Cualquier tipo de depresión puede hacer que te sientas triste e impedir que disfrutes de la vida. Sin embargo, en una depresión atípica (también llamada «depresión con características atípicas»), el ánimo depresivo puede mejorar en respuesta a sucesos positivos. Otros síntomas clave comprenden mayor apetito, dormir demasiado, sentir pesadez en brazos o piernas y sentirse rechazado.

A pesar de su nombre, la depresión atípica no es poco frecuente ni inusual. Puede afectar el modo en que te sientes, piensas y comportas, y puede provocar problemas emocionales y físicos. Es posible que tengas dificultades para realizar las actividades cotidianas y que, a veces, sientas que no vale la pena vivir.

El tratamiento para la depresión atípica comprende medicamentos, terapia del habla (psicoterapia) y cambios en el estilo de vida.

Sept. 17, 2015