Durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto

El médico puede recetarte heparina, otro medicamento anticoagulante, para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Este medicamento se suele administrar a través de una jeringa que se inserta en la grasa debajo de la piel. Se ha demostrado mediante estudios que la heparina es segura y efectiva durante el embarazo.

Sin embargo, aún corres el riesgo de sangrado al tomar heparina u otros medicamentos anticoagulantes. Comunícate con el médico si observas indicios de sangrado.

Incluso al tomar medicamentos anticoagulantes, corres el riesgo de que se produzcan coágulos de sangre durante el embarazo. Presta atención a los signos o síntomas de coágulos de sangre, como dolor en el pecho o hinchazón de las piernas. Comunícate con el médico de inmediato si observas signos o síntomas inusuales.

Los medicamentos anticoagulantes se suelen suspender durante el trabajo de parto y el parto, a menos que corras un riesgo muy elevado de tener coágulos de sangre.

Después del parto

Por lo general, los medicamentos anticoagulantes se retoman después del parto, de acuerdo con las indicaciones del médico. Sin embargo, es posible que no te recomienden ciertos medicamentos anticoagulantes si estás amamantando. Habla con el médico acerca de qué medicamentos anticoagulantes son seguros para ti y tu bebé.

May 03, 2016 See more In-depth