Alzheimer o depresión: ¿podrían ser ambas?

La enfermedad de Alzheimer y la depresión tienen síntomas similares. El tratamiento adecuado mejora la calidad de vida.

By Mayo Clinic Staff

La enfermedad de Alzheimer temprana y la depresión comparten muchos síntomas, así que, incluso para los médicos, puede ser difícil distinguir entre los dos trastornos. Además, muchas personas con la enfermedad de Alzheimer también están deprimidas.

El tratamiento es importante para las personas que tienen depresión, y es igualmente crucial para las personas con la enfermedad de Alzheimer y depresión obtener tratamiento para esta última enfermedad.

Las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer y depresión pueden encontrar que es más fácil vivir con los cambios ocasionados por Alzheimer cuando se sienten menos deprimidos.

Síntomas similares

Algunos de los síntomas comunes a la enfermedad de Alzheimer y la depresión incluyen:

  • Pérdida de interés en las actividades y pasatiempos que antes se disfrutaban
  • Retraimiento social
  • Problemas de memoria
  • Dormir demasiado o muy poco
  • Concentración afectada

Con tanta coincidencia en los síntomas, puede ser difícil distinguir entre los dos trastornos, especialmente debido a que con mucha frecuencia se presentan juntos. Un examen físico y una evaluación psicológica exhaustivos pueden ser útiles para determinar un diagnóstico. .

Sin embargo, muchas personas con la enfermedad de Alzheimer avanzada pueden no ser capaces de expresar cómo se sienten..

Señales de depresión

Para detectar la depresión en las personas con la enfermedad de Alzheimer, los médicos deben depender más de los impulsos no verbales e informes de los cuidadores que de los síntomas de los que les informa el paciente. Si una persona con Alzheimer presenta uno de los primeros dos síntomas en esta lista junto con al menos dos de los siguientes en un periodo de dos semanas, puede estar deprimida.

  • Estado de ánimo significativamente deprimido — triste, desesperanzado, desanimado, lloroso
  • Placer o respuesta reducidos ante los contactos sociales y actividades usuales
  • Aislamiento o retraimiento social
  • Comer demasiado o muy poco
  • Dormir demasiado o muy poco
  • Agitación o letargo
  • Irritabilidad
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de que uno no vale nada, desesperanza o culpa inapropiada
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio
May 28, 2015 See more In-depth