La neuropatía autónoma ocurre cuando se dañan los nervios que controlan las funciones corporales involuntarias. Esto puede afectar la presión arterial, el control de la temperatura, la digestión, la actividad de la vejiga e, incluso, la actividad sexual.

La lesión a los nervios obstaculiza los mensajes enviados entre el cerebro y otros órganos y zonas del sistema nervioso autónomo, como el corazón, los vasos sanguíneos y las glándulas sudoríparas.

Si bien la diabetes suele ser la causa más frecuente de la neuropatía autónoma, otros trastornos de salud, incluso una infección, pueden ser los desencadenantes. Algunos medicamentos también pueden causar una lesión a los nervios. Los síntomas y el tratamiento variarán en función de qué nervios se vean afectados.

June 06, 2015