Una fístula arteriovenosa (AV) es una conexión anormal entre una arteria y una vena. Normalmente, la sangre fluye de las arterias a los capilares y, luego, a las venas. Los nutrientes y el oxígeno de la sangre pasan de los capilares a los tejidos del organismo.

Con una fístula arteriovenosa, la sangre fluye directamente de una arteria a una vena, sin pasar por algunos capilares. Cuando esto sucede, los tejidos que se encuentran debajo de los capilares por los que no pasó la sangre reciben menor irrigación sanguínea.

Por lo general, las fístulas arteriovenosas ocurren en las piernas, pero pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo. Las fístulas arteriovenosas con frecuencia se crean quirúrgicamente a los fines de la aplicación de diálisis en las personas con enfermedad renal grave.

Una fístula arteriovenosa grande y no tratada puede dar lugar a complicaciones graves. Si has tenido una fístula arteriovenosa que se creó a los fines de la aplicación de diálisis, los médicos te controlarán para detectar complicaciones.

April 07, 2015