Tratamiento de metástasis en el cáncer de pulmón de células no pequeñas

Se pueden necesitar diferentes tratamientos cuando el cáncer se disemina más allá de los pulmones.

En el cáncer de pulmón de células no pequeñas, las células cancerosas se propagan a otras zonas del cuerpo (metástasis). Los huesos, el cerebro y el espacio que rodea los pulmones pueden verse comprometidos.

Si bien puedes tomar medicamentos que se diseminan por todo el cuerpo para tratar las células cancerosas, como la quimioterapia, el control de las metástasis suele requerir un abordaje diferente. El médico puede recomendarte tratamientos diseñados para actuar sobre las metástasis para aliviar el dolor, la dificultad para respirar y otros síntomas. Los tratamientos varían en función de la ubicación de las metástasis.

Si bien el cáncer de pulmón de células no pequeñas se puede propagar a cualquier parte del cuerpo, hay algunas zonas que son más propensas a verse afectadas por las metástasis.

Derrames pleurales

A veces, el cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado provoca una acumulación de líquido (derrame pleural maligno) en el espacio entre la pared del tórax y el pulmón (espacio pleural). Esta acumulación de líquido provoca que el pulmón no se pueda expandir por completo al respirar, lo que causa dificultad para respirar.

El médico te puede recomendar un procedimiento para drenar el líquido alrededor del pulmón (toracocentesis). En la toracocentesis, el médico coloca un tubo pequeño (catéter) en el espacio pleural y drena el líquido para brindar alivio, luego retira el catéter. Es posible que necesites someterte a toracocentesis más de una vez para eliminar acumulaciones de líquido adicionales y poder respirar mejor.

Si necesitas más de una toracocentesis por mes, es posible que el médico te deje un catéter especial en el espacio pleural (catéter tunelizado) por varias semanas o meses. Tú o un familiar pueden conectar el catéter a un frasco al vacío para drenar el líquido según sea necesario.

O bien, el médico puede drenar el líquido y colocar talco en polvo o un medicamento de quimioterapia en el espacio pleural para evitar que se vuelva a acumular líquido (pleurodesis). Tendrás que permanecer en el hospital por tres a cinco días después de la pleurodesis. Los efectos secundarios comprenden fiebre y dolor a corto plazo.

March 01, 2017