Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

El diagnóstico de una infección causada por el moho aspergillus puede ser difícil de curar y depende del tipo de aspergilosis. El aspergillus es frecuente en el medio ambiente y a veces se encuentra en la saliva y el esputo de personas sanas. Además, es difícil distinguir el aspergillus de otros mohos bajo el microscopio y los síntomas de la infección son similares a aquellos de enfermedades como la tuberculosis.

Es probable que el médico utilice una o más de las siguientes pruebas:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada (TC), un tipo de radiografía que produce imágenes más detalladas que las radiografías convencionales, por lo general puede revelar una masa fúngica (aspergiloma) y signos característicos de aspergilosis broncopulmonar invasiva y alérgica.
  • Examen de secreción respiratoria (esputo). En esta prueba, se coloca un tinte en la muestra de esputo y se examina para detectar la presencia de filamentos de aspergillus. Después, se coloca el espécimen en un cultivo que estimula el crecimiento del moho para ayudar a confirmar el diagnóstico.
  • Análisis de sangre y tejidos. Los análisis de sangre, esputo y piel pueden ser útiles para confirmar aspergilosis broncopulmonar alérgica. Para el análisis de piel, se inyecta en la piel del antebrazo una pequeña cantidad del antígeno del aspergillus. Si la sangre tiene anticuerpos contra el moho, tendrás un bulto rojo y duro en el sitio de la inyección. Los análisis de sangre se hacen para detectar niveles altos de determinados anticuerpos, lo que indica una respuesta alérgica.
  • Biopsia. En algunos casos, es posible que sea necesario examinar una muestra de tejido de los pulmones o senos paranasales bajo el microscopio para confirmar el diagnóstico de aspergilosis invasiva.
Aug. 05, 2014