El mayor factor de riesgo de la influenza aviar parece ser el contacto con aves enfermas o superficies contaminadas por sus plumas, saliva o excrementos. En muy pocos casos, la influenza aviar se ha transmitido de un humano a otro. Sin embargo, a menos que los virus comiencen a propagarse con más facilidad entre las personas, las aves infectadas presentan el mayor peligro.

El patrón de transmisión humana sigue siendo un misterio. Personas de todas las edades han contraído influenza aviar, aunque la edad promedio de las personas afectadas parece depender del tipo de influenza aviar. La edad promedio de aquellas personas afectadas por H7N9 fue de 62 años, mientras que la edad promedio de aquellas personas con H5N1 fue solo de 26 años.

Investigaciones recientes sugieren que las mujeres tienen mayor riesgo de contraer influenza aviar y sufrir sus complicaciones. Sin embargo, no queda claro con exactitud el motivo de esto.

Sept. 25, 2014