Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Siempre que sea posible, los médicos tratan el síndrome del asa ciega ocupándose del problema de fondo, por ejemplo, a través de la reparación quirúrgica de un asa ciega posoperatoria, una constricción o una fístula. Pero el asa ciega no siempre se puede revertir. En tal caso, el tratamiento se centra en corregir las deficiencias nutricionales y eliminar la proliferación de bacterias.

Antibiotic therapy

En la mayoría de las personas, el tratamiento inicial de la proliferación de bacterias es con antibióticos. Los médicos pueden comenzar con este tratamiento si tus síntomas y tu historia clínica indican que esta es la causa, a pesar de que los resultados de los análisis no sean concluyentes o que no se haya hecho ningún análisis. Si el tratamiento con antibióticos no es efectivo, te harán más análisis.

Un ciclo corto de antibióticos, por lo general, reduce de manera importante la cantidad de bacterias anormales. Pero las bacterias pueden volver cuando se interrumpe el antibiótico, así que el tratamiento puede ser necesario durante un período prolongado. Algunas personas con un asa ciega pueden pasar largos períodos sin tener que tomar antibióticos, mientras que otras pueden necesitarlos en forma regular.

Los médicos también pueden alternar entre diferentes antibióticos para tratar de prevenir la resistencia bacteriana. Los antibióticos eliminan la mayoría de las bacterias del intestino, tanto las normales como las anormales. En consecuencia, los antibióticos pueden provocar algunos de los propios síntomas que tratan de curar, como la diarrea. Alternar entre distintos medicamentos puede ayudar a prevenir este problema.

Apoyo nutricional

Es una parte fundamental para tratar el síndrome del asa ciega, en especial en las personas con pérdida de peso grave. La desnutrición tiene tratamiento, pero el daño que causa no siempre puede revertirse.

Estos tratamientos pueden mejorar las deficiencias de vitaminas, disminuir las molestias intestinales y ayudar con el aumento de peso:

  • Suplementos nutricionales. Las personas con síndrome del asa ciega pueden necesitar inyecciones intramusculares de vitamina B12, además de vitaminas orales, suplementos de calcio y de hierro.
  • Dieta sin lactosa. La lesión del intestino delgado puede provocar la incapacidad de digerir el azúcar de la leche (lactosa). En ese caso, es importante evitar la mayor parte de los productos que contienen lactosa, o consumir preparados de lactosa que ayuden a digerir el azúcar de la leche.

    Algunas personas pueden tolerar el yogur, porque las bacterias utilizadas en el proceso de cultivo degradan la lactosa en forma natural.

  • Triglicéridos de cadena media. La mayoría de los lípidos de la dieta consisten en una cadena larga de moléculas de lípidos (triglicéridos). A algunas personas con síndrome del asa ciega les resulta más fácil digerir los triglicéridos de cadena media, como los del aceite de coco.
  • Los triglicéridos de cadena media a veces se recetan como suplemento dietario para personas con síndrome del asa ciega grave que provocó un síndrome de intestino corto.
Feb. 26, 2015