El equipo médico, probablemente, será el primero en reconocer los genitales ambiguos poco después de que nazca el bebé. En algunos casos, los genitales ambiguos se diagnostican antes del nacimiento (prenatalmente). Las características pueden variar en gravedad, dependiendo de cuándo se produjo el problema durante el desarrollo genital y la causa del trastorno.

Los bebés que son genéticamente de sexo femenino (con dos cromosomas X) pueden tener:

  • Un clítoris agrandado, que puede parecerse a un pene pequeño
  • Labios cerrados, o labios que constan de pliegues y se asemejan a un escroto
  • Bultos que parecen testículos en los labios fusionados

Los bebés que son genéticamente de sexo masculino (con un cromosoma X y un cromosoma Y) pueden tener:

  • Un trastorno en el que el tubo estrecho que transporta la orina y el semen (uretra) no se extiende completamente hasta la punta del pene (hipospadias)
  • Un pene anormalmente pequeño con el orificio uretral más cerca del escroto
  • La ausencia de uno o ambos testículos en lo que parece ser el escroto
  • Los testículos no descendidos y un escroto vacío que tiene el aspecto de un labio con o sin un micropene
March 06, 2015