Enfermedad cardíaca congénita en adultos: qué deben saber los pacientes y los familiares