.

Una directiva anticipada, como un testamento vital o un poder duradero para el cuidado de la salud, puede ayudarte a decidir con anticipación cómo se te tratará. Las leyes con respecto a estos documentos varían de un estado a otro. Habla con tu médico, un asistente social o un abogado para obtener más información.

Planificar para el futuro puede parecer abrumador, pero también puede proporcionarte paz mental. Contar con un plan puede aliviar la carga emocional, financiera y legal que tu familia enfrentará cuando ya no estés.

Habla con tu abogado o un asistente social acerca de cómo crear dos testamentos diferentes, uno para fines financieros, y otro para la toma de decisiones médicas. Asignar a una persona que te ayude a tomar decisiones por ti, en el caso de que no puedas hablar por ti mismo, puede garantizar que se te trate de la manera que deseas.

También es un buen momento para ordenar tus asuntos al reunir tus registros financieros, pólizas de seguro y otros documentos importantes. Ponlos en un lugar seguro, como una caja de seguridad o una caja a prueba de incendios, o entrégaselos a tu abogado. Asegúrate de que tus seres queridos sepan dónde encontrarlos y puedan acceder a ellos en caso de emergencia.

Tal vez también quieras ayudar a tu familia a organizar el funeral o a planificar una celebración a tu vida con tus propios aportes.

March 22, 2017