Diagnóstico

La asbestosis puede ser difícil de diagnosticar, dado que sus signos y síntomas son similares a los de otros tipos de enfermedades respiratorias. Quizá se necesiten distintas pruebas de diagnóstico que ayuden a determinar el diagnóstico.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Radiografía torácica. La asbestosis avanzada se manifiesta como una imagen excesivamente blanca en tu tejido pulmonar. Si la asbestosis es grave, es posible que haya afectado el tejido de ambos pulmones, y tendrá el aspecto de un panal de abejas.
  • Tomografía computarizada (TC). Las imágenes de TC combinan una serie de radiografías que se toman desde diferentes ángulos para crear imágenes transversales de los huesos y los tejidos blandos que hay en el cuerpo. En general, estas exploraciones proporcionan más detalles y pueden ayudar a detectar la asbestosis en sus primeros estadios, incluso antes de que pueda verse en una radiografía.

Pruebas de la función pulmonar

Con estas pruebas se determina cómo funcionan tus pulmones. Las pruebas de la función pulmonar miden cuánto aire pueden contener tus pulmones y cuál es el flujo de aire hacia dentro y fuera de tus pulmones.

Durante la prueba, te pedirán que soples con tanta fuerza como puedas dentro de un dispositivo para medir el aire, que se llama «espirómetro». Otras pruebas más completas de la función pulmonar pueden medir la cantidad de oxígeno que se transfiere al torrente sanguíneo.

Tratamiento

No hay tratamiento que pueda revertir los efectos del amianto en los alvéolos. El tratamiento se enfoca en lentificar el avance de la enfermedad y aliviar los síntomas.

Necesitarás atención de rutina de seguimiento, como radiografías y pruebas de la función pulmonar, que deberás hacerte periódicamente, según sea la gravedad de tu afección.

Terapia

Para aliviar la dificultad respiratoria que causa la asbestosis avanzada, es posible que el médico te indique oxígeno complementario. Este oxígeno se administra a través de unos tubos delgados de plástico con puntas que se encajan dentro de tus fosas nasales o a través de una mascarilla.

Cirugía

Si los síntomas son intensos, quizá seas candidato a un trasplante de pulmón.

Lifestyle and home remedies

  • Deja de fumar. La asbestosis aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. Dejar de fumar reduce este riesgo. Trata de evitar el humo de otros fumadores. Fumar también puede provocar enfisema, que reducirá aun más las reservas de los pulmones.
  • Vacúnate. Habla con tu médico sobre las vacunas antigripal y contra la neumonía, que ayudarán a reducir el riesgo de infecciones en los pulmones. Trata las infecciones respiratorias de inmediato.

Preparación para la consulta

Es probable que empieces por consultar con el médico de cabecera acerca del síntoma más frecuente de este trastorno, la falta de aire. El médico podría derivarte a un especialista en problemas de pulmón (neumólogo).

Qué puedes hacer

Antes de tu consulta, quizás quieras preparar una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron?
  • ¿Los síntomas son siempre iguales o han empeorado con el tiempo?
  • ¿Qué tipo de trabajo has hecho en tu carrera? Se específico.
  • ¿Has estado involucrado en algún proyecto de remodelación de tu hogar u otra renovación durante un largo período de tiempo?
  • ¿Fumas o has fumado? Si es así, ¿cuánto?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas regularmente?

Si tienes radiografías de tórax anteriores, debes traerlas así tu médico puede compararlas con tus exámenes actuales.

Qué esperar del médico

Durante la exploración física, el médico usará un estetoscopio para escuchar cuidadosamente tus pulmones y determinar si haces un sonido crepitante al inhalar.

July 13, 2016
References
  1. ¿Qué enfermedades pulmonares están relacionadas con el amianto? Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/asb/asb_all.html. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  2. Asbestosis. AskMayoExpert. Rochester, Minnesota: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  3. Obtén información sobre el amianto. Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (U.S. Environmental Protection Agency). https://www.epa.gov/asbestos/learn-about-asbestos#asbestos. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  4. Broaddus VC, et al., eds. Pneumoconioses (Neumoconiosis). En: Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine (Manual de medicina respiratoria de Murray y Nadel). 6.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  5. Goldman L, et al., eds. Occupational lung disease (Enfermedad pulmonar ocupacional). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Goldman-Cecil). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  6. King TE. Asbestosis. http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  7. Sen R. Working with asbestos and the possible health risks (Trabajar con amianto y posibles riesgos para la salud). Occupational Medicine (Medicina ocupacional). 2015;65:6.
  8. Roggli VL, et al. Pathology of asbestosis — An update of the diagnostic criteria: Report of the asbestosis committee of the College of American Pathologists and Pulmonary Pathology Society (Patología de la asbestosis. Actualización de los criterios de diagnóstico: Informe del Colegio de Patólogos Estadounidenses y la Sociedad de Patología Pulmonar). Archives of Pathology and Laboratory Medicine (Archivos de Patología y Medicina de Laboratorio). 2010;134:462.
  9. Ferri FF. Asbestosis. En: Ferri's Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 17 de junio de 2016.
  10. What is COPD? (Medicina de Urgencias de Rosen: ¿qué es EPOC?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/Copd/Copd_WhatIs.html. Último acceso: 17 de junio de 2016.