Se utilizan varios tipos de medicamentos para tratar los síntomas de la alergia. A continuación se incluye información.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los medicamentos para tratar alergias están disponibles en forma de píldoras, líquidos, inhaladores, aerosoles nasales, gotas para los ojos, cremas para la piel e inyecciones. Algunos medicamentos para tratar las alergias son de venta libre, otros solo se venden con receta. A continuación te ofrecemos un resumen de los diversos tipos de medicamentos para tratar las alergias y por qué se utilizan.

Los antihistamínicos bloquean la histamina, una sustancia química que provoca el síntoma y es liberada por el sistema inmunitario durante una reacción alérgica.

Comprimidos y líquidos

Los antihistamínicos orales, disponibles como medicamentos de venta libre y con receta, alivian el moqueo, la picazón en los ojos o los ojos llorosos, la urticaria, la hinchazón y otros signos o síntomas de las alergias. Como algunos de estos medicamentos pueden causar somnolencia y fatiga, ten cuidado al tomarlos si vas a conducir o realizar otras actividades que requieran que estés alerta.

Los antihistamínicos que causan somnolencia incluyen:

  • Difenhidramina
  • Clorfeniramina

Es mucho menor la probabilidad de que estos antihistamínicos causen somnolencia:

  • Cetirizina (Zyrtec para la alergia)
  • Desloratadina (Clarinex)
  • Fexofenadina (Allegra para la alergia)
  • Levocetirizina (Xyzal)
  • Loratadina (Alavert, Claritin)

Aerosoles nasales

Los aerosoles nasales antihistamínicos ayudan a aliviar los estornudos, la picazón en la nariz o el moqueo, la congestión nasal y el goteo nasal posterior. Algunos de los efectos secundarios de los aerosoles nasales antihistamínicos son sabor amargo, somnolencia o fatiga. Los aerosoles nasales antihistamínicos de venta con receta incluyen:

  • Azelastina (Astelin, Astepro)
  • Olopatadina (Patanase)

Gotas para los ojos

Las gotas antihistamínicas para los ojos, disponibles con venta libre o con receta, pueden aliviar la picazón, el enrojecimiento y la hinchazón de los ojos. Estas gotas podrían tener una combinación de antihistamínicos y otros medicamentos.

Los efectos secundarios pueden ser dolor de cabeza y sequedad en los ojos. Si las gotas antihistamínicas te queman o arden, intenta mantenerlas en el refrigerador o usar gotas de lágrimas artificiales refrigeradas antes de usar las gotas medicadas. Algunos ejemplos son:

  • Azelastina (Optivar)
  • Emedastina (Emadine)
  • Ketotifeno (Alaway)
  • Olopatadina (Pataday, Patanol, Pazeo)
  • Feniramina (Visine-A, Opcon-A, otros)

Los descongestionantes se utilizan para lograr un alivio rápido y temporal de la congestión nasal y de los senos paranasales. Pueden causar insomnio, dolores de cabeza, aumento de la presión arterial e irritabilidad. No se recomiendan para embarazadas ni para personas con presión arterial alta, enfermedad cardiovascular, glaucoma o hipertiroidismo.

Píldoras y líquidos

Los descongestionantes orales alivian la congestión nasal y de los senos paranasales que causa la rinitis alérgica (fiebre del heno). Los descongestionantes orales, como la pseudoefedrina (Sudafed, Afrinol u otros), están disponibles como medicamentos de venta libre.

Algunos antialérgicos orales contienen una combinación de descongestionante y antihistamínico. Por ejemplo:

  • Cetirizina y pseudoefedrina (Zyrtec-D)
  • Desloratadina y pseudoefedrina (Clarinex-D)
  • Fexofenadina y pseudoefedrina (Allegra-D)
  • Loratadina y pseudoefedrina (Claritin-D)

Aerosoles y gotas nasales

Los aerosoles y las gotas descongestionantes nasales alivian la congestión nasal y de los senos paranasales si se utilizan durante períodos cortos. El uso repetido de estos medicamentos durante más de tres días seguidos puede hacer que la congestión reaparezca o empeore. Por ejemplo:

  • Oximetazolina (Afrin, Dristan u otros)
  • Tetrahidrozolina (Tyzine)

Los corticoesteroides alivian los síntomas al eliminar la inflamación asociada con la alergia.

Aerosoles nasales

Los corticoesteroides en aerosol previenen y alivian la congestión, los estornudos y el moqueo. Los efectos secundarios pueden incluir olor o sabor desagradables, irritación nasal y sangrados nasales. Por ejemplo:

  • Budesonida (Rhinocort)
  • Furoato de fluticasona (Flonase Sensimist, Veramyst)
  • Propionato de fluticasona (Flonase para alivio de las alergias)
  • Mometasona (Nasonex)
  • Triamcinolona (Nasacort de 24 horas para la alergia)

Para aquellos a quienes les molesta la sensación de líquido descendiendo por la garganta, o el sabor, hay dos fórmulas en aerosol:

  • Beclometasona (Qnasl)
  • Ciclesonida (Zetonna)
  • Inhaladores

    Los corticoesteroides inhalados se suelen usar todos los días como parte del tratamiento del asma provocada o complicada por reacciones a desencadenantes alérgicos presentes en el aire (alérgenos). Los efectos secundarios suelen ser menores y pueden comprender irritación de la boca y la garganta y candidosis oral. Algunos inhaladores combinan corticoesteroides con otros medicamentos para el asma. Los inhaladores con receta incluyen:

    • Beclometasona (Qvar)
    • Budesonida (Pulmicort Flexhaler)
    • Ciclesonida (Alvesco, Zetonna)
    • Fluticasona (Advair Diskus, Flovent Diskus y otros)
    • Mometasona (Asmanex Twisthaler)

    Gotas para los ojos

    Las gotas para los ojos con corticoesteroides se usan para aliviar los ojos rojos, llorosos y con picazón persistente cuando otras intervenciones no son efectivas. Un médico especializado en trastornos oculares (oftalmólogo) suele encargarse de controlar la administración de estas gotas, debido al riesgo de deterioro de la visión, cataratas, glaucoma e infecciones. Por ejemplo:

    • Fluorometolona (Flarex, FML)
    • Loteprednol (Alrex, Lotemax)
    • Prednisolona (Omnipred, Pred Forte y otros)

    Píldoras y líquidos

    Los corticoesteroides orales se administran para el tratamiento de síntomas graves provocados por todo tipo de reacciones alérgicas. El uso prolongado puede causar cataratas, osteoporosis, debilidad muscular, úlceras gástricas, aumento del azúcar en sangre (glucosa) y retraso del crecimiento en niños. Los corticoesteroides orales también pueden empeorar la hipertensión. Los corticoesteroides orales recetados incluyen:

    • Prednisolona (Prelone)
    • Prednisona (Prednisona Intensol, Rayos)
    • Metilprednisolona (Medrol)

    Cremas para la piel

    Las cremas con corticoesteroides alivian las reacciones alérgicas de la piel como la picazón, el enrojecimiento, la descamación u otras irritaciones. Algunas cremas con corticoesteroides de baja potencia están disponibles sin receta, pero habla con el médico antes de usar estos medicamentos durante más de unas semanas.

    Los efectos secundarios pueden comprender irritación y cambios de color en la piel. El uso prolongado, en especial de corticoesteroides recetados más fuertes, puede provocar adelgazamiento de la piel y alteración de los niveles hormonales normales. Por ejemplo:

    • Betametasona (Dermabet, Diprolene y otros)
    • Desonida (Desonate, DesOwen)
    • Hidrocortisona (Cortaid, MiCort-HC y otros)
    • Mometasona (Elocon)

    Los estabilizadores de los mastocitos bloquean la liberación de sustancias químicas del sistema inmunitario que contribuyen a las reacciones alérgicas. En general, estos medicamentos son seguros, pero a menudo deben usarse durante varios días para alcanzar el efecto máximo. Usualmente se utilizan cuando los antihistamínicos no dan resultado o no se toleran bien.

    Aerosol nasal

    Los aerosoles nasales genéricos de venta libre se venden como cromolina.

    Gotas para los ojos

    Algunas gotas para los ojos con receta son las siguientes:

    • Cromolina (Crolom)
    • Lodoxamida (Alomide)
    • Pemirolast (Alamast)
    • Nedocromilo (Alocril)

    Un inhibidor de leucotrienos es un medicamento de venta con receta que bloquea las sustancias químicas, denominadas «leucotrienos», que causan síntomas . Este medicamento oral alivia los signos y síntomas de la alergia, como la congestión nasal, el moqueo y los estornudos. De este medicamento, solo hay un tipo —el Montelukast (Singulair)— que está aprobado para tratar la rinitis alérgica (fiebre del heno).

    En algunas personas, los inhibidores de leucotrienos pueden causar síntomas psicológicos como irritabilidad, ansiedad, insomnio, alucinaciones, agresión, depresión y pensamiento o comportamiento suicidas.

    La inmunoterapia se programa con cuidado y aumenta de forma paulatina la exposición a los alérgenos, en especial aquellos que son difíciles de evitar, como el polen, los ácaros del polvo y el moho. El objetivo es entrenar el sistema inmunitario del organismo para que no reaccione ante esos alérgenos. La inmunoterapia se puede usar cuando otros tratamientos no son efectivos o no se toleran. En algunas personas, puede ayudar a prevenir la aparición de asma.

    Inyecciones

    La inmunoterapia se puede administrar como una serie de inyecciones, a menudo, una o dos veces por semana durante tres a seis meses. Luego le sigue una serie de inyecciones de mantenimiento menos frecuente que, generalmente, continúa durante tres a cinco años.

    Los efectos secundarios pueden ser irritación en el lugar donde se colocó la inyección y síntomas de alergia, como estornudos, congestión o urticarias. Casi nunca, las vacunas contra la alergia pueden provocar anafilaxia, reacción repentina que puede poner en riesgo la vida y que provoca hinchazón en la garganta, dificultad para respirar, así como otros signos y síntomas.

    Inmunoterapia sublingual

    Con este tipo de inmunoterapia, colocas una tableta basada en alérgenos debajo de la lengua (sublingual) y dejas que se absorba. Se demostró que este tratamiento diario reduce el moqueo, la congestión, la irritación ocular y otros síntomas relacionados con la rinitis alérgica (fiebre del heno). También mejora los síntomas del asma y puede evitar su aparición.

    Las tabletas de inmunoterapia sublingual contienen extractos de polen de diferentes tipos de pastos, entre ellos:

    • Ambrosía corta (Ragwitek)
    • Anthoxanthum odoratum, huerto frutal, Lolium perenne, hierba timotea y pasto azul de Kentucky (Oralair)
    • Phleum pratense (Grastek)

    Las vacunas de epinefrina se usan para tratar la anafilaxia, reacción repentina que puede poner en peligro la vida. El medicamento se administra con una jeringa autoinyectable y con un dispositivo de aguja (autoinyector). Es posible que debas llevar dos autoinyectores y usar un brazalete de alerta si eres propenso a tener reacciones alérgicas graves a algún alimento, como los maníes, o si eres alérgico al veneno de las abejas o de las avispas.

    A veces, se necesita una segunda inyección. Por lo tanto, es importante llamar al 911 u obtener atención médica de emergencia.

    Tu profesional de salud te brindará capacitación para usar un autoinyector de epinefrina. Es importante que adquieras el que te recetó el médico, ya que el método de inyección puede ser un poco diferente, según la marca. Además, asegúrate de reemplazar la epinefrina de emergencia antes de la fecha de caducidad. Algunos ejemplos de estos medicamentos son:

    • Adrenaclick
    • Auvi-Q
    • EpiPen
    • EpiPen Jr.

    Trabaja con el médico a fin de elegir el medicamento para tratar alergias más efectivo y evitar problemas. Incluso los medicamentos de venta libre para tratar alergias tienen efectos secundarios, y algunos pueden causar problemas cuando se toman en combinación con otros medicamentos.

    Es muy importante hablar con el médico acerca de tomar medicamentos para tratar alergias en las siguientes circunstancias:

    • Estás embarazada o amamantando.
    • Tienes una enfermedad crónica, como diabetes, glaucoma, osteoporosis o presión arterial alta.
    • Estás tomando otros medicamentos, incluso suplementos de hierbas.
    • Estás tratando las alergias de un niño. Los niños necesitan diferentes medicamentos o distintas dosis que los adultos.
    • Estás tratando las alergias de un adulto mayor. Algunos medicamentos para tratar alergias pueden causar confusión, síntomas urinarios y otros efectos secundarios en adultos mayores.
    • Ya estás tomando un medicamento para tratar alergias que no está dando resultado. Lleva el medicamento en su envase o paquete original a la consulta con el médico.

    Lleva un registro de los síntomas que tienes, cuándo tomas los medicamentos y cuánto tomas. Esto ayudará al médico a decidir qué funcionará mejor. Quizás debas probar distintos medicamentos para determinar cuáles son más efectivos y tienen los efectos secundarios menos molestos.

    June 06, 2017