Diagnóstico

La causa de la diarrea puede ser difícil de diagnosticar. Incluso si se encuentra blastocystis en un examen de materia fecal, es posible que esta no sea la causa de los síntomas.

Es posible que el médico consulte tu historia clínica, te pregunte sobre tus actividades recientes (por ejemplo, viajes) y te realice un examen físico. Existe una gran cantidad de análisis de laboratorio que ayudan a diagnosticar enfermedades parasitarias y otras causas no infecciosas de los síntomas gastrointestinales:

  • Examen de heces (de materia fecal). En este examen se buscan parásitos o sus huevos. El médico podría darte un recipiente especial con un líquido conservante para las muestras de heces. Refrigera (no congeles) las muestras hasta que las lleves al consultorio del médico o el laboratorio.
  • Endoscopia. Si tienes síntomas y el examen de materia fecal no reveló la causa, el médico podría solicitar este examen. Luego de sedarte, un médico (generalmente, un gastroenterólogo) colocará un tubo por la boca o el recto para buscar la causa de los síntomas. Es necesario ir en ayunas desde la noche anterior para este examen.
  • Análisis de sangre. Ahora existe un análisis de sangre que puede detectar blastocystis, aunque no se usa con frecuencia. No obstante, el médico podría solicitar análisis de sangre para buscar otras causas de los signos y síntomas.

Tratamiento

Si tienes blastocystis sin signos ni síntomas, no necesitas tratamiento. Los signos y síntomas leves pueden mejorar por sí solos en pocos días.

Entre los posibles medicamentos para tratar una infección de blastocystis se incluyen:

  • Antibióticos, como metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax)
  • Combinaciones de medicamentos, como sulfametoxazol y trimetoprima (Bactrim, Septra y otros)
  • Medicamentos antiprotozoicos, como paromomicina o nitazoxanida (Alinia)

No obstante, recuerda que las respuestas a los medicamentos para la infección de blastocystis varían mucho según la persona. Y, debido a que probablemente los síntomas que tienes no están relacionados con la infección de blastocystis, también es posible que cualquier mejora esté relacionada con el efecto del medicamento sobre otro organismo.

Preparación para la consulta

Probablemente primero consultarás a tu médico de cabecera. No obstante, en algunos ocasiones cuando llamas para programar una consulta, es posible que te deriven a un especialista en enfermedades infecciosas o a un especialista en trastornos del aparato digestivo (gastroenterólogo).

Debido a que las consultas pueden ser breves, es aconsejable ir preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida. Cuéntale al médico si viajaste fuera del país recientemente, especialmente si viajaste a un país en vías de desarrollo.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Debo realizarme algún examen?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas están presentes todo el tiempo o a veces desaparecen?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Has viajado fuera del país recientemente?
  • ¿Tienes alguna otra enfermedad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si tus síntomas están relacionados con la blastocistosis, pueden desaparecer por sí solos incluso antes de que consultes con el médico. Asegúrate de hidratarte bien mientras tanto. Soluciones de rehidratación oral: disponibles en farmacias y en organismos de salud de todo el mundo, pueden reponer los líquidos y electrolitos perdidos de manera eficaz.

Si no puedes conseguir una solución de rehidratación oral, puedes hacer una tú mismo mezclando 5 tazas (aprox. 1 litro) de agua embotellada o hervida con 6 cucharaditas al ras (aprox. 34 gramos) de azúcar común o de mesa y 1/2 cucharadita al ras (aprox. 3 gramos) de sal común o de mesa.

Por lo general, no se recomiendan los medicamentos contra la diarrea (antidiarreicos) porque pueden empeorar algunas enfermedades diarreicas.

Aug. 23, 2017
References
  1. Leder K, et al. Blastocystis species (Especies de blastocystis). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 31 de octubre de 2015.
  2. Longo DL, et al., eds. Protozoal infections (Infecciones protozoicas). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de medicina interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://accessmedicine.com. Último acceso: 31 de octubre de 2015.
  3. Turkeltaub JA, et al. The intestinal protozoa: Emerging impact on global health and development (Los protozoarios intestinales: impacto emergente en el desarrollo y la salud mundial). Current Opinion in Gastroenterology (Opinión actual en gastroenterología). 2015;31:38.
  4. Feldman M, et al. Intestinal protozoa (Protozoarios intestinales). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 31 de octubre de 2015.
  5. Oral rehydration solutions: Made at home (Soluciones de rehidratación oral: productos caseros). Rehydration Project. http://rehydrate.org/solutions/homemade.htm. Último acceso: 1 de noviembre de 2015.
  6. Food and water safety (Seguridad en los alimentos y el agua). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://wwwnc.cdc.gov/travel/page/food-water-safety. Último acceso: 1 de noviembre de 2015.
  7. Backer HD. Water disinfection for travelers (Desinfección del agua para viajeros). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/the-pre-travel-consultation/water-disinfection-for-travelers. Último acceso: 1 de noviembre de 2015.
  8. Watson JC, et al. Food and water precautions (Precauciones para los alimentos y el agua). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/the-pre-travel-consultation/food-water-precautions. Último acceso: 1 de noviembre de 2015.
  9. Handwashing: Clean hands save lives (Lavarse las manos: las manos limpias salvan vidas). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/handwashing/when-how-handwashing.html. Último acceso: 1 de noviembre de 2015.

Infección por blastocystis hominis