He oído que los agonistas beta de larga duración pueden provocar ataques intensos de asma. ¿Debería dejar de tomarlos?

Answers from ames T. C. Li, M. D., Ph. D.

En algunos estudios, se ha relacionado a los agonistas beta de larga duración con ataques de asma potencialmente mortales. El riesgo parece ser mayor cuando se utiliza un agonista beta de larga duración sin utilizar al mismo tiempo corticoesteroides inhalados. En cambio, tomar corticoesteroides inhalados junto con un agonista beta de larga duración es el tratamiento adecuado para muchas personas que tienen asma. No suspendas ninguno de tus medicamentos para el tratamiento del asma antes de consultarlo primero con tu médico.

Los agonistas beta de larga duración se utilizan con un cronograma regular para abrir las vías respiratorias bloqueadas y evitar los ataques de asma. Sin embargo, como estos medicamentos aumentan el riesgo de tener un ataque de asma potencialmente mortal, la Administración de Alimentos y Medicamentos advierte que nunca deben utilizarse agonistas beta de larga duración sin corticoesteroides inhalados. Por lo tanto, si tomas un agonista beta de larga duración sin corticoesteroides inhalados, consulta con tu médico.

Entre los agonistas beta de larga duración se encuentran los siguientes:

  • Salmeterol (Serevent)
  • Formoterol (Foradil, Perforomist)
  • Arformoterol (Brovana)

Un agonista beta de larga duración debe tomarse en conjunto con corticoesteroides inhalados, tales como los siguientes:

  • Fluticasona (Flonase, Flovent HFA)
  • Budesonida (Pulmicort Flexhaler, Pulmicort Respules, Rhinocort)
  • Mometasona (Asmanex)
  • Flunisolida (Aerobid, Aerospan)
  • Beclometasona (Qvar, Qnasl)

Una opción es tomar un solo medicamento que combine un agonista beta de larga duración y corticoesteroides. Hay tres de estos medicamentos en el mercado:

  • Salmeterol y fluticasona (Advair)
  • Formoterol y budesonida (Symbicort)
  • Formoterol y mometasona (Dulera)

Los niños que necesitan un agonista beta de larga duración y corticoesteroides deben tomarlos solo como un medicamento combinado y no como medicamentos por separado.

Los beneficios de los agonistas beta de larga duración para mantener controlado el asma generalmente superan los riesgos, siempre que se utilicen según lo recomendado. Si tienes alguna pregunta sobre tus medicamentos para el tratamiento del asma, habla con tu médico. Para estar seguro, te recomendamos lo siguiente:

  • Confirma con tu médico que sabes cómo tomar tus medicamentos. Si no tomas agonistas beta de larga duración u otros medicamentos para el tratamiento del asma exactamente según las indicaciones, podrías estar aumentando el riesgo de sufrir un ataque de asma. Siempre habla con tu médico antes de realizar cambios en los medicamentos o suspender un medicamento.
  • Ten a mano un inhalador de alivio rápido (de rescate). Los agonistas beta de larga duración no tratan los síntomas repentinos (agudos) del asma. Un inhalador de salbutamol o de otro medicamento de alivio rápido puede evitar que un brote de asma se convierta en un ataque intenso de asma.
  • Visita a tu médico periódicamente. Los síntomas del asma cambian con el tiempo, por lo cual es posible que también cambien los medicamentos que necesitas. Si tu asma puede controlarse sin un agonista beta de larga duración, es posible que tu médico te recomiende suspenderlo.
  • Habla con tu médico si tu asma no está controlado. La necesidad frecuente de usar un inhalador de alivio rápido es un signo común de asma mal controlado. Habla con tu médico acerca de otros signos que podrían indicar que tu asma no está controlado y qué hacer si es así.

A veces, los agonistas beta de larga duración se utilizan para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Cuando se utilizan para tratar la EPOC, los agonistas beta de larga duración no tienen los mismos riesgos relacionados con el asma, por lo que estas advertencias y recomendaciones no se aplican.

Dec. 19, 2012