Cómo afrontar el cáncer de pulmón de células no pequeñas

El cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado puede dejar una huella física y emocional. Buscar apoyo puede ser de ayuda.

Independientemente de que se te haya diagnosticado cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado recientemente o se te haya informado que tu cáncer avanzó al estadio IV, quizás te estés enfrentando a estrés e incertidumbre. En esta etapa, es probable que el cáncer se haya diseminado a los dos pulmones, al líquido que rodea los pulmones y el que rodea el corazón, o posiblemente a los ganglios linfáticos y otros órganos.

Si bien no puedes controlar el cáncer, puedes controlar la manera de vivir con los desafíos que conlleva.

Para afrontar el estrés del cáncer de pulmón de células no pequeñas:

  • Aprende todo lo que puedas. Cuanto más sepas, mejor podrás controlar el cáncer y podrás tomar mejores decisiones de tratamiento. Probablemente también descubras que tener conocimientos acerca del cáncer disminuye tu temor. Habla con el médico acerca de tus opciones de tratamiento, los efectos secundarios y el pronóstico, así como también sobre cómo puedes hacer que el proceso sea más sencillo para ti y tu familia. Pídele al médico que te recomiende recursos confiables, como sitios web, folletos y libros, que te ayuden a obtener más información acerca del camino que tienes por delante.
  • Apóyate en tus seres queridos. Necesitarás su apoyo y su ánimo al transitar el tratamiento. No tengas miedo de pedir ayuda, sea ayuda en la cocina, para cuidar a los niños o que un amigo te acompañe a una consulta con el médico.
  • Busca a alguien con quien hablar. Ignorar tus emociones puede empeorar el estrés. Es normal que sientas enojo, culpa y miedo al lidiar con el cáncer. Considera abrirte con un familiar o un amigo. Si te resulta difícil hablar, prueba escribir tus sentimientos en una carta o en un diario. O bien, busca apoyo en un consejero o un terapeuta que trabaje con personas que tienen cáncer. Pídele al médico que te recomiende grupos de apoyo para personas con cáncer en tu zona.
  • Considera la medicina complementaria y alternativa. Además del tratamiento oncológico, las terapias de medicina complementaria y alternativa pueden ayudar a aliviar los signos y síntomas del cáncer, así como también los efectos secundarios del tratamiento oncológico. La acupuntura, los masajes y la hipnosis te pueden ayudar a controlar la ansiedad y el dolor. El yoga y la meditación también pueden aliviar la ansiedad y promover una mejor calidad de sueño y de vida. Los tratamientos de medicina complementaria y alternativa también ayudan a controlar la dificultad para respirar, que es frecuente en el cáncer de pulmón de células no pequeñas y puede empeorar la ansiedad y el estrés. Consulta con tu médico sobre qué prácticas podrían ayudarte.
  • Descansa. La fatiga es un problema para muchas personas con cáncer, tanto por la enfermedad en sí como por los efectos del tratamiento. Consulta con tu médico sobre cómo controlar los efectos secundarios, como la anemia, que pueden empeorar la fatiga. Duerme bien y toma descansos cuando te sientas exhausto. Consume alimentos nutritivos para conservar tu energía. Si tienes náuseas o falta de apetito, el médico te podría recomendar medicamentos o técnicas de relajación.

Incluso en las mejores circunstancias, afrontar un diagnóstico de cáncer avanzado puede ser difícil. Para ayudarte a aliviar la carga y mejorar tu calidad de vida, aprovecha todos los recursos que tienes disponibles.

March 01, 2017