Diagnóstico

Si tienes signos o síntomas asociados con el síndrome coronario agudo, el médico que te vea en la sala de urgencias probablemente pida varias pruebas. Algunas pruebas se pueden realizar mientras el médico te hace preguntas sobre los síntomas que tienes o te pide tu historia clínica. Las pruebas que pueden realizarte incluyen las siguientes:

  • Electrocardiograma. En esta prueba, se colocan electrodos sobre la piel para medir la actividad eléctrica del corazón. Los impulsos anormales o irregulares pueden indicar un mal funcionamiento del corazón debido a que este recibe poco oxígeno. Algunos patrones en las señales eléctricas indican la ubicación general de la obstrucción. La prueba puede realizarse varias veces.
  • Análisis de sangre. Pueden detectarse ciertas enzimas en la sangre si la muerte celular programada produjo una lesión en el tejido cardíaco. Un resultado positivo indica ataque cardíaco.

La información que brindan estas dos pruebas y sobre los signos y síntomas se toma como base principal para establecer el diagnóstico de síndrome coronario agudo y puede permitir determinar si la afección puede clasificarse como ataque cardíaco o como angina de pecho inestable.

Se pueden solicitar otras pruebas para obtener características más precisas de la afección, para descartar otras causas de los síntomas o para combinar intervenciones de diagnóstico y de tratamiento.

  • Angiografía coronaria. En este procedimiento, se utilizan imágenes de rayos X para ver los vasos sanguíneos del corazón. Se pasa una sonda extensa y delgada, llamada «catéter», a través de una arteria, normalmente en el brazo o la ingle, y se desplaza hasta las arterias del corazón. Se inyecta un tinte líquido, que puede ser detectado por rayos X, dentro de la sonda para que llegue a las arterias. A través de imágenes de rayos X del corazón, se puede ver si hay obstrucción o estrechamiento de las arterias. El catéter también se puede utilizar para tratamientos médicos.
  • Ecocardiograma. En un ecocardiograma se emplean ondas sonoras que se dirigen al corazón desde un dispositivo con forma de varilla a fin de producir una imagen en vivo del corazón. Un ecocardiograma puede ayudar a determinar si el corazón bombea correctamente.
  • Imágenes de perfusión miocárdica. Esta prueba permite ver qué tan bien circula la sangre por el músculo cardíaco. Se inyecta una pequeña cantidad inocua de sustancia radioactiva en la sangre. Una cámara especializada detecta la sangre a medida que circula por el corazón para determinar si la cantidad de sangre que fluye por el corazón es suficiente o reducida.
  • Angiografía por tomografía computarizada. En una angiografía por tomografía computarizada, se emplea tecnología de rayos X especializada capaz de producir varias imágenes (cortes bidimensionales transversales) del corazón. Estas imágenes permiten detectar arterias coronarias estrechas u obstruidas.
  • Prueba de esfuerzo. En una prueba de esfuerzo, se evalúa el funcionamiento del corazón al hacer ejercicio, es decir, cuando el corazón debe hacer más esfuerzo. En algunos casos, en lugar de usar el ejercicio físico para aumentar la frecuencia cardíaca se puede administrar un medicamento. Esta prueba se realiza solo cuando no existe evidencia de síndrome coronario agudo o de otra afección cardíaca potencialmente mortal al estar en reposo. Durante la prueba de esfuerzo, el funcionamiento del corazón se puede evaluar mediante electrocardiograma, ecocardiograma o imágenes de perfusión miocárdica.

Tratamiento

Los objetivos de tratamiento inmediato son aliviar el dolor y la angustia, mejorar el flujo sanguíneo, y restaurar la función del corazón lo mejor y lo más rápido posible. Los objetivos de tratamiento a largo plazo son mejorar la función del corazón en general, manejar los factores de riesgo y disminuir el riesgo de tener un ataque al corazón. Se puede usar una combinación de medicamentos y procedimientos quirúrgicos para cumplir estos objetivos.

Medicamentos

En función del diagnóstico, los medicamentos para la atención de urgencia o el tratamiento continuo, y en algunos casos ambos, pueden incluir los siguientes:

  • Trombolíticos, también llamados agentes disolventes de coágulos, que ayudan a disolver el coágulo sanguíneo que está obstruyendo una arteria.
  • Nitroglicerina, que mejora la circulación al ensanchar los vasos sanguíneos de forma temporaria.
  • Antiplaquetarios, que ayudan a evitar la formación de coágulos sanguíneos. Incluyen la aspirina, el clopidogrel (Plavix), el presugrel (Effient), entre otros.
  • Bloqueantes beta, que ayudan a relajar el músculo cardíaco y a disminuir la frecuencia cardíaca y, así, logran disminuir el esfuerzo que debe realizar el corazón y la presión arterial. Estos incluyen el metoprolol (Lopressor), el nadolol (Corgard), entre otros.
  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), que expanden los vasos sanguíneos y mejoran la circulación, lo cual permite que el corazón trabaje de manera más eficiente y con menos esfuerzo. Estos incluyen el lisinopril (Prinivil, Zestril), el benazepril (Lotensin), entre otros.
  • Antagonistas de los receptores de angiotensina (ARA), que ayudan a controlar la presión arterial. Incluyen el irbesartán (Avapro), el losartán (Cozaar), entre otros.
  • Estatinas, que disminuyen el nivel de colesterol que circula por la sangre y pueden estabilizar los depósitos de plaquetas para que su ruptura sea menos probable. Las estatinas incluyen la atorvastatina (Lipitor), la simvastatina (Zocor), entre otras.

Cirugía y otros procedimientos

Si los medicamentos no son suficientes para restablecer el flujo de sangre a los músculos cardíacos, el médico puede recomendarte uno de los procedimientos a continuación:

  • Angioplastia y colocación de stents. En este procedimiento, el médico te introduce un tubo largo y muy fino (catéter) en la parte de la arteria que presenta obstrucción o estenosis (estrechamiento). Se pasa un alambre con un balón desinflado a través del catéter hacia la parte estenosada. A continuación se infla el balón, lo que abre la arteria al comprimir los depósitos de placa contra las paredes arteriales. Por lo general se deja un tubo de malla (stent) en la arteria para ayudar a mantenerla abierta.
  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Mediante este procedimiento, el cirujano toma un trozo pequeño de un vaso sanguíneo (injerto) de otra parte del cuerpo y crea una ruta nueva para que la sangre circule, es decir una derivación (bypass), alrededor de una arteria coronaria obstruida.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Lifestyle and home remedies

Un paso importante para prevenir un ataque cardíaco es hacer cambios en tu estilo de vida para promover una buena salud cardíaca y disminuir el riesgo de padecer alguna enfermedad del corazón. Estas intervenciones incluyen:

  • No fumar. Si fumas, deja de hacerlo. Habla con tu médico si necesitas ayuda para dejar de fumar. Además, evita el humo de segunda mano (fumador pasivo).
  • Seguir una dieta saludable para el corazón. Come muchas frutas y vegetales, cereales integrales y cantidades moderadas de lácteos con bajo contenido de grasa y carnes magras.
  • Ser activo. Haz ejercicio regularmente y mantente activo físicamente. Si no estás haciendo ejercicio de manera regular, consulta con el médico para saber cuál es la mejor forma de ejercitarte para comenzar una rutina saludable y segura.
  • Controlar el colesterol. Acude al consultorio del médico para controlar regularmente tu nivel de colesterol en sangre. Evita lácteos y carnes con alto contenido de grasa y colesterol. Si tu médico te recetó alguna estatina u otro medicamento para bajar el colesterol, tómalo diariamente según las indicaciones del médico.
  • Controlar la presión arterial. Controla la presión arterial regularmente según las recomendaciones del médico. Toma los medicamentos para la presión arterial diariamente, según las indicaciones del médico.
  • Mantener un peso saludable. El exceso de peso hace trabajar más al corazón, puede aumentar el colesterol y la presión arterial, y provocar diabetes, enfermedades cardíacas y otras afecciones.
  • Controlar el estrés. Para disminuir el riesgo de padecer un ataque cardíaco, reduce el estrés en tus actividades cotidianas. Replantéate tus hábitos laborales y encuentra maneras saludables de minimizar o sobrellevar los momentos estresantes en tu vida. Habla con tu médico o con un profesional de salud mental si necesitas ayuda para controlar el estrés.
  • Beber alcohol con moderación. Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Consumir más de 1 o 2 bebidas alcohólicas al día puede aumentar la presión arterial.

Preparación para la consulta

Si experimentas el comienzo repentino de un dolor de pecho u otros síntomas del síndrome coronario agudo, solicita atención médica de urgencia de inmediato o llama al 911.

La descripción de los síntomas proporciona información importante que ayuda a un equipo médico de urgencia a realizar un diagnóstico. Prepárate para responder las siguientes preguntas.

  • ¿Cuándo aparecieron los signos o síntomas?
  • ¿Cuánto duraron?
  • ¿Qué síntomas están sintiendo en este momento?
  • ¿Cómo describirías el dolor?
  • ¿Dónde sientes el dolor?
  • ¿Cómo calificarías la intensidad del dolor?
  • ¿Existe algo que empeore o alivie los síntomas?
Aug. 23, 2017
References
  1. Acute coronary syndrome (Síndrome coronario agudo). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/SearchResults?query=acute+coronary+syndrome. Último acceso: 9 de febrero de 2016.
  2. Timmis A. Acute coronary syndromes (Síndromes coronarios agudos). BMJ. 2015;351:h5153.
  3. Reeder GS, et al. Initial evaluation and management of suspected acute coronary syndrome (myocardial infarction, unstable angina) in the emergency room (Evaluación inicial y tratamiento del síndrome coronario agudo [infarto de miocardio, angina de pecho inestable] en la sala de urgencias). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de febrero de 2016.
  4. Who is at risk for coronary heart disease? (¿Quiénes corren el riesgo de tener una enfermedad coronaria?) National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cad/atrisk. Último acceso: 11 de febrero de 2016.
  5. Myocardial perfusion imaging (MPI) test (Estudio de imágenes de perfusión miocárdica). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/SymptomsDiagnosisofHeartAttack/Myocardial-Perfusion-Imaging-MPI-Test_UCM_446352_Article.jsp#.VtMi8xh4yPU. Último acceso: 12 de febrero de 2016.
  6. Prem S, et al. Noninvasive imaging and stress testing in patients with suspected acute coronary syndrome (Pruebas de diagnóstico por imágenes no invasivas y prueba de esfuerzo en pacientes con presunto síndrome coronario agudo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 12 de febrero de 2016.
  7. Cardiac medications (Medicamentos para el corazón). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/PreventionTreatmentofHeartAttack/Cardiac-Medications_UCM_303937_Article.jsp#.VtMjlhh4yPU. Último acceso: 12 de febrero de 2016.
  8. Cayla G, et al. Updates and current recommendations for the management of patients with non-ST-elevation acute coronary syndromes: What it means for clinical practice (Actualizaciones y recomendaciones vigentes relativas al tratamiento de pacientes con síndromes coronarios agudos sin elevación del segmento ST: el significado para la práctica clínica). American Journal of Cardiology (Revista estadounidense de cardiología). 2015;115:10A.
  9. Cardiac procedures and surgeries (Procedimientos y cirugías de corazón). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/PreventionTreatmentofHeartAttack/Cardiac-Procedures-and-Surgeries_UCM_303939_Article.jsp#.VtMj5hh4yPU. Último acceso: 12 de febrero de 2016.