Diagnóstico

Tu médico te hará un examen físico y te preguntará sobre tus antecedentes de consumo de alcohol. Es importante ser honesto al describir los hábitos de consumo de alcohol. Es posible que tu médico quiera entrevistar a miembros de tu familia sobre tu problema con la bebida.

Para determinar si tienes enfermedad hepática, es posible que tu médico te recomiende hacer lo siguiente:

  • Análisis de la función hepática.
  • Análisis de sangre.
  • Una exploración del hígado mediante ecografía, tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM).
  • Una biopsia de hígado, si otras pruebas o estudios de diagnóstico por imágenes no brindan un diagnóstico claro o si corres el riesgo de padecer hepatitis por otras causas.

Tratamiento

El tratamiento para la hepatitis alcohólica requiere dejar de beber y tratamientos para aliviar los signos y síntomas del daño hepático.

Abandono del alcohol

Si se te ha diagnosticado hepatitis alcohólica, debes dejar de beber alcohol para siempre. Es la única manera posible de revertir el daño hepático o de evitar que la enfermedad empeore. La tasas de supervivencia de personas que padecen hepatitis alcohólica y han dejado de beber son significativamente mejores que las tasas de supervivencia de las personas que continúan bebiendo.

Si eres adicto al alcohol y quieres dejar de beber, tu médico puede recomendarte un tratamiento que se ajuste a tus necesidades. Las opciones de tratamiento incluyen las siguientes:

  • Medicamentos.
  • Asesoramiento.
  • Alcohólicos Anónimos u otros grupos de apoyo.
  • Programa de tratamiento residencial o ambulatorio.

Tratamiento para la desnutrición

Tu médico puede recomendarte una dieta especial para corregir los problemas nutricionales. Probablemente se te derivará a un nutricionista que pueda sugerirte maneras de aumentar el consumo de las vitaminas y los nutrientes que te faltan, incluida la vitamina B1 (tiamina).

Si tienes problemas para alimentarte, es posible que tu médico te recomiende la alimentación por sonda. Se introduce un tubo por la garganta o el costado del cuerpo y dicho tubo llega hasta el estómago. Luego se administra una dieta líquida especial rica en nutrientes a través del tubo.

Medicamentos para reducir la inflamación del hígado

Si tienes hepatitis alcohólica grave, es posible que tu médico te recomiende lo siguiente:

  • Corticoesteroides. Estos medicamentos mostraron beneficios a corto plazo en el aumento de la supervivencia de ciertas personas con hepatitis alcohólica grave. Sin embargo, los corticoesteroides tienen efectos secundarios graves y, por lo general, no se recetan si sufres de insuficiencia renal, sangrado gastrointestinal o una infección.
  • Pentoxifilina. Tu médico puede recomendarte este medicamento antiinflamatorio si tienes hepatitis alcohólica grave y no puedes consumir corticoesteroides. No está claro el beneficio general de la pentoxifilina para tratar la hepatitis alcohólica. Algunos estudios indican que la pentoxifilina puede no ser eficaz en personas con hepatitis alcohólica leve o en personas que no respondieron al tratamiento con esteroides.

Trasplante de hígado

Para algunas personas que padecen hepatitis alcohólica grave, la única esperanza de evitar la muerte es un trasplante de hígado. Las tasas de supervivencia del trasplante de hígado en caso de hepatitis alcohólica son similares a las tasas de supervivencia de trasplantes relacionados con otros tipos de enfermedades hepáticas.

Sin embargo, la mayoría de los centros de trasplante son reacios a realizar trasplantes hepáticos en personas con hepatopatía alcohólica por temor a que vuelvan a beber después de la cirugía. Para que el trasplante sea una opción, necesitarías lo siguiente:

  • Encontrar un programa que te permita ingresar.
  • Cumplir con los requisitos del programa, que incluyen abstenerse de beber alcohol durante seis meses antes del trasplante y comprometerse a no volver a beber después de la cirugía.

Cómo prepararte para la consulta

Es posible que te deriven a un especialista en enfermedades digestivas (gastroenterólogo).

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta, como las restricciones en la dieta.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluso aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Proporciona una lista de todos tus medicamentos, vitaminas o suplementos.
  • Anota tu información médica clave, incluso otras enfermedades diagnosticadas.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida. Realiza un seguimiento del consumo de alcohol por unos días para que tu médico pueda saber cuánto alcohol bebes regularmente.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.
  • Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen, para ayudarte a recordar lo que diga el médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas? ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito? ¿Existe alguna preparación especial para ellas?
  • ¿Mi trastorno es temporal o crónico?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles? ¿Cuál me recomienda?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?

Además de las preguntas que preparaste para hacer al médico, no dudes en realizar otras preguntas durante la consulta.

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. Puede que te pregunten lo siguiente:

  • ¿Cuáles son tus síntomas y cuándo comenzaron?
  • ¿Cuán agudos son tus síntomas? ¿Son ocasionales o continuos?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren o empeoren?
  • ¿Con qué frecuencia bebes alcohol y cuántas copas consumes habitualmente?
  • ¿Alguna vez tuviste hepatitis o coloración amarillenta de la piel?
  • ¿Consumes otros tipos de drogas recreativas?
  • ¿Tu familia y tus amigos se preocupan por tu forma de beber? ¿Has sufrido consecuencias sociales (como un arresto) debido a tu forma de beber?
  • ¿Te enojas o te pones ansioso cuando se habla sobre tu forma de beber?
  • ¿Te sientes culpable por tomar alcohol?
  • ¿Bebes por la mañana? ¿Necesitas una copa para despertarte?
Aug. 18, 2017
References
  1. Friedman SL. Alcoholic hepatitis: Clinical manifestations and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 11, 2015.
  2. Ferri FF. Alcoholic hepatitis. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 12, 2015.
  3. Singal AK, et al. Alcoholic hepatitis: Current challenges and future directions. Clinical Gastroenterology and Hepatology. 2014;12:555.
  4. Kumar V, et al, eds. Liver and gallbladder. In: Robbins and Cotran Pathologic Basis of Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 11, 2015.
  5. Walker BR, et al, eds. Liver and biliary tract disease. In: Davidson's Principles and Practice of Medicine. 22th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 11, 2015.
  6. Friedman SL. Alcoholic hepatitis: Natural history and management. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 11, 2015.
  7. AskMayoExpert. Initial evaluation for alcoholic liver disease. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  8. Goldman L, et al, eds. Alcoholic and nonalcoholic steatohepatitis. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 12, 2015.
  9. Mathurin P, et al. Trends in the management and burden of alcoholic liver disease. Journal of Hepatology. 2015;62:538.
  10. Anderson-Shaw L, et al. Ethical issues in liver transplantation. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 11, 2015.
  11. Cirrhosis. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/liver-disease/cirrhosis/Pages/facts.aspx#cause. Accessed Sept. 12, 2015.
  12. Rohren CH (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 1, 2015.