Controlar el dolor del cáncer de pulmón de células no pequeñas

Infórmate sobre los medicamentos y los tratamientos que pueden ayudar a aliviar tu dolor.

Si tienes cáncer de pulmón de células no pequeñas, podrías tener dolor tanto a causa de tu tipo cáncer, especialmente si se disemina, como de tu tratamiento. Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute), hasta un 80 por ciento de las personas con cáncer avanzado tienen dolores. El dolor crónico puede empeorar la fatiga y afectar tu calidad de vida.

El cáncer de pulmón de células no pequeñas puede provocar que sientas dificultad y dolor al respirar o que tengas dolor en los huesos. También son frecuentes el dolor de espalda, el dolor abdominal y los dolores de cabeza. Los dolores pueden aparecer y desaparecer, y pueden variar de leves a extremos.

El control del dolor es una parte importante de tu tratamiento oncológico. Puede resultarte útil revisar y comprender tus opciones de tratamiento del dolor. Luego, discute las opciones con tu médico para crear el plan más adecuado para ti.

Medicamentos no opioides

Estos medicamentos, que se usan para controlar el dolor leve a moderado, comprenden medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) y paracetamol (Tylenol). Los AINE de venta libre frecuentes comprenden el ibuprofeno (Motrin, Motrin IB, Advil, otros) y el naproxeno sódico (Aleve). Los AINE de venta con receta frecuentes comprenden diclofenaco (Voltaren), indometacina (Indocin) y fenoprofeno cálcico (Nalfon).

El médico te explicará qué medicamento es el mejor para ti en función de tus problemas de salud específicos. Si tu dolor es constante, tomar analgésicos de forma regular puede ayudarte a controlar el dolor. Si tu dolor es intermitente, toma analgésicos solo cuando los necesites. Muchas personas necesitan una combinación de analgésicos programados de forma regular con dosis de medicamentos para el dolor de acción rápida intercaladas.

Si usas medicamentos de venta libre, habla con tu médico antes de tomarlos y solo toma las dosis recomendadas. Si no te sirven para controlar el dolor, pregunta acerca de opciones más fuertes.

Medicamentos opioides.

También denominados «narcóticos», los opioides son medicamentos recetados fuertes que se utilizan para controlar dolores moderados a intensos. Se suelen combinar con ibuprofeno, aspirina o paracetamol. Los opioides de uso frecuente para controlar el dolor del cáncer comprenden: morfina, codeína, fentanilo (Actiq, Fentora, otros), hidromorfona (Dilaudid, Exalgo, otros) y oxicodona (OxyContin, Roxicodone, otros).

Tu médico te explicará la forma más segura de tomar opioides. Algunos medicamentos se toman de forma regular para controlar el dolor crónico, mientras que otros se utilizan para aliviar de inmediato dolores intensos que los analgésicos de toma regular no pueden controlar (dolor intercurrente). Habla con tu médico sobre la efectividad de los opioides en el control de tu dolor. Nunca aumentes las dosis sin el permiso del médico.

March 01, 2017