La amenorrea es la ausencia de menstruación (uno o más períodos menstruales ausentes). Las mujeres con un mínimo de tres períodos menstruales ausentes seguidos tienen amenorrea, así como las niñas que no comenzaron a menstruar a los 15 años.

La causa más frecuente de amenorrea es el embarazo. Otras causas de amenorrea comprenden problemas en los órganos reproductores o en las glándulas que ayudan a regular los niveles hormonales. El tratamiento de la afección de fondo con frecuencia resuelve la amenorrea.

El principal signo de la amenorrea es la ausencia de períodos menstruales. Según la causa de la amenorrea, podrías experimentar otros signos y síntomas junto con la ausencia de períodos menstruales, como los siguientes:

  • Secreción de leche por el pezón
  • Pérdida del cabello
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en la visión
  • Vello facial excesivo
  • Dolor pélvico
  • Acné

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si no has tenido al menos tres períodos menstruales consecutivos o si nunca tuviste un período menstrual y tienes 15 años o más.

La amenorrea puede producirse por diversas razones. Algunas son normales en el transcurso de la vida de una mujer, mientras que otras pueden ser un efecto secundario de un medicamento o un signo de un problema médico.

Amenorrea natural

Durante el transcurso normal de la vida, es posible que tengas amenorreas por razones naturales, tales como:

  • Embarazo
  • Amamantamiento
  • Menopausia

Anticonceptivos orales

Algunas mujeres que toman píldoras anticonceptivas pueden no tener períodos menstruales. Incluso luego de dejar de tomar anticonceptivos orales, puede pasar un tiempo antes de que la ovulación y la menstruación regulares regresen. Los anticonceptivos que se inyectan o implantan y algunos tipos de dispositivos intrauterinos también pueden causar amenorrea.

Medicamentos

Determinados medicamentos pueden hacer que los períodos menstruales se detengan; entre ellos, se cuentan algunos tipos de:

  • Antipsicóticos
  • Quimioterapia para el tratamiento del cáncer
  • Antidepresivos
  • Medicación para la presión arterial
  • Antialérgicos

Factores relacionados con el estilo de vida

A veces, los factores relacionados con el estilo de vida contribuyen a la amenorrea, por ejemplo:

  • Peso corporal bajo. El peso corporal excesivamente bajo (de alrededor del 10 por ciento por debajo del peso normal) interrumpe muchas funciones hormonales del cuerpo, lo que puede hacer que la ovulación se detenga. Las mujeres que sufren un trastorno de la alimentación, como anorexia o bulimia, generalmente dejan de menstruar debido a estos cambios anormales de hormonas.
  • Ejercicio excesivo. A las mujeres que participan en actividades que implican un entrenamiento riguroso, como el ballet, se les puede interrumpir el ciclo menstrual. Diversos factores, como el estrés, un nivel bajo de grasa corporal y un gasto energético alto se combinan para contribuir a la ausencia de menstruación en las deportistas.
  • Estrés. El estrés mental puede alterar temporalmente el funcionamiento del hipotálamo, una parte del cerebro encargada de controlar las hormonas que regulan el ciclo menstrual. En consecuencia, la ovulación y la menstruación pueden suspenderse. Los períodos menstruales regulares generalmente vuelven luego de que el estrés disminuye.

Desequilibrio hormonal

Muchos tipos de problemas médicos pueden causar un desequilibrio hormonal, entre ellos:

  • Síndrome de ovario poliquístico. El síndrome de ovario poliquístico produce niveles de hormonas relativamente altos y sostenidos, a diferencia de los niveles fluctuantes de un ciclo menstrual normal.
  • Insuficiencia tiroidea. Una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) o hipoactiva (hipotiroidismo) puede causar irregularidades menstruales como la amenorrea.
  • Tumor hipofisario. Un tumor no canceroso (benigno) en la hipófisis puede interferir en la regulación hormonal de la menstruación.
  • Menopausia prematura. La menopausia generalmente empieza alrededor de los 50 años. Sin embargo, en algunas mujeres, el suministro ovárico de óvulos disminuye antes de los 40 años y la menstruación se detiene.

Problemas estructurales

Diversos problemas en los órganos sexuales también pueden provocar amenorrea. Por ejemplo:

  • Cicatrices uterinas. El síndrome de Asherman, una enfermedad por la que se forma tejido cicatricial en el revestimiento del útero, a veces puede presentarse luego de una dilatación y legrado, una cesárea o un tratamiento por fibromas uterinos. Las cicatrices uterinas impiden que el revestimiento uterino se desarrolle y se desprenda con normalidad.
  • Ausencia de órganos reproductivos. A veces, surgen problemas durante el desarrollo fetal que llevan a que una niña nazca sin alguna parte importante del sistema reproductor, como el útero, el cuello uterino o la vagina. Debido a que el sistema reproductor no se desarrolló normalmente, no tendrá ciclos menstruales.
  • Anomalía estructural de la vagina. Una obstrucción de la vagina puede impedir que se manifieste el sangrado menstrual. La vagina puede tener una membrana o pared que bloquee el flujo de sangre desde el útero y el cuello uterino.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de amenorrea son los siguientes:

  • Antecedentes familiares. Si otras mujeres en tu familia han tenido amenorrea, puedes haber heredado una predisposición para el problema.
  • Trastornos de la alimentación. Si tienes un trastorno de la alimentación, como anorexia o bulimia, el riesgo de que manifiestes amenorrea es más alto.
  • Entrenamiento atlético. Un entrenamiento deportivo riguroso puede aumentar el riesgo de padecer amenorrea.

Las complicaciones de la amenorrea pueden ser:

  • Esterilidad. Si no ovulas ni tienes períodos menstruales, no puedes quedar embarazada.
  • Osteoporosis. Si la causa de la amenorrea es un bajo nivel de estrógeno, es posible que también corras el riesgo de tener osteoporosis, un debilitamiento de los huesos.

Tu primera consulta probablemente sea con tu médico de atención primaria o con el ginecólogo.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Prepárate para la consulta:

  • Anota detalles sobre los síntomas, lo cual comprende cuándo comenzaron y la fecha y la duración de tu último período menstrual, si sabes cuándo fue.
  • Anota la información médica clave, lo cual comprende otras enfermedades por las que recibes tratamiento y los nombres y las dosis de los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomas regularmente.
  • Revisa tus antecedentes familiares y verifica si tu madre o alguna de tus hermanas también han tenido algún problema menstrual.
  • Anota preguntas para hacerle al médico; enumera las más importantes primero por si se acaba el tiempo.

En el caso de la amenorrea, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál puede ser la causa de que no tenga mis períodos menstruales?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba? ¿Cómo debo prepararme para estos análisis?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Cuál me recomiendas?
  • ¿Tienes algún folleto informativo sobre este tema? ¿Qué sitios web recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo fue tu último período menstrual?
  • ¿Eres sexualmente activa?
  • ¿Podrías estar embarazada?
  • ¿Usas métodos anticonceptivos?
  • ¿Estás estresada?
  • ¿Has experimentado aumento o pérdida de peso sin causa aparente?
  • ¿Con qué frecuencia y con qué intensidad haces ejercicio?
  • ¿Tienes otras enfermedades?

Durante la consulta, el médico te realizará un examen pélvico para comprobar si hay algún problema en los órganos reproductivos. Si nunca has menstruado, es probable que el médico te revise las mamas y los genitales para ver si manifiestas los cambios normales de la pubertad.

La amenorrea puede ser un signo de un grupo complejo de problemas hormonales. Encontrar la causa oculta puede llevar tiempo y, para hacerlo, probablemente sea necesario que te realices más de un tipo de análisis.

Análisis de laboratorio

Puede ser necesario que te realices diversos análisis de sangre, entre ellos:

  • Pruebas de embarazo. Probablemente este sea el primer análisis que te pida el médico para descartar o confirmar un posible embarazo.
  • Análisis de la función tiroidea. Al medir la cantidad de hormonas estimulantes de la tiroides en la sangre se puede determinar si la tiroides está funcionando correctamente.
  • Análisis de función ovárica. Al medir la cantidad de hormona foliculoestimulante en la sangre se puede determinar si los ovarios están funcionando correctamente.
  • Prolactin test. Los niveles bajos de la hormona prolactina pueden ser un indicio de un tumor en la hipófisis.
  • Análisis de hormonas masculinas. Si tienes más vello facial y tu voz es más grave, es posible que el médico quiera revisar los niveles de hormonas masculinas en la sangre.

Prueba de estimulación con hormonas

Esta prueba consiste en tomar un medicamento hormonal de 7 a 10 días para provocar el sangrado menstrual. Los resultados de esta prueba le podrán indicar al si tus períodos han cesado debido a una falta de estrógeno.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Según tus signos y síntomas (y el resultado de cualquier análisis de sangre que te hayas realizado), el médico puede recomendar que te realices una prueba de diagnóstico por imágenes o más, por ejemplo:

  • Ecografía. Esta prueba utiliza ondas sonoras para producir imágenes de órganos internos. Si nunca has menstruado, es posible que el médico sugiera que te realices una ecografía para comprobar si tienes alguna anomalía en los órganos reproductivos.
  • Tomografía computarizada (TC). Las tomografías computarizadas combinan varias imágenes de rayos X tomadas desde diferentes ángulos para crear vistas transversales de estructuras internas. Una tomografía computarizada puede indicar si el útero, los ovarios o los riñones tienen un aspecto normal.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). La resonancia magnética utiliza ondas de radio con un campo magnético fuerte para producir imágenes excepcionalmente detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Es posible que el médico te solicite una resonancia magnética para comprobar si tienes un tumor en la hipófisis.

Scope tests

Si las otras pruebas no muestran ninguna causa específica, es probable que el médico recomiende que te hagas una histeroscopia, un análisis en el que se introduce una cámara angosta con luz en la vagina y el cuello uterino para ver el interior del útero.

El tratamiento depende de la causa no diagnosticada de la amenorrea. En algunos casos, las píldoras anticonceptivas u otras terapias hormonales pueden restaurar los ciclos menstruales. La amenorrea causada por trastornos de la glándula tiroidea o de la hipófisis puede tratarse con medicamentos. Si el problema es causado por un tumor o un bloqueo estructural, tal vez se necesite cirugía.

Algunos aspectos del estilo de vida, como hacer demasiado ejercicio o comer muy poco, pueden causar amenorrea; por eso, esfuérzate por buscar un equilibrio en el trabajo, la recreación y el descanso. Evalúa las áreas de estrés y conflicto en tu vida. Si no puedes reducir el estrés por tu cuenta, pide ayuda a tu familia, tus amigos o tu médico.

Ten en cuenta los cambios en tu ciclo menstrual y consulta con el médico si tienes alguna inquietud. Lleva un registro de cuándo se producen tus períodos. Anota la fecha en que comienza tu período menstrual, cuánto dura y cualquier síntoma problemático que tengas.

May 09, 2014