Una disección aórtica es una enfermedad grave por la cual se desgarra la capa interna de la aorta, que es el vaso sanguíneo grande que se ramifica hacia afuera del corazón. La sangre sale expulsada a través de la rasgadura, lo que provoca que la capa interna y las capas medias de la aorta se separen (disección). Si el canal lleno de sangre se rompe y esta pasa a través de la pared exterior de la aorta, la disección aórtica suele ser mortal.

La disección aórtica es relativamente poco frecuente. Por lo general, les ocurre a los hombres de entre 60 y 70 años. Los síntomas de la disección aórtica pueden ser similares a los de otras enfermedades, lo que suele retrasar el diagnóstico. Sin embargo, cuando la disección aórtica se detecta en forma temprana y se trata de inmediato, las posibilidades de sobrevivir mejoran mucho.

Oct. 28, 2014