Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Una vez que tú y el médico hayan tomado una decisión respecto al sexo de tu bebé, puedes elegir comenzar un tratamiento para genitales ambiguos. El objetivo del tratamiento es lograr el bienestar psicológico y social a largo plazo, así como permitir la función sexual y la fecundidad en la mayor medida posible. Cuándo comenzar el tratamiento dependerá de la situación particular de tu hijo.

Los genitales ambiguos son un defecto poco frecuente y complejo, por lo que es posible que su abordaje involucre a un equipo de expertos. El equipo podría consistir en un pediatra, un neonatólogo, un urólogo pediátrico, un cirujano general pediátrico, un endocrinólogo, un genetista y un psicólogo o un asistente social.

Medicamentos

Los medicamentos de reemplazo hormonal pueden ayudar a corregir o compensar el desequilibrio hormonal. Por ejemplo, en un bebé con sexo genético femenino que presenta un leve aumento de tamaño del clítoris provocado por un caso leve o moderado de hiperplasia suprarrenal congénita, la administración de niveles hormonales adecuados puede reducir el tamaño del tejido. Otros niños pueden tomar hormonas cerca del momento en que normalmente atravesarían la pubertad.

Cirugía

En niños que tienen genitales ambiguos, la cirugía puede realizarse para:

  • Mantener la función sexual normal
  • Crear genitales con un aspecto más natural

El momento de realización de la cirugía dependerá de la situación particular de tu hijo. Algunos médicos prefieren posponer la cirugía que se hace exclusivamente por cuestiones estéticas hasta que la persona que tiene genitales ambiguos cuente con la madurez suficiente para participar en la decisión sobre la asignación del sexo.

En el caso de las niñas con genitales ambiguos, los órganos sexuales pueden funcionar con normalidad pese al aspecto exterior ambiguo. Si la vagina de una niña está escondida debajo de la piel, la cirugía en la infancia puede ayudar para su posterior función sexual. En el caso de los niños, la cirugía para reconstruir un pene incompleto puede mejorar el aspecto y posibilitar las erecciones.

Los resultados de la cirugía suelen ser satisfactorios, pero puede ser necesario repetir la cirugía en el futuro. Los riesgos son un resultado estético decepcionante o una disfunción sexual, como una capacidad alterada para alcanzar el orgasmo.

March 06, 2015