Descripción general

El plexo braquial es la red de nervios que envía señales desde la columna vertebral hasta el hombro, el brazo y la mano. Las lesiones del plexo braquial se producen cuando estos nervios se estiran, se comprimen o, en los casos más graves, se desgarran o desprenden de la médula espinal.

Las lesiones leves del plexo braquial, denominadas «puntadas» o «ardores», son frecuentes en los deportes de contacto, como el fútbol americano. En ocasiones, los bebés sufren lesiones del plexo braquial durante el nacimiento. Otras afecciones, como la inflamación o los tumores, pueden afectar el plexo braquial.

Las lesiones del plexo braquial más graves por lo general se producen por accidentes automovilísticos o de motocicleta. Las lesiones del plexo branquial graves pueden hacer que el brazo se paralice y pierda la función y la sensibilidad. Los procedimientos quirúrgicos como injertos de nervios, transferencias de nervios o transferencias de músculos pueden ayudar a restaurar la función.

Síntomas

Los signos y síntomas de la lesión del plexo braquial pueden variar en gran medida, según la gravedad y la ubicación de la lesión. Por lo general, afecta un solo brazo.

Lesiones menos graves

Durante los deportes de contacto, como el fútbol americano o la lucha libre, a menudo se producen daños leves cuando los nervios del plexo braquial se estiran o se comprimen. Esos daños se denominan «puntadas» o «ardores» y pueden producir los siguientes síntomas:

  • Una sensación como un choque eléctrico y de ardor a lo largo del brazo
  • Entumecimiento y debilidad en el brazo

Por lo general, estos síntomas duran solo unos segundos o minutos, pero algunas personas pueden sentirlos durante algunos días o más.

Lesiones más graves

Los síntomas más graves se producen por lesiones que dañan gravemente o incluso desgarran los nervios. La lesión del plexo braquial más grave (avulsión) se produce cuando la raíz del nervio se desgarra de la médula espinal.

Los signos y síntomas de las lesiones más graves comprenden:

  • Debilidad o incapacidad de usar ciertos músculos de la mano, el brazo o el hombro
  • Inmovilidad e insensibilidad completas del brazo, el hombro y la mano
  • Dolor intenso

Cuándo consultar al médico

Las lesiones del plexo braquial pueden causar debilidad o discapacidad permanentes. Incluso aunque tu lesión parezca poco grave, es posible que necesites atención médica. Consulta con el médico si tienes:

  • Puntadas y ardores recurrentes
  • Debilidad en la mano o el brazo
  • Debilidad en cualquier parte del brazo después de un traumatismo
  • Parálisis completa de la extremidad superior después de un traumatismo
  • Dolor de cuello
  • Síntomas en ambos brazos
  • Síntomas en las extremidades superiores e inferiores

Es importante que te evalúen y te traten antes de que transcurran seis o siete meses después de la lesión. Si se pospone el tratamiento, se pueden complicar los resultados de las cirugías de los nervios.

Causas

El daño de los nervios superiores que componen el plexo braquial suele ocurrir cuando se fuerza a bajar el hombro mientras el cuello se estira hacia arriba y se separa del hombro lesionado. Es más probable que los nervios inferiores se lesionen cuando se fuerza a levantar el brazo por encima de la cabeza. Estas lesiones pueden producirse de varias maneras, entre ellas:

  • Deportes de contacto. Muchos jugadores de fútbol americano sufren puntadas o ardores, que pueden ocurrir cuando los nervios del plexo braquial se estiran más de su límite durante colisiones con otros jugadores.
  • Partos complicados. Los recién nacidos pueden sufrir lesiones del plexo braquial cuando hay problemas durante el nacimiento, como una presentación podálica o un trabajo de parto prolongado. Si los hombros del bebé se atoran en el canal de parto, hay mayor riesgo de que se produzca una parálisis del plexo braquial. En la mayoría de los casos, se lesionan los nervios superiores, una afección que se denomina «parálisis de Erb». La parálisis congénita de plexo braquial se produce cuando se lesionan tanto los nervios superiores como los inferiores.
  • Traumatismo. Varios tipos de traumatismos, como en accidentes automovilísticos, accidentes de motocicleta, caídas o heridas de bala, pueden ocasionar lesiones del plexo braquial.
  • Inflamación. La inflamación puede causar daño al plexo braquial. Una afección muy poco frecuente, denominada «síndrome de Parsonage-Turner» (plexitis braquial), produce inflamación del plexo braquial sin traumatismo y ocasiona la parálisis de algunos músculos del brazo.
  • Tumores. Pueden crecer tumores no cancerosos (benignos) o cancerosos en el plexo braquial, ejercer presión sobre él o propagarse hacia los nervios, y causar daño al plexo braquial.
  • Tratamiento con radiación. El tratamiento con radiación puede causar daño al plexo braquial.

Factores de riesgo

Participar en deportes de contacto (en especial, fútbol americano y lucha libre) o sufrir accidentes a alta velocidad aumentan el riesgo de lesionarte el plexo braquial.

Complicaciones

Con suficiente tiempo, muchas lesiones del plexo braquial, tanto en niños como en adultos, se curan sin dejar daño permanente. Pero algunas lesiones pueden provocar problemas temporales o permanentes:

  • Articulaciones rígidas. Si tienes parálisis en la mano o el brazo, las articulaciones pueden endurecerse, lo cual dificulta el movimiento, incluso si recuperas el uso de la extremidad. Por ese motivo, es probable que el médico te recomiende fisioterapia continua durante la recuperación.
  • Dolor. Proviene de la lesión a los nervios y puede ser crónico.
  • Pérdida de sensibilidad. Si pierdes la sensibilidad en el brazo o en la mano, corres el riesgo de quemarte o lesionarte sin darte cuenta.
  • Atrofia muscular. Los nervios que crecen lentamente pueden tardar años en curarse después de la lesión. Durante ese tiempo, la falta de uso puede hacer que los músculos afectados se quiebren (se degeneren).
  • Discapacidad permanente. La buena recuperación de una lesión grave del plexo braquial depende de diversos factores, como la edad y el tipo, la ubicación y la gravedad de la lesión. Incluso con cirugía, algunas personas sufren discapacidad permanente, que abarca desde la debilidad hasta la parálisis de mano, hombro o brazo.

Prevención

Si bien la lesión del plexo braquial a menudo no puede prevenirse, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de sufrir complicaciones una vez que ha ocurrido la lesión:

  • Para ti. Si pierdes temporalmente el uso de la mano o el brazo, los ejercicios diarios de amplitud de movimiento y la terapia física pueden ayudarte a prevenir la rigidez de las articulaciones. Evita las quemaduras y los cortes, ya que es posible que no los sientas si tienes entumecimiento. Si eres un atleta y has sufrido varias lesiones en la zona del plexo braquial, el médico podría sugerirte que uses una almohadilla específica para proteger la zona mientras practicas deportes.
  • Para tu hijo. Si eres el padre o la madre de un niño con parálisis del plexo braquial, es importante que ejercites las articulaciones y los músculos de tu hijo todos los días, desde las 3 semanas de vida. Esto ayuda a prevenir la rigidez permanente de las articulaciones y mantiene fuertes y sanos los músculos activos de tu hijo.
Aug. 10, 2017
References
  1. NINDS Brachial Plexus Injuries Information Page (Página informativa del NINDS sobre lesiones del plexo braquial). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). Último acceso: 5 de enero de 2015.
  2. Erb's palsy (brachial plexus birth palsy) (Parálisis de Erb [parálisis congénita del plexo braquial]). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00077. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  3. Brachial plexus (Plexo braquial). American Society for Surgery of the Hand (Sociedad Estadounidense de Cirugía de la Mano). http://www.assh.org/Public/HandConditions/Pages/BrachialPlexus.aspx. Último acceso: 5 de enero de 2015. 1, 2013.
  4. Bromberg MB. Brachial plexus syndromes (Síndromes del plexo braquial). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  5. Burners and stingers (Puntadas y ardores). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00027. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  6. Neurological diagnostic tests and procedures (Pruebas y procedimientos de diagnóstico neurológico). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). http://www.ninds.nih.gov/disorders/misc/diagnostic_tests.htm. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  7. Giuffre JL, et al. Current concepts of the treatment of adult brachial plexus injuries (Conceptos actuales del tratamiento de lesiones del plexo braquial en adultos). The Journal of Hand Surgery (Revista de Cirugía de la Mano). 2010;35:678.
  8. Yang LJ, et al. A systematic review of nerve transfer and nerve repair for the treatment of adult upper brachial plexus injury (Una revisión sistemática de la transferencia y reparación de nervios para el tratamiento de lesiones del plexo braquial superior en adultos). Neurosurgery (Neurocirugía). 2012;71:417.
  9. Neuropathic pain (Dolor neuropático). The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/neurologic_disorders/pain/neuropathic_pain.html?qt=neuropathic pain&alt=sh. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  10. Pain: Hope through research (Dolor: esperanzas mediante la investigación). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). http://www.ninds.nih.gov/disorders/chronic_pain/detail_chronic_pain.htm. Último acceso: 5 de enero de 2015.
  11. Miller HL. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de noviembre de 2014.
  12. Shin AY (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de enero de 2015.
  13. Shin AY. Peripheral nerve injuries: Advancing the field through research, collaboration and education (Lesiones a los nervios periféricos: avances en el campo a través de la investigación, la colaboración y la educación). Journal of Hand Surgery (Revista de cirugía de manos). 2014;39:2052.
  14. Pagnano MW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de enero de 2015.

Conéctate con otras personas

Novedades, conexiones y conversaciones para tu salud

Publicaciones recientes