Cómo prepararse antes de su cita

Escrito por personal de Mayo Clinic

Pide una consulta con tu médico de cabecera o un médico general si tú o tu hijo tienen signos y síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que tienes leucemia linfocítica aguda, es probable que te derive a un médico especializado en el tratamiento de enfermedades y trastornos de la sangre y la médula ósea (hematólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte, junto con lo que puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso de la leucemia linfocítica aguda, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa probable de estos síntomas?
  • ¿Cuáles son las otras causas posibles de estos síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Este trastorno suele ser temporal o crónico?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Cuál es la mejor manera de tratar otras enfermedades existentes cuando tienes leucemia linfocítica aguda?
  • ¿Hay restricciones que deba respetar?
  • ¿Tengo que ver a una especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué puedes esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para tratar otros temas que quieras abordar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son esos síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, los mejore?
  • ¿Existe algo que, al parecer, los empeore?

Qué puedes hacer mientras tanto

Evita actividades que parezcan empeorar los signos y síntomas. Por ejemplo, si tú o tu hijo se sienten fatigados, intenten descansar más. Determina qué actividades diarias son más importantes y concéntrate en cumplir con esas tareas.

Jan. 28, 2016